Contigo Pan y Cebolla by Manuel Eduardo De Gorostiza

La escena pasa en Madrid; los tres primeros actos en una sala bien amueblada, aunque algo a la antigua, de la casa que habita D. Pedro, y el ultimo acto en un cuarto muy miserable y en donde habra solo una mala cama, dos o tres sillas de paja vieja, un brasero de hierro etc.
This page contains affiliate links. As Amazon Associates we earn from qualifying purchases.
Language:
Form:
Genre:
Published:
Collection:
Tags:
Buy it on Amazon FREE Audible 30 days

Produced by Stan Goodman, Mariluz Ochoa de Olza and the Online Distributed Proofreading Team.

[Illustration: PERO REPITO QUE NO SE JUEGA CONMIGO (Acto Cuarto, Escena Dos)]

CONTIGO PAN Y CEBOLLA

POR MANUEL EDUARDO DE GOROSTIZA

EDITED WITH NOTES, EXERCISES, AND VOCABULARY BY ELIZABETH MCGUIRE

FORMERLY INSTRUCTOR IN SPANISH UNIVERSITY OF CALIFORNIA

1922

PREFACE

“Contigo Pan y Cebolla,” a prose comedy of the lightest sort, affords a pleasant and attractive glimpse of certain phases of Spanish life and thought. Manuel Eduardo de Gorostiza is said to have written the play in order to cure his daughter Luisa of her infatuation for a worthy but impecunious suitor; but in addition to this motive his purpose is obviously to entertain.

The theme developed is a family affair, and so the vocabulary is essentially domestic. In this vocabulary of over sixteen hundred words, many of the phrases and expressions appear again and again in the natural fashion of every-day speech.

The text used is that found in Book I of the four-volume edition, “Obras de D. Manuel E. de Gorostiza,” Mexico, 1899. From the standpoint of typography this text is lamentably inexact. The necessary corrections have been made, and the accentuation is in accordance with the latest rulings of the Royal Spanish Academy. For the sake of the student one or two passages have been omitted.

Much work has been left to be done by those who read the play as prepared. The Spanish-English vocabulary is limited in most cases to defining the word as it occurs in the text, and frequently only an approximation of the meaning has been attempted. For instance, the English equivalents of the same Latin origin as the sonorous Spanish terms that are used so naturally by the man-servant Bruno and the garrulous Nicolasa would be strangers to the lips of English-speaking individuals of corresponding station.

There has been added a series of questions and topics (Preguntas y Temas) that may serve as suggestions for exercises in composition. The questions follow the thread of the story, but they are not meant to be exhaustive, while the number of topics for descriptive paragraphs or additional dialogue can readily be increased.

Instead of the usual biographical data collected from many sources and presented to the student in English, selections have been taken from a life-sketch of Gorostiza written by the distinguished Mexican Roa Barcena, who secured his information from Gorostiza’s son. Naturally the biographer has thrown into high relief the part which Gorostiza took in the interesting events that occurred in Europe and in the New World during his lifetime. We are mainly concerned with Gorostiza the dramatist. Next to Juan Ruiz de Alarcon (1581?-1639), Mexico honors him as her greatest modern representative in the dramatic field. Furthermore, the play “Contigo Pan y Cebolla” is given first place on the list of his many literary achievements.

This play the reader is left to gauge by his own standards. No two individual opinions will be exactly alike, and the judgment of non-Spanish critics will naturally be different from that formed by those to whom Spanish is the native tongue. By good fortune there is available a criticism of “Contigo Pan y Cebolla” written by Mariano Jose de Larra, and to serve as a guide there have been included here a few paragraphs from the pen of this contemporary of Gorostiza, who was the foremost Spanish satirist and dramatic critic of his time.

Thus the reader has before him specimens of the prose writings of three distinguished men. All three write in Spanish; yet all three differ in style and in temperament. To those readers in America who have hitherto looked for the best things with a backward glance there should be a certain significance in the fact that two of these writers are of Mexican birth.

E. McG.

BERKELEY, CALIFORNIA

CONTENTS

NOTICIA BIOGRAFICA _Jose M. Roa Barcena_ CRITICA DE CONTIGO PAN Y CEBOLLA _M.J. de Larra_ CONTIGO PAN Y CEBOLLA
TEXT
NOTES
EXERCISES
VOCABULARY

NOTICIA BIOGRAFICA

Gorostiza nacio en nuestro puerto de Veracruz el 13 de octubre de 1789, de una familia espanola distinguida, cuyo jefe, el general D. Pedro de Gorostiza, vino a la Nueva Espana con el segundo Conde de Revillagigedo, de quien era pariente o amigo, a encargarse del mando civil y militar de aquella plaza. Su madre, D.ª Maria del Rosario Cepeda, contaba entre sus ascendientes a Santa Teresa de Jesus, y habia heredado su ingenio y aficion al estudio, de que dio buenas pruebas en Cadiz. Muerto D. Pedro en 1794, la viuda regreso a Madrid con tres hijos, siendo nacidos en Espana D. Francisco, en quien debia recaer el mayorazgo, y D. Pedro Angel, despues matematico notable y a quien como literato elogia D. Eugenio de Ochoa en el _Tesoro del Teatro Espanol_. El menor, nuestro D. Manuel, habiendo recogido el primero los bienes patrimoniales y abrazado el segundo la carrera de las armas, fue destinado a la Iglesia y emprendio los estudios necesarios. Si aprovecholos, como despues lo demostro, la vocacion sacerdotal no le vino, y con ayuda de sus hermanos, pajes de la familia real a la sazon, obtuvo plaza de cadete, presentandose a la madre el dia menos pensado con uniforme militar en vez de habitos.

La invasion francesa le hallo listo a la defensa de la que entonces era su patria, como la invasion norteamericana le habia de hallar muchos anos despues entre los mas distinguidos defensores de su tierra natal. Era capitan de granaderos en 1808; batiose contra los franceses, derramando a ocasiones su propia sangre, y ya coronel, y cambiadas las circunstancias publicas, abandono las armas en 1814 para entregarse a las letras. Ya en 1821 habia escrito y hecho representar[1] en Madrid sus primeras comedias _Indulgencia para Todos_, _Tal para cual_, _Las Costumbres de Antano_ y _Don Dieguito_; pero el torbellino de la politica habiale envuelto en su tromba. El odio a los invasores[2] no le preservo del virus de la revolucion francesa, y la actitud y las leyes de las Cortes de Cadiz tuvieronle de admirador y partidario. Ni era facil, supuestas las ideas dominantes, cuya filiacion espanola databa del reinado de Carlos III, que un joven de su caracter e inclinaciones dejara de formar en el bando de los Martinez de la Rosa, Alcala Galiano y Quintana, y a que en esfera menos activa pertenecian hasta hombres que, como Gomez Hermosilla y Moratin, aceptaron el gobierno efimero de Jose Bonaparte. Gorostiza llevo a la politica la actividad y fogosidad de su caracter y de sus verdes anos; y el principe que habia asombrado al mundo con los rasgos de su deslealtad filial[3] en Aranjuez, de su humillacion y bajeza en Valencey, y de su versatilidad, falsedad y crueldad en el trono, al recobrar el poder absoluto y enviar a los presidios de Africa a los mas ilustres ministros y consejeros de su periodo constitucional, no podia haberse olvidado del fecundo y entusiasta orador liberal de la _Fontana de Oro_. Proscrito D. Manuel Eduardo y confiscados sus bienes, salio de Espana, recorriendo diversas capitales europeas y deteniendose algun tiempo en Londres, donde residian otros muchos emigrados espanoles.

[Footnote 1: ‘Had written and had had produced,’ _hacer_ being here used with the active infinitive to express the idea _had caused to be produced_.]

[Footnote 2: His hatred for the (French) invaders. As the ideas of the American and French Revolutions were permeating the Spanish colonies, so Napoleon, quite without intention, gave to Spain herself an impulse to national feeling. Charles III had encouraged the growth of democratic ideas, and the framing of the Constitution of 1812 by the Cortes of Cadiz marks the climax of radical Spanish development during this epoch. (Cf. Charles E. Chapman, “A History of Spain,” chap. xxxv, New York, Macmillan Co., 1918.)]

[Footnote 3: Ferdinand VII, son of Charles IV and Maria Louisa, was one of Spain’s worst kings. With the army and the people on his side he openly opposed his father, causing the latter to abdicate on March 19, 1808. The humiliating negotiations of this royal family with Napoleon at Bayonne and the subsequent invasion of Spain by the French led to the glorious uprising of the Spanish people on the second of May, 1808.]

Compartio con ellos las penalidades y escaseces del destierro, tanto mas duro para el cuanto que tenia que atender a familia propia, pues se habia casado en Madrid con D.ª Juana Castilla y Portugal. Las letras, que solo por aficion cultivo antes, fueronle ahora recurso eficaz de subsistencia. Escribia en periodicos sobre materias varias, y especialmente contra el absolutismo dominante en Espana. En 1822 habia publicado en Paris su _Teatro Original_, con las comedias que acabo de citar y que aparecieron dedicadas a Moratin; y tres anos despues, imprimio en Bruselas su _Teatro Escogido_, en que de la edicion anterior solo reprodujo _Indulgencia para Todos_ y _D. Dieguito_, presentando como nuevas piezas _El Jugador_ y _El Amigo Intimo_, y poniendo al frente su retrato, que es el generalmente conocido y que no da idea de la vivacidad y animacion de su gesto.

Entretanto, Mexico habia realizado su independencia, y siguiendo la propension que en su adolescencia acompana a los pueblos como a los individuos, de llamar la atencion ajena y de crearse relaciones que prometen grandes bienes, trataba de hacerse representar dignamente en el exterior, y por medio de sus agentes invito a Gorostiza a asumir la ciudadania mexicana y a encargarse de importantes comisiones diplomaticas. A consecuencia de ello, nuestro representante en Londres, D. Jose Mariano de Michelena, en Julio de 1824 dirigio al Gobierno un ocurso de Gorostiza ofreciendo sus servicios a Mexico; y antes de terminar el ano, se le encargo una mision confidencial en Holanda. Su familia, que habia quedado en Madrid, se le reunio despues en Bruselas de donde en 1829 paso D. Manuel de encargado de negocios a Londres. De esta ultima corte, y siendo ministro plenipotenciario, despues de la caida de Carlos X,[1] fue dos veces a Paris con el caracter de enviado extraordinario, logrando ajustar nuestro primer tratado de amistad y comercio con Francia. Tuvo, ademas, mision confidencial de la administracion de Bustamante para arreglar el reconocimiento de nuestra independencia por Espana, de que se desistio en virtud de sus informes; habia estado asimismo con caracter diplomatico en Berlin, y para apreciar el resultado general de sus gestiones, bastara recordar que el negocio casi todos nuestros primeros tratados con potencias extranjeras. Por entonces, escribio e imprimio en Londres su obra dramatica mas notable a mi juicio, _Contigo Pan y Cebolla_; refundio _Las Costumbres de Antano_, y dio a luz una _Cartilla politica_ que acaso aun mas que sus servicios diplomaticos le ganaria la voluntad de nuestros hombres de 1833.[2]

[Footnote 1: Charles X (1757-1836) became king of France in 1824; forced to abdicate in 1830.]

[Footnote 2: ‘Must have earned him the good will of our men of 1833.’ In 1832 General Anastasio Bustamante, “a heavy, dull, rather kindly, and fairly honest aristocrat, though nominally a moderate Federalist,” who had become President of Mexico in 1830 by the revolution which displaced Don Vicente Guerrero, was driven from power by another revolution in which General Antonio Lopez de Santa Anna joined. Gomez Pedraza, the president whom Guerrero had deposed, was restored to fill out his own term; then, in 1833, Santa Anna was elected, but retired to his estate, leaving the vice-president Gomez Farias in power. He, like Gomez Pedraza, attempted reforms directed chiefly against the Church and the army, with the backing of the Federalist majority in Congress. Thereupon the rival Centralist party, made up largely of the Church and the rich proprietors, called in Santa Anna, who had been biding his time to go over to their side.]

Vino en ese ano con su familia a Mexico, hallando desde Veracruz cordial y entusiasta recibimiento; y supuesto su positivo merito y lo avanzado de sus ideas liberales, nada extrano fue verle aqui nombrado bibliotecario nacional y sindico del Ayuntamiento, ni que la administracion de Gomez Farias le hiciera miembro de la Direccion General de Instruccion Publica, en que figuraban Rodriguez Puebla, Quintana Roo[1] y algunos otros personajes, y que, como es sabido, llego a ser una especie de consejo privado en que se discutieron y resolvieron las mas graves cuestiones politicas de la epoca. El historiador Mora, Ercilla de esta nueva Araucana[2], habla de la aquiescencia de Gorostiza respecto de las medidas dictadas en materias eclesiasticas, y de la parte activa que tomo en el plan de secularizacion de la ensenanza y en la formacion de la biblioteca; pero de su animado relato de aquellos dias terribles en que se proscribian en masa los partidos[3], nada se deduce en menoscabo de los humanos sentimientos del autor de _Indulgencia para Todos_, ajeno a los odios y a las persecuciones personales que anublaban el horizonte, y en cuanto a sus ideas y tendencias politicas, si las ensalzara perderia yo todo derecho a vuestro aprecio.

[Footnote 1: Rodriguez Puebla and Andres Quintana Roo were prominent figures among the _hombres de 1833_. The latter especially, as president of the House of Representatives (_Camara de diputados_), in 1830 fearlessly protested against the harsh treatment of political offenders as he had earlier opposed the expulsion from Mexico of the Spaniards on the formation of the Republic. Quintana Roo is respectfully styled the _viejo y varonil insurgente_.]

[Footnote 2: Jose Maria Luis Mora (1794-1848), author of “Mejico y sus revoluciones.” Just as, remarks Roa Barcena, the poet Ercilla has recorded the struggles of the Araucanians and the Spaniards, so the historian Mora has recorded the struggles of the Mexicans.]

[Footnote 3: Cf. Note I, above. It is plain that Gorostiza and Quintana Roo took the same stand on these questions.]

Cambiaron los tiempos; pero, puestas ya en relieve las altas dotes de nuestro D. Manuel Eduardo, siguio desempenando a intervalos papel notable en la administracion publica, ya como consejero, ya como ministro de Relaciones o de Hacienda, cuyas secretarias tuvo diversas veces a su cargo; ya, en fin, como plenipotenciario en el arreglo de las cuestiones que en 1838 provocaron la guerra con Francia[1]. Infatigable en su actividad, la consagraba ora a la instruccion general y a la de los ninos de la Casa de Correccion, cuyo establecimiento fue objeto particular de sus desvelos; ora al teatro, cuya aficion jamas le falto[2], y a que dio impulso por todos los medios posibles, haciendo venir, en mucha parte a su costa, la primera compania de opera, y constituyendose empresario del Principal, para cuyo fomento refundio y tradujo multitud de piezas extranjeras, entre ellas la _Emilia Galotti_, obra de bastante merito, del dramaturgo aleman Lessing. Aun debia figurar, sin embargo, en escenario mas importante y noble, y sus ultimos anos nos ofrecen hechos merecedores de eterna recordacion y que vinieron a coronar dignamente una vida empleada casi toda en el servicio de su patria. Refierome a su mision diplomatica en los Estados Unidos y a la parte que tomo en 1847 en la defensa del territorio nacional[3].

[Footnote 1: Reference is here made to the “Pastry War,” so styled because among the claims for indemnity made by France in behalf of Frenchmen who had sustained losses in Mexico was one of a French baker whose wares had been purloined by a Mexican mob.]

[Footnote 2: ‘For which he never lost his fondness.’]

[Footnote 3: The national territory here referred to is, of course, Mexico. (For a general history of Mexico, a standard work in English is that of Hubert Howe Bancroft, “A History of Mexico,” 6 vols., San Francisco, 1883. The latest and most detailed study of the period covering the war with the United States is Justin H. Smith’s “The War with Mexico,” 2 vols., New York, 1919).]

* * * * *

Tras las batallas de Palo Alto y Resaca, la toma de Monterey, la jornada gloriosa aunque esteril de la Angostura[1], la ocupacion de Tampico, la rendicion de la humeante y heroica Veracruz y el tremendo desastre de Cerro Gordo, el canon norteamericano trono en el Valle mismo de Mexico, y un pueblo vencido ya en cien combates, pero conservando el animo sereno que heredo de sus dos razas progenitoras, se agrupo en torno de sus banderas destrozadas a defender la capital de la Republica. El diplomatico ilustre que habia sostenido en Washington[2] la causa de la justicia, la causa nacional, quiso pelear por ella como soldado, aspirando a sellar con su propia sangre sus palabras y sus escritos. Levanto y organizo un batallon de artesanos, denominado de “Bravos,” y cuando los restos del brillante cuerpo de ejercito debelado en Padierna retirabanse en confusion ante las bayonetas del vencedor, el anciano de cerca de sesenta anos, fuerte y valeroso y resuelto como en los dias de su juventud, se apostaba a la cabeza de sus guardias nacionales en el convento de Churubusco, deteniendo el paso al enemigo hasta quemar el ultimo cartucho y recibirle impavido con los brazos descansando sobre las armas. Si la gloria humana no es sueno, Gorostiza alcanzola ese dia, recibiendo sus palmas en el respeto y la admiracion de sus adversarios.

[Footnote 1: The battle known to Americans as Buena Vista. Cf. Whittier’s poem “The Angels of Buena Vista.”]

[Footnote 2: Gorostiza was sent as Special Minister to Washington in 1836. Justin Smith thus characterizes him: “a witty, agreeable man of the world, Mexican by birth, Spanish by education, the author of some clever dramas, but not professionally a topographer, a lawyer or even a diplomat.” (“The War with Mexico,” vol. I, p. 64.) The delicate question as to the _causa de la justicia_ is ably handled by the two historians above mentioned.]

Tal fue el ultimo rasgo de su vida publica y en la privada comenzo desde entonces a gustar el caliz de amargura que tarde o temprano llevamos todos a los labios[1] en el huerto del mundo. La muerte de una hija suya, las quiebras mercantiles que acabaron con su modesta fortuna, la ingratitud de los gobiernos: todas esas nieblas frias que traen consigo sobre la frente del hombre los vientos de la adversidad al doblarle como fragil cana hacia la tierra que ha de recibir sus despojos, quebrantaron su animo, debilitaron su fisico, y recibiendo en un ataque cerebral el golpe de gracia, rindio el alma al Criador el 23 de octubre de 1851, en Tacubaya.

[Footnote 1: An allusion to the Agony of Christ in the garden of Gethsemane.]

JOSE MARIA ROA BARCENA

“Datos y apuntamientos para la biografia de D. Manuel E. de Gorostiza,” en _Memorias de la Academia Mexicana_, Mexico, 1876, t. I, pags. 93-101.

CRITICA DE _CONTIGO PAN Y CEBOLLA_

El senor de Gorostiza, poeta ya conocido en nuestro teatro moderno, se ha apoderado de una idea feliz y ha escogido un asunto de la mayor importancia. ?Halo desempenado[1] como de su talento nos debiamos prometer[2]? Oiga el lector el argumento, y podra responder a tan atrevida pregunta.

[Footnote 1: Note the position of the pronoun object, since the verb is first in the clause.]

[Footnote 2: ‘As we ought to expect from a man of his talent.’]

Matilde, hija de un padre, que, segun de la comedia resulta, no conoce sus inclinaciones ni su caracter, ama a don Eduardo de Contreras, joven de talento, rico, y que ocupa un puesto distinguido en la sociedad; pero ignora estas circunstancias sin embargo de que entra en su casa con frecuencia. Animase don Eduardo a pedir la mano de Matilde a don Pedro, quien gustosisimo se la concede, pero en el momento de convenir en tan deseado enlace, sabe la heroina que don Eduardo no es pobre, nota que no hay en esta boda los obstaculos que en las de sus novelas ha leido,[1] desama de pronto a quien tanto amo y despide a don Eduardo. Este, que conoce de donde le viene el golpe,[2] propone al padre, aturdido de tal mudanza, una ingeniosa ficcion que ha de llevar a cabo sus deseos. Fingese desheredado de un tio suyo, y desairado por don Pedro; aparenta la novelesca desesperacion de un amante despedido, y estos extraordinarios medios hacen renacer el acomodaticio carino de Matilde, que por lo visto solo ama en casos dados. El padre sigue haciendo del negado, y cuando vienen segunda vez entrambos a importunarle, se lleva la nina de un brazo y despide para siempre al amador. Con esto por fuerza ha de subir de punto la frenetica pasion de Matilde: intentase una escapatoria, la cual se verifica sin maldita la oposicion del padre, que esta el mismo en el complot que se le arma, y cooperando a ella un pobre criado a quien no le vale su honradez[3]. El padre no ha querido oirle por no verse comprometido a impedir el rapto, y le amenaza por una parte don Eduardo con tirarse un pistoletazo, y por otra Matilde con tragarse un veneno que posee, si no abre una reja, por donde se escapa nuestra deslumbrada, sin embargo de hallarse la puerta libre y desembarazada; y en atencion, segun dice ella misma, a ser de rigor[4] el salir en semejantes casos por la ventana.

[Footnote 1: In another criticism of this play Larra writes: ‘y con no ver en este amorio los terribles inconvenientes que en los de sus novelas esta acostumbrada a encontrar….’]

[Footnote 2: Eduardo is aware of Matilde’s fondness for romantic fiction and realizes that her head has been turned.]

[Footnote 3: ‘Whose honesty is of no avail’ (since his master refuses to listen to him and his mistress overrules him).]

[Footnote 4: ‘And all because leaving by the window is the thing to do,’ etc.]

En el cuarto acto, que parece un acto de otra comedia, Matilde se halla el dia de tornaboda en una miserable boardilla, pero en compania de su constante esposo; no han comido la vispera, no se han desayunado aquel dia: medios, Dios los de; dinero, por las nubes:[1] en una palabra, pobres de solemnidad y solemnes pobres; la infeliz Matilde tendra que levantar la cama; … tendra que barrer, que jabonar, que pasar hambres, que estar sola, porque su marido habra de salir a buscar dinero. Matilde comienza ya a padecer los inconvenientes de su posicion: humillala el casero, humillala una antigua companera de colegio, marquesa, que vive en la misma casa, y que dice que una cosa es casarse, y otra enamorarse; en lo cual no parece su senoria un si es no es verde y alegre de cascos: humillala, en fin, una vecinilla ordinaria entre cotorra y contrabandista:[2] llora Matilde y conoce su yerro. Vuelve entonces su esposo, y vienen impacientes papa y el criado honrado; descubrese la ficcion, y se van todos muy convencidos de que para quererse mucho es indispensable por lo menos haber comido algo; verdad indisputable de todos los tiempos y paises, y que no bastaran a echar por tierra todas las pasiones reunidas que pueden agitar a un misero mortal.

[Footnote 1: ‘May God give them means (for they have none); money, up in the clouds, perhaps (for there’s none in their pockets).’]

[Footnote 2: A reference to the neighbor’s incessant chatter and her smuggled laces.]

Ya puede inferir el lector que de escenas comicas ha tenido el autor a su disposicion. El senor Gorostiza no las ha desperdiciado: rasgos hemos visto en su linda comedia que Moliere no repugnaria, escenas enteras que honrarian a Moratin. El caracter del criado y las situaciones todas en que se encuentra son excelentes y pertenecen a la buena comedia:[1] del padre pudieramos decir lo que dice la marquesa de su marido; ni es feo, ni es bonito: es un hombre pasivo, es un instrumento no mas del astuto don Eduardo. Este es un bello caracter: la carta que escribe es del mayor efecto y pertenece a la alta comedia. El lenguaje es castizo y puro; el dialogo bien sostenido y chispeando gracias,…

[Footnote 1: ‘Belong to first-rate comedy.’]

* * * * *

Despues de haber tributado el debido homenaje de elogios que de nuestra pluma reclamaba imperiosamente la divertida comedia del senor Gorostiza ?nos sera permitido indicar algunos de los defectos de que rara obra humana consigue verse completamente purgada? ?Se dira que nos ensangrentamos, que somos parciales, si ponemos al lado del elogio el grito de nuestra conciencia literaria? Quisieramos equivocarnos, pero el caracter de la protagonista nos parece por lo menos llevado a un punto de exageracion tal, que seria imposible hallar en el mundo un original siquiera que se le aproximase. Estas ninas romanticas, cuya cabeza ha podido exaltar la lectura de novelas, no reparan en clases ni en dinero; este podra ser su yerro; enamoranse de un hombre sin preguntarle quien es; esta es su imprudencia: si sale pobre, verdad es, nada les arredra, y en las aras del amor sacrifican su porvenir; mas si sale rico, como ya estan enamoradas, por esta sola circunstancia no se desenamoran. Por la misma razon, si tratan de escaparse, y no tienen otro recurso, se arrojan por una ventana; mas si tienen la puerta franca, aquel paso ya no es ni medio verosimil. Esta exageracion hace aparecer a Matilde loca las mas veces; quiere ser el don Quijote de las novelas. Pero acordemonos de que Cervantes para huir de la inverosimilitud que de la exageracion debia resultar, hizo loco realmente y enfermo a su heroe, y una enfermedad no es un caracter. Si la comedia pedia un caracter, era preciso no haber pasado los limites de la verosimilitud, pues pasandolos, Matilde no resulta enamorada sino maniatica; por eso en varias ocasiones parece que ella misma se burla de sus desatinos: lo mismo hubiera sucedido con don Quijote si no nos hubiera dicho Cervantes desde el principio: “Miren ustedes que esta loco.” Peca ademas el plan por donde los mas del mismo poeta:[1] ya en otra ocasion hemos dicho[2] que estos planes en que varios personajes fingen una intriga para escarmiento de otro, son incompletos y conspiran contra la conviccion, que debe ser el resultado del arte.

[Footnote 1: As Larra indicates, the element of intrigue, each time worked out in a different fashion, is plainly seen in practically all of Gorostiza’s plays. In “Indulgencia para Todos” the hero, whose only fault is his perfection and his consequent intolerance of the failings of others, by the intriguing of his hosts is tempted and falls and is led to crave pardon for his own shortcomings and for those of his hosts who have sinned against the laws of hospitality. In “Don Dieguito” the hero is taught the needed lesson of his own insignificance, since his wealthy uncle by a clever ruse causes the young man to see that the adulation that he has accepted as his due is in reality given by self-interested schemers who hope to profit by his vanity and gullibility. In “Las Costumbres de Antano” the old gentleman constantly bewailing the departure of the good old days is caught asleep. By maneuvering, he is visited with such horrible dreams of the past that he is glad to awake to the conditions of a later generation.]

[Footnote 2: A reference to one of Larra’s numerous other dramatic criticisms.]

En Moliere y en Moratin no se encuentra un solo plan de esta especie: el poeta comico no debe hacer hipotesis; debe sorprender y retratar a la naturaleza tal cual es; esta comedia hubiera requerido una mujer realmente enamorada, y que realmente hubiera hecho una locura, como en _el Viejo y la Nina_[1] sucede; verdad es que entonces no hubiera podido ser dichoso el desenlace, y acaso habra huido de esto el senor Gorostiza; este era defecto del asunto, asi como lo es tambien la aglomeracion en horas de tantas cosas distintas, importantes, y regularmente mas apartadas entre si en el discurso de la vida.

[Footnote 1: In Moratin’s play the nina has married the old man after a designing relative has assured her that her youthful lover has married someone else. This rash act is doubtless the locura to which Larra refers. As a virtuous wife she first dismisses the young man, and when in her weakness she recalls him she is forced to treat him with indifference and coldness, since she knows that her husband is overhearing their conversation. Goaded to desperation, the young woman finally enters a convent.]

Si Matilde no se ha de casar mas de una vez con Eduardo, si esa vez que se ha casado no ha hecho realmente locura alguna, supuesto que Eduardo es rico, ?de que puede servirle el escarmiento y el ver lo que le hubiera sucedido si hubiera hecho lo que no ha hecho?–A ella no, nos contestaran,–a los demas que ven la comedia.–Tampoco, responderemos,–porque las que crean en novelas al pie de la letra, creeran al pie de la letra en la comedia, que es otra nueva novela para ellas; en la novela leen que aquel que se presento incognito se descubre ser luego hijo de algun senoron oculto, y en la comedia se descubre ser rico luego el pobre. Se enamoraran pues, sin cuidado, seguras de que hacia el fin de su boda se ha de descubrir la riqueza del marido, asi como creian que debian salir por la ventana por decirlo las novelas.

A pesar de estas observaciones, que no podemos menos de hacer, nos complacemos en repetir que es mayor la suma de las bellezas que la de los defectos de la comedia. El senor de Gorostiza ha adquirido un nuevo laurel, y nosotros quisieramos que la obligacion de periodista se limitara a alabar: mucho nos daria que hacer aun en este caso esta composicion dramatica.

En cuanto a la representacion, podemos asegurar que no nos acordamos de haber visto en Madrid nada mejor desempenado en este genero.

MARIANO JOSE DE LARRA

(“Contigo Pan y Cebolla,” _Obras Completas de Figaro_, t. I, en _Coleccion de los Mejores Autores Espanoles_ t. XLVII, Paris, 1883.)

CONTIGO PAN Y CEBOLLA

COMEDIA ORIGINAL EN CUATRO ACTOS

POR

MANUEL EDUARDO DE GOROSTIZA

DON PEDRO DE LARA
DONA MATILDE, su hija
DON EDUARDO DE CONTRERAS
BRUNO, criado de DON PEDRO
LA MARQUESA
EL CASERO
LA VECINA

La escena pasa en Madrid; los tres primeros actos en una sala bien amueblada, aunque algo a la antigua, de la casa que habita D. Pedro, y el ultimo acto en un cuarto muy miserable y en donde habra solo una mala cama, dos o tres sillas de paja vieja, un brasero de hierro etc.

ACTO PRIMERO

ESCENA PRIMERA

DONA MATILDE Y BRUNO

DONA MATILDE. iBruno!

BRUNO. Jesus, senorita, ?ya se levanto usted?

DONA MATILDE. Si, no he podido cerrar los ojos en toda la noche.

BRUNO. Ya se habra usted estado leyendo hasta las tres o las cuatro, segun costumbre….

DONA MATILDE. No es eso….

BRUNO. Se le habra arrebatado el calor a la cabeza….

DONA MATILDE. Repito que….

BRUNO. Y con los cascos calientes ya no se duerme por mas vueltas que uno de en la cama.

DONA MATILDE. Pero hombre, que estas ahi charlando sin saber….

BRUNO. ?Conque no se lo que me digo? Y en topando cualquiera de ustedes con un libraco de historia o sucedido, de esos que tienen el forro colorado, ya no ha de saber dejarlo de la mano hasta apurar si D. Fulano, el de los ojos dormidos y pelo crespo, es hijo o no de su padre, y si se casa o no se casa con la joven boquirrubia que se muere por sus pedazos, y que es cuando menos sobrina del Papamoscas de Burgos: todo mentiras.

DONA MATILDE. ?Acabaste?

BRUNO. No senora, porque es muy malo, muy malo leer en la cama….

DONA MATILDE. iAprieta! ?Y no ha venido nadie?

BRUNO. Nadie … ah, si, vino el aguador con su esportilla y su….

DONA MATILDE. ?Que tengo yo que ver con el aguador ni con su esportilla?

BRUNO. ?Esperaba usted acaso otra visita a las siete de la manana?

DONA MATILDE. No…. Si…. iValgame Dios, que desgraciada soy! (Sentandose)

BRUNO. iDesgraciada! ?Que dice usted?

DONA MATILDE. iOh, muy desgraciada, muy desgraciada!

BRUNO. Pues senor, ?que ha sucedido? acaso su papa de usted….

DONA MATILDE. No, papa duerme todavia y estara sin duda bien lejos de sonar o de pensar que el terrible momento se aproxima en que va a decidirse para siempre el porvenir de su hija unica y querida … ipara siempre! Ay, Bruno, si tu pudieras comprender toda la fuerza y la extension de esta palabra _ipara siempre!_

BRUNO. Sin contar que el dia menos pensado nos va a dar usted un susto con la luz y la cortina.

DONA MATILDE. Mira, Bruno, que estas muy pesado.

BRUNO. Siempre las verdades pesan, senorita, amargan y se indigestan.

DONA MATILDE. Que disparate, sino que anoche cabalmente ni siquiera hojee un libro. Buena estaba yo para lecturas.

BRUNO. ?Estuvo usted mala, eh? Y como no quiere estar usted mala con ese maldito te que ha dado usted en tomar ahora en lugar del guisado y de la ensalada, que todo cristiano toma a semejantes horas. Yo no digo por eso que el te no sea saludable … pero al cabo no pasa de ser agua caliente; solo podia habernos venido de Inglaterra, que como alli son herejes, ni tendran vino, ni bueyes cebones, ni … ?Que esta usted curioseando por esa ventana?

DONA MATILDE. Nada; miraba si … ?que hora sera?

BRUNO. Las siete dieron hace rato en San Juan de Dios. iVaya, y que tonto me hace usted! Conque ?no comprendo lo que quiere decir _para siempre_? Para siempre es lo mismo que decir a uno “hasta que te mueras”.

DONA MATILDE. Decia solo que si tu pudieras discernir bien y avalorar las sensaciones de diferente naturaleza que semejante palabra excita, fomenta, inflama….

BRUNO. No, en efecto, todo eso para mi es griego.

DONA MATILDE. Y pone en combustion, entonces es cuando estarias en estado de…. ?Pero quien anda en la antesala?

BRUNO. Sera quiza el gato que habra olfateado ya su pitanza.

DONA MATILDE. El es, el es.

BRUNO. ?Quien habia de ser? Minino, minino.

ESCENA II

DON EDUARDO, DONA MATILDE, BRUNO

DONA MATILDE. iEduardo!

DON EDUARDO. iMatilde!

BRUNO. iCalle, pues no era el gato!…

DONA MATILDE. Crei que no acababa usted de llegar nunca.

DON EDUARDO. Amanece todavia tan tarde … y a no haber venido sin afeitarme….

DONA MATILDE. iOh! eso no; hubiera sido imperdonable en un dia tan solemne, como lo es este, el que usted se hubiera presentado con barbas.

DON EDUARDO. Y sobre todo, hubiera sido poco limpio.

DONA MATILDE. Si usted hubiera tenido que viajar en posta tres o cuatro dias con sus noches … como a otros les ha sucedido … para poder llegar a tiempo de arrancar a sus queridas del altar en que un padre injusto las iba a inmolar … ya era otra cosa … y aun cierto desorden en la _toilette_, hubiera sido entonces de rigor; pero como usted viene solo de su casa….

DON EDUARDO. Que esta a dos pasos de aqui, en la calle de Cantarranas.

DONA MATILDE. Por lo mismo ha hecho usted bien en afeitarse y en … mas a lo menos trataremos de recuperar el tiempo perdido. ?Bruno?

BRUNO. ?Senorita?

DONA MATILDE. Anda, y dile a papa que el Sr. D. Eduardo de Contreras desea hablarle de una materia muy importante.

BRUNO. No creo que el amo se haya despertado todavia.

DONA MATILDE. ?Que sabes tu?

BRUNO. Porque nunca se despierta antes de las nueve, y porque….

DON EDUARDO. Quiza valga mas entonces que yo vuelva un poco mas tarde.

DONA MATILDE. No, no; ?a que prolongar nuestra agonia? Anda, Brunito, anda, si es que mi felicidad te interesa.

BRUNO. Bueno, ire; pero lo mismo me ha dicho usted en otras ocasiones, y luego la tal felicidad se vuelve agua de borrajas.

DONA MATILDE. iBruno!

BRUNO. Ire, ire, no hay que atufarse por eso.

ESCENA III

DONA MATILDE Y DON EDUARDO

DONA MATILDE. iEstos criados antiguos, que nos han visto nacer, se toman siempre unas libertades!…

DON EDUARDO. En justo pago de las cometas que nos han hecho, o de las munecas que nos han arrullado. Y este me parece ademas muy buen sujeto.

DONA MATILDE. iOh, muy bueno!… iSi viera usted la ley que nos tiene … y lo que le queremos todos! iPobre Bruno! Cuando estuvo el invierno pasado tan malo, ni un instante me separe yo de la cabecera de su cama.

DON EDUARDO. Con que gusto oigo a usted eso, iMatilde mia!

DONA MATILDE. Nada tiene de particular; sin embargo, una cosa es que sus vejeces me desesperen tal cual vez, y otra cosa es que…. iAy Dios, y que temblor me ha dado!

DON EDUARDO. ?Esta usted sin almorzar?

DONA MATILDE. Por supuesto.

DON EDUARDO. Entonces es algun frio que ha cogido el estomago, y….

DONA MATILDE. Entonces tambien temblaria usted, porque es bien seguro que tampoco habra usted tomado nada.

DON EDUARDO. Si, por cierto; he tomado, segun mi costumbre, una jicara de chocolate, con sus correspondientes bollos y pan de Mallorca.

DONA MATILDE. iChocolate y pan de Mallorca en un dia como este!

DON EDUARDO. ?Es requisito acaso el pedir la novia en ayunas? (Sonriendose)

DONA MATILDE. No; ciertamente que no … con todo hay ocasiones en que uno debe estar tan absorbido, que necesariamente olvida cosas tan vulgares como el almorzar y el comer. A lo menos yo hablo por mi, y puedo asegurar a usted que ni siquiera ha pasado esta manana por mi cabeza el que habia cacao en Caracas. iAy, Eduardo, esta usted demasiado tranquilo!

DON EDUARDO. No veo el por que habia yo de estar fuera de mi cuando me lisonjeo con la esperanza de que su padre de usted, que es intimo amigo de mi tio, me concedera esa linda mano, en cuya posesion se cifra toda mi felicidad.

DONA MATILDE. ?Y si se la niega a usted?

DON EDUARDO. Si usted hubiera permitido alguna vez que la informara de mi posicion, de mi familia, como en varias ocasiones lo he intentado en balde, comprenderia usted ahora si tengo o no motivo para no temer el exito de mi negociacion; pero nunca me ha dejado usted hablar en esta materia, no se por que, y asi….

DONA MATILDE. Porque ni entonces quise, ni ahora quiero oir hablar de intereses ni parentescos. Eso queda bueno cuando se trata de esos monstruosos enlaces que se ven por ahi, en donde todo se ajusta como libra de peras, y en donde se quiere averiguar antes si habra luego que comer, o si habra con que educar los hijos que vendran, o que quiza no vendran. ?Y yo habia de pensar en eso? No, Eduardo, no; yo le quiero a usted, mas que a mi vida, pero solo por usted, creame usted, por usted solo.

DON EDUARDO. iMatilde mia!

ESCENA IV

BRUNO Y DICHOS

BRUNO. iVaya que estaba su papa de usted como un tronco de dormido!

DONA MATILDE. ?Y que ha respondido?

BRUNO. Ni oste ni moste: oyo mi relacion, se sonrio y echo mano a los calzoncillos.

DON EDUARDO. ?Se sonrio?

BRUNO. iPues! como quien dice “ya se lo que es”.

DONA MATILDE. Dios sabe ademas lo que tu le dirias.

BRUNO. Esta es otra que bien baila: le dije solo que usted me habia mandado le anunciase que el Sr. D. Eduardo….

DONA MATILDE. ?Ves como al fin habias de hacer alguna de las tuyas?

BRUNO. ?Conque usted no me mando?

DONA MATILDE. Si; pero no habia necesidad de decir que era yo la que te enviaba, ni de anadir, como sin duda habras anadido, que habia hablado antes o me quedaba hablando con este caballero.

BRUNO. Ya se ve, que le dije tambien entrambas cosas; ?y que mal hubo en ello?

DONA MATILDE. Que ya papa no se sorprendera, y que la escena pierde por lo mismo una gran parte de su efecto.

DON EDUARDO. En cuanto a mi, le protesto a usted, Matilde, que me alegro mucho de que Bruno haya en cierto modo preparado a su papa de usted para lo que voy a decirle; porque ahora tendre menos cortedad, y podre desde luego entrar en materia.

DONA MATILDE. Bueno…. Si a usted le parece asi, mejor….

BRUNO. Ya siento al senor en la escalera.

DONA MATILDE. iAy Dios…. que susto!… iNo se lo que por mi pasa!… ?Me he puesto muy palida? Me voy, me voy a mi cuarto … a suspirar … a llorar … a ponerme un vestido blanco…. Ven tu tambien Bruno … y el pelo a la Malibran…. iOh, y que crisis!… Alli esperare a que mi padre me llame…. iLa crisis de mi vida! … porque siempre me llama en tales casos … animo Eduardo … valor … resignacion … si habra planchado anoche la Juana mi collereta a la Maria Estuardo … sobre todo confianza en mi eterno carino. (Vase, llevandose tras si a Bruno)

BRUNO. Senorita, que me desgarra usted la solapa.

ESCENA V

DON EDUARDO Y LUEGO DON PEDRO

DON EDUARDO. iMuchacha encantadora! Es lastima por cierto que haya leido tanta novela, porque su corazon….

DON PEDRO. Buenos dias, Sr. D. Eduardo, muy buenos dias iy que temprano tenemos el gusto de ver a usted en esta su casa!

DON EDUARDO. En efecto, Sr. D. Pedro, la hora es bastante inoportuna, y bien sabe Dios que no se como disculparme con usted.

DON PEDRO. ?De que, amigo mio?

DON EDUARDO. Por una visita realmente demasiado matutina e inesperada.

DON PEDRO. ?Y quien le dice a usted que yo no esperaba esta misma visita?

DON EDUARDO. ?Que me esperaba, dice usted?

DON PEDRO. Hoy precisamente, no; pero si en una de estas mananas, porque ya habia yo notado ciertos sintomas … ya se ve, a ustedes los enamorados se les figura que un padre cuando juega en un rincon al tresillo, o que una madre cuando esta mas enfrascada en la letania de las imperfecciones de su cocinera, no piensa en otra cosa sino en el codillo que le dieron, o en las almondiguillas que se quemaron, y de consiguiente que no notan las ojeadas de ustedes, ni oyen los suspiros, ni se enteran de las peloteras … pues, no senor, estan ustedes muy equivocados; ni el padre ni la madre pierden ripio de cuanto va pasando….

DON EDUARDO. Nada mas natural, ciertamente.

DON PEDRO. Y llevan tambien libro de entradas y salidas como si hubieran sido toda su vida horteras.

DON EDUARDO. Asi, Sr. D. Pedro, usted habra ya observado….

DON PEDRO. Si, senor, ya se que usted esta muy prendado de mi Matilde.

DON EDUARDO. Entonces advinara usted tambien que el objeto de mi visita es….

DON PEDRO. El de pedirme su mano. ?No es ese?

DON EDUARDO. Ese mismo; y si fuera yo tan dichoso que reuniera a los ojos de usted aquellas circunstancias….

DON PEDRO. Muchas reune usted, por vida mia, Sr. D. Eduardo: nacimiento ilustre, mayorazgo crecido, educacion, talento, moralidad….

DON EDUARDO. Usted me confunde, Sr. D. Pedro.

DON PEDRO. Y el ser sobre todo sobrino y heredero de mi mejor amigo … de ahi que yerno mas a mi gusto seria muy dificil que se me presentase.

DON EDUARDO. ?Entonces puedo esperar?

DON PEDRO. Pero mi hija es la que se casa, yo no; ella es pues, la que ha de juzgar si usted….

DON EDUARDO. iOh, Sr. D. Pedro, y que feliz soy! La amable, la hermosa Matilde, me corresponde, no lo dude usted, y esta en el secreto, y….

DON PEDRO. Tanto mejor, amigo mio, y ahora vamos a ver, porque, con el permiso de usted, la hare llamar; en presencia de usted consultaremos su gusto y su voluntad.

DON EDUARDO. No deseo otra cosa, y cuanto mas pronto….

DON PEDRO. Ahora mismo…. ?Bruno? Que ella venga y se explique, y si dice que si, entonces…. ?Bruno?

BRUNO. Mande usted. (Desde adentro)

DON PEDRO. Porque si dice que no … ya ve usted … un buen padre no debe nunca violentar la inclinacion de sus hijos.

DON EDUARDO. Repito a usted que ella misma….

ESCENA VI

BRUNO Y DICHOS

BRUNO. ?Llama usted?

DON PEDRO. Si, ?donde esta la nina?

BRUNO. En su cuarto … representando, a lo que parece, algun paso de comedia.

DON PEDRO. ?Que entiendes tu de eso? … dila que venga.

BRUNO. O de tragedia, ?que me se yo? … ello es que se la oye hablar alto … que esta sola … y que a no haber perdido la chabeta…. (Yendose)

ESCENA VII

DON PEDRO Y DON EDUARDO

DON PEDRO. Pues, y como le iba a usted diciendo, Sr. D. Eduardo, yo soy demasiado buen padre para pretender … luego, ya voy a viejo, estoy viudo, no tengo mas que esta hija … a la que quiero como a las ninas de mis ojos … no soy ademas amigo de lloros ni tristezas dentro de casa, y en suma….

DON EDUARDO. Si tiene usted en todo mil razones.

DON PEDRO. Y en suma, ella hara lo que quiera, como lo hace siempre; aunque eso no quita el que la chica sea muy docil, y muy bien criada, y muy temerosa de Dios….

DON EDUARDO. iY es tan bonita!

DON PEDRO. Y el que es muy buena hija, y sera muy buena mujer propia.

DON EDUARDO. Oh, excelente, excelente.

DON PEDRO. Y si llega a ser madre….

DON EDUARDO. Por supuesto, ?no quiere usted que llegue?

DON PEDRO. Tendra hijos a su vez, y sera tambien muy buena madre, no lo dude usted, Sr. D. Eduardo….

DON EDUARDO. iQue he de dudar yo eso Sr. D. Pedro! iPoco enamorado estoy a fe mia para dudar ahora de nada!

DON PEDRO. Es que no crea usted que es el primero a quien yo le digo todo esto, no senor, y otro tanto, sin quitar ni poner, le dije a mi sobrino Tiburcio hara ahora unos cuatro meses, cuando se quiso casar con su prima.

DON EDUARDO. Que fue sin duda la que se opuso al enlace, ?eh?

DON PEDRO. iQuien habia de ser! Y por mas senas, que aunque no estuvo el tal enlace tan adelantado como el que seis meses antes tuvimos entre manos, lo estuvo sin embargo lo bastante para dar despues mucho que hablar a la gente ociosa.

DON EDUARDO. ?Y dice usted que hubo otro seis meses antes que lo estuvo mas?

DON PEDRO. Cien veces mas, con el vizconde del Relampago, un caballero andaluz, maestrante de la de Ronda … con no se cuantos millares de pinares, pegujares y lagares … hombre muy bien nacido, y que yo….

ESCENA VIII

DONA MATILDE Y DICHOS

DON PEDRO. Ven, hija mia, y nos diras si….

DONA MATILDE. iAh! Padre mio, y que criminal debo de aparecer a los ojos de usted; ya se que debia consultarle antes de comprometerme; ya se que debia despues….

DON PEDRO. Cierto, muy cierto, mas ahora….

DONA MATILDE. Haber seguido humilde los consejos de su experiencia, de su carino; ipero ay! que no pude, porque arrastrada por una pasion irresistible….

DON PEDRO. Si no es eso….

DONA MATILDE. Que como una erupcion volcanica….

DON EDUARDO. Pero Matilde, si su papa de usted….

DONA MATILDE. Calle usted; no me distraiga … se apodero de mi pobre corazon, que estaba indefenso … que no habia hasta entonces amado….

DON PEDRO. Si me dejaras meter baza….

DONA MATILDE. Con todo, padre mio, no crea usted que trato de rebelarme contra su autoridad, y si el hombre de mi eleccion no mereciese, como me temo, el sufragio de usted….

DON EDUARDO. Digole a usted que….

DONA MATILDE. Entonces … no sere nunca de otro … eso no … pero gemire en silencio sin ser suya, o ire a sepultarme en las lobregueces del claustro.

DON PEDRO. iTu quedarte soltera! iJesus que desatino! Primero te casaria con un baja de tres colas, cuanto mas que el Sr. D. Eduardo es muy buen partido por todos titulos….

DONA MATILDE. ?Que dice usted?

DON PEDRO. De familia muy noble….

DONA MATILDE. Eso para mi es tan indiferente como el que fuera inclusero.

DON EDUARDO (aparte). Para mi no.

DON PEDRO. Y que sera muy rico cuando herede a su tio….

DONA MATILDE (aparte). iSera rico! iQue lastima!

DON PEDRO. De quien supongo que heredara tambien el titulo que aquel tiene de alguacil mayor de….

DONA MATILDE (aparte). iAlguacil mayor! ielegante titulo por vida mia!

DON EDUARDO. iSi senor, si es de mayorazgo!

DONA MATILDE (aparte). iTambien mayorazgo!

DON PEDRO. Asi, hija mia, puedes tranquilizarte, porque eleccion mas juiciosa, mas a gusto mio, mas a gusto de todos….

DONA MATILDE (aparte). iLo que enganan las apariencias!

DON PEDRO. Vamos, era imposible hacerla mejor … y ya veras lo que se alegra tu tia Sinforosa, y las primas Velasco, y tu padrino el senor Dean, y….

DONA MATILDE (aparte). iY todo el genero humano; y solo porque es rico! iGente sordida!

DON EDUARDO. iAh! iSr. D. Pedro, tanta bondad! Como podre yo pagar nunca….

DON PEDRO. Haciendola feliz, Sr. D. Eduardo.

DON EDUARDO. iLo sera! ?Como quiere usted que no lo sea? Adorada por su marido, mimada por sus parientes, respetada por sus amigos, pudiendo disfrutar de todo, sobrandole todo….

DONA MATILDE (aparte). iY eso se llama ser feliz!

DON EDUARDO. ?Pero que tiene usted, Matilde mia? ?Por que se ha quedado usted tan callada?

DON PEDRO. La misma alegria que la habra sobrecogido…. ?No es eso, hija?

DONA MATILDE. Pues … en efecto … y tambien ciertas reflexiones … ya ve usted, la cosa es muy seria … se trata de un lazo indisoluble, de la dicha o de la desgracia de toda la vida….

DON PEDRO. Como ya obtuviste mi consentimiento, que era lo que te tenia con cuidado….

DON EDUARDO. Y queriendonos tanto como nos queremos….

DONA MATILDE. No digo que no … y yo agradezco a usted infinito el que me quiera … ciertamente es una preferencia que me debe lisonjear mucho, y que … sin embargo, esto de casarse no es jugar a la gallina ciega, y no es extrano que yo me arredre y titubee, y….

DON EDUARDO. Bien sabe Dios, Matilde, que no entiendo….

DON PEDRO. Vaya, vaya, esos escrupulos se quitan con senalar un dia de esta semana para que se tomen los dichos.

DONA MATILDE. Perdone usted, padre mio; yo no puedo en la agitacion en que estoy ni decidir ni consentir en nada … quedese la cosa asi … yo lo pensare … yo me consultare a mi misma … no digo por esto que este caballero deba perder toda esperanza … no tal … aunque por otra parte … en fin, dentro de tres o cuatro dias saldremos de una vez de este estado de incertidumbre … entre tanto permitanme ustedes que me retire … y … beso a usted la mano…. (Aparte) iMujer de un alguacil mayor! iNo faltaba mas!

ESCENA IX

DON PEDRO Y DON EDUARDO

DON EDUARDO. iNo se lo que pasa por mi!

DON PEDRO. A la verdad que yo no me esperaba tampoco … la nina, como le dije a usted, es muy docil, eso es otra cosa, y muy bien criada, pero….

DON EDUARDO. Pero senor, por la Virgen Santisima, si ella apenas hace un cuarto de hora….

DON PEDRO. Se lo pareceria a usted quiza, Sr. D. Eduardo, porque como ella es tan afable … quien sabe tambien si usted interpretaria….

DON EDUARDO. Eso es lo mismo que decirme que soy un fatuo, presuntuoso, que….

DON PEDRO. No senor, como habia yo de decirle a usted eso en sus barbas, sino que a veces los amantes … vea usted, ni mi sobrino Tiburcio, ni el marques del Relampago eran fatuos ni presuntuosos, y tambien se imaginaron que Matilde….

DON EDUARDO. Ya, pero ellos no oirian, como yo oi de sus propios labios … vaya … lo mismo me he quedado que si me hubiera caido un rayo.

DON PEDRO. Asi se quedo cabalmente el marques del Relampago cuando….

DON EDUARDO. Y le juro a usted que si no la quisiera tan sinceramente….

DON PEDRO. Ademas, no esta todo perdido … ella no ha dicho todavia que no, Sr. D. Eduardo.

DON EDUARDO. Pero tampoco ha dicho que si, Sr. D. Pedro.

DON PEDRO. Es verdad, no lo ha dicho; mas quiza lo diga … tenga usted paciencia … tres o cuatro dias se pasan en un abrir y cerrar de ojos … y … conque, Sr. D. Eduardo, a la disposicion de usted … bueno sera que yo vaya a ver lo que hace la chica; y no dude usted que si puedo influir….

DON EDUARDO. Quede usted con Dios, Sr. D. Pedro, y mil gracias de todos modos.

DON PEDRO. No hay de que, amigo mio, no hay de que…. (Vase)

DON EDUARDO. Ya se yo que no hay mucho de que…. iCaramba y que chasco! Lo peor es que conozco que estoy enamorado de veras. iAh, Matilde!… y quien pudiera presumir … en fin ipaciencia!… y esperare a estar mas de sangre fria para determinar lo que me queda que hacer…. iAh, Matilde, Matilde!

ACTO SEGUNDO

ESCENA PRIMERA

DON PEDRO Y BRUNO

BRUNO. Aqui tiene usted una carta del Sr. D. Eduardo.

DON PEDRO. Bueno. Dejala aqui.

BRUNO. iQue! ?No la lee usted?

DON PEDRO. ?Para que? Si ya se, poco mas o menos, lo que dira … que las … lamentaciones … como si uno pudiera remediar el que Matilde no le haya querido al cabo.

BRUNO. Y vea usted, cualquiera hubiera dicho al principio que….

DON PEDRO. Tambien me lo crei yo … y solo cuando ella me hizo escribirle ayer aquella carta que tu le llevaste, fue cuando acabe de desenganarme.

BRUNO. Valiente trabucazo fue la tal carta.

DON PEDRO. ?Que habia de hacer?… Decirle la verdad … que mi hija no se queria ya casar con el, y que yo lo sentia mucho … porque en efecto me pesa de ello por mil y quinientas razones … ya ves tu … ?que dira su tio?… y luego … no se encuentra asi como quiera un partido tan ventajoso.

BRUNO. Pero senor, ique _pero_ le puede poner la senorita a D. Eduardo! El es lindo mozo … muy afable….

DON PEDRO. Y muy callado.

BRUNO. Y siempre que entraba o salia me apretaba la mano.

DON PEDRO. Y nunca me hablaba de dote.

BRUNO. Como que es un caballero.

DON PEDRO. iOh! Todo un caballero.

BRUNO. iSi las muchachas hoy dia no saben lo que quieren!

DON PEDRO. Ni quieren tampoco.

BRUNO. No, lo que es querer … con perdon de usted … lo mismo que las de antano … sino que se las figura alla yo no se que cosas del otro jueves, y … y con nada se satisfacen.

DON PEDRO. Quise indicar que no tienen al parecer tanta gana de casarse como tenian las de nuestros tiempos.

BRUNO. Yo dire a usted, las nuestras pasaban sus dias y sus noches haciendo calceta … lo que no pide atencion … y podian pensar entre tanto en el novio y en la casa … y … pero las de ahora, como todas leen la Gaceta y saben donde esta Pekin, ?que sucede? que se les va el tiempo en averiguar lo que no les importa … y ni cuidan de casarse, ni saben como se espuma el puchero.

DON PEDRO. Tienes mucha razon, Bruno, mucha … aquellas eran otras mujeres.

BRUNO. Y estas no son aquellas, Sr. D. Pedro.

DON PEDRO. Tambien es verdad … en fin … ?como ha de ser? La cosa ya no tiene remedio … asi….

BRUNO. Asi, yo me vuelvo a mi antesala … a darle sus garbanzos a la cotorrita … que si me gusta por algo es porque de todas las del barrio es la unica que no picotea el gabacho.

ESCENA II

DON PEDRO (se sienta junto a la mesa, tomando la carta). iPobre D. Eduardo!… ?Quiza pida respuesta? iQue disparate! Lo que pedira sera lo que yo no le puedo otorgar … que hable a Matilde … que me empene … que la obligue … cosas imposibles … ?donde habre puesto las antiparras? cosas que no pueden hacerse sin ruidos … ya las encontre … veamos sin embargo. (Lee) “Sr. D. Pedro de Lara, &c. &c. Nada de lo que usted me escribe me ha sorprendido, y yo ya estaba preparado para semejante fallo….” Mas vale asi, porque unas calabazas ex abrupto son dificiles de digerir … “lo que si me ha llenado de satisfaccion y de gratitud hacia usted son las finas expresiones con que se sirve manifestarme lo que siente este desenlace….” Como que le decia que hubiera dado un ojo de la cara por poder anunciarle un resultado favorable … no podia estar mas expresivo … “y siendo aquellas, en mi concepto, sinceras, me animan por lo mismo a solicitar de usted un favor….” Ya parecio el peine … “un favor de que va a depender la felicidad de toda mi vida….” iSi conocere yo a mi gente! “la felicidad, quiza de su propia hija de usted, y es que cuando me presente otra vez en su casa me reciba usted lo peor….” ?Que ha puesto aqui este hombre?… “lo peor que le sea posible” iPeor dice, y bien claro! “lo peor que le sea posible, esto es, que me trate desde hoy con el mayor despego, que murmure de mi en mi ausencia, que se burle sin rebozo de mi familia y circunstancias, que me calumnie, si fuese necesario, y finalmente….” Vaya, esta visto, hay que atarlo … “y finalmente si Matilde algun dia cediere a mis votos, y consintiere en recompensar con el don de su mano tanta constancia y carino, que usted nos niegue entonces y despues su licencia, por mas que ella lo solicite, y por mas que usted mismo lo apetezca, hasta tanto que yo se la pida a usted en papel sellado.” iRepito que se le fue la chabeta!… “Si usted accede, pues, a mi suplica, y me promete, bajo su palabra de honor, hacer bien su papel, y no confiar el secreto a nadie, en este caso nada me quedara que desear, y estoy seguro que muy pronto se podra firmar su obediente hijo el que ahora solo se dice de usted atento y seguro servidor: Eduardo de Contreras.” Si comprendo una jota de toda esta geringonza…. “Posdata.” ?Todavia le quedaron mas disparates en el buche?… “Ya le explicare a usted mi proyecto cuando pueda hacerlo a solas y sin dar que sospechar; entre tanto me urge el saber si usted me concede lo que tanto anhelo, y para ello ire dentro de una hora a su casa, y le hare entrar recado por Bruno de que deseo hablarle; usted entonces hagame decir secamente por el mismo que no me quiere recibir, y yo entonces interpretare esta repulsa a mi favor. Por Dios Sr. D. Pedro, que no logre yo el ver a usted….” iAh, conque es un proyecto!… que luego me explicara … y a fe que buena falta me hace … y yo entre tanto solo tengo que hacer … poco … muy poco es lo que tengo que hacer; no recibirle, encerrarme en mi cuarto para mayor seguridad … la cosa no es dificil … pero, y si tropiezo con el antes de que pueda ponerme al corriente … entonces … no le mirare a la cara, ahuecare la voz … y le volvere pronto las espaldas … tampoco esto es muy dificil … con todo no se yo si podre … y por otra parte me parece tan extravagante….

ESCENA III

BRUNO Y DON PEDRO

BRUNO. El Sr. D. Eduardo desea con mucho ahinco hablar con usted.

DON PEDRO (aparte). iJesus! Tan pronto….

BRUNO. Dice que es materia muy grave….

DON PEDRO (aparte). iQue compromiso!

BRUNO. Y que despachara en un santiamen.

DON PEDRO (aparte). ?Pero como puedo yo negarle un favor tan barato?

BRUNO. Yo le he asegurado que usted tendria mucho gusto en recibirle.

DON PEDRO. Has hecho muy mal.

BRUNO. iComo usted le estima tanto!

DON PEDRO. ?Quien te ha dicho eso?

BRUNO. Usted mismo no hace un credo; por mas senas que….

DON PEDRO. Que senas ni que berenjenas … siempre has de meterte en camisa de once varas.

BRUNO. Ya las quisiera yo de tres y media.

DON PEDRO (aparte). ?Pero yo, que arriesgo en darle gusto?

BRUNO. ?Conque, por fin, que le digo?

DON PEDRO. Dile que … que no le quiero recibir … anda.

BRUNO. Bueno … le dire que habia usted salido por la puerta falsa, y que….

DON PEDRO. No, no; que estoy en casa, y que no le quiero recibir.

BRUNO. Ya estoy, que siente usted mucho no poderle recibir, porque….

DON PEDRO. iHabra mentecato igual con sus malditos cumplidos!… No que no puedo, sino que no quiero recibirle, que no quiero; sin preambulos ni sentimientos, ni … ?lo entiendes ahora?

BRUNO. Pero eso no se le dice a nadie en sus bigotes.

DON PEDRO. Pues tu se lo vas a decir en los suyos … iy cuidado que no se lo digas!… que no quiero recibirle, ni mas ni menos…. (Aparte) No dudara ahora de mi amistad. (Vase)

ESCENA IV

BRUNO, Y LUEGO DON EDUARDO

BRUNO. iQue mosca le habra picado! Jamas le vi tan fosco … la carta traeria sin duda alguna pimienta y … pero esto no quita que yo trate de dorar la pildora … no sea tambien que se enfade y que yo vaya a pagar lo que no debo.

DON EDUARDO. iLo que tarda este Bruno! (A la puerta) Ya me falta paciencia … aqui esta solo … iDios mio, si no se lo habra dicho todavia!

BRUNO. Nadie puede responder de un primer pronto, y….

DON EDUARDO. Bruno, le dijo ya usted a su amo…. (Entrando)

BRUNO. Perdone usted, senor don Eduardo, si no he vuelto tan luego como … me entretuve aqui en….

DON EDUARDO. No importa, no importa; y ?que ha contestado su amo de usted?

BRUNO. Ya ve usted … el amo puede salir por la puerta trasera sin que nosotros lo sintamos….

DON EDUARDO. iHabia salido!… Y bien; esperare a que vuelva; icomo ha de ser!… (Se sienta)

BRUNO. No digo que haya salido, sino que….

DON EDUARDO. ?No me quiere recibir? Acabe usted. (Se levanta)

BRUNO. A veces, con la mejor voluntad del mundo, hay momentos tan ocupados en que no se puede….

DON EDUARDO. En que no se quiere recibir, ?querra usted decir?

BRUNO. En que no se puede….

DON EDUARDO. En que no se quiere … ?a que andar con rodeos?

BRUNO (aparte). iTambien es empeno el de los dos!

DON EDUARDO. Vaya … ?no es cierto que D. Pedro no quiere recibirme?

BRUNO (aparte). Estoy por cantar de plano.

DON EDUARDO. Ea, no tenga usted empacho … ?no es cierto?…

BRUNO. Cierto … ya que usted exige absolutamente….

DON EDUARDO. iOh! iQue fortuna!

BRUNO. iFortuna!

DON EDUARDO. La de no morirme aqui de repente al oir semejante desengano.

BRUNO (aparte). iQue lastima me da!

DON EDUARDO. ?Y D. Pedro, por supuesto se serviria de palabras agrias y malsonantes?

BRUNO. Oh no senor; el amo es incapaz de….

DON EDUARDO. Pero al menos se expresaria … asi … con cierta sequedad … ?eh?

BRUNO. Oiga usted, no necesita uno humedecerse mucho la boca para decir “no quiero”.

DON EDUARDO. iY bien, tanto mejor!

BRUNO. Si es a gusto de usted….

DON EDUARDO. Porque es bien claro que lo que mas importa a un desgraciado es llegar a serlo tanto, que ya no pueda serlo mas.

BRUNO. ?Eso llama usted claro?

DON EDUARDO. ?No ve usted que asi se pierde toda esperanza y toma uno al cabo su partido?

BRUNO. Cuando hay partido que tomar, no digo que no.

DON EDUARDO. Ahora quisiera yo que usted, mi querido Bruno….

BRUNO (aparte). iSu querido Bruno!…

DON EDUARDO. Me concediera una gracia que le voy a pedir y que sera probablemente la ultima que le pedire en mi vida.

BRUNO. Si esta en mi arbitrio….

DON EDUARDO. Lo esta, y consiste solo en que usted me proporcione una conferencia de dos minutos con su senorita.

BRUNO. Pero ?como quiere usted que yo…?

DON EDUARDO. Aqui mismo, en presencia de usted … dos minutos tan solo.

BRUNO. iAsi podre oir!

DON EDUARDO. Cuanto hablemos … que yo no soy partidario de misterios ni de cosas irregulares … lo unico que solicito es ver todavia otra vez a dona Matilde … y probarla con solo tres palabras que yo no era enteramente indigno del tesoro que codiciaba.

BRUNO. ?Quien puede dudarlo?… y muy digno que era usted. Con todo, ?yo, que puedo hacer? decirselo cuando mas a la senorita … pero si ella sale con lo que su padre … entonces….

DON EDUARDO. Entonces, tendremos los dos paciencia … y no la volvere a importunar mas.

BRUNO. Siendo asi, voy, pues, y Dios haga que no la coja de mal talante. (Vase)

ESCENA V

DON EDUARDO Y LUEGO BRUNO

DON EDUARDO. Que miedo tenia que D. Pedro no quisiera prestarse a mi proyecto sin saber antes … y tambien que el buen Bruno … pero hasta aqui todo va viento en popa; ahora solo falta el que Matilde venga, y me de ocasion para entablar la comedia … porque si no consigo hablarla, entonces no se como podre….

BRUNO. Pues … lo mismo que su padre. (Entrando)

DON EDUARDO. iMalo!

BRUNO. Me echo con cajas destempladas, y….

DON EDUARDO. ?Tampoco quiere verme?

BRUNO. Tampoco.

DON EDUARDO (aparte). Voto va … ?Que hare? si tuviera papel y tintero … quiza cuatro renglones … bien torcidos, como si me temblara el pulso … y cuatro expresiones bien campanudas … bien misteriosas….

BRUNO. Dijo que nada tenia que anadir ni quitar a lo que la carta rezaba….

DON EDUARDO. Alli creo hay uno y otro. (Se dirige a la mesa)

BRUNO. Y que de consiguiente era inutil que ustedes se hablasen.

DON EDUARDO. En efecto, aqui hay papel…. (Sentandose y escribiendo) y tambien pluma … escribamos. “Matilde …” sin adjetivo; cuando uno esta muy agitado deben dejarse los adjetivos en el tintero.

BRUNO. ?Que escribira?

DON EDUARDO. “iiMatilde!!” Dos signos de admiracion … “no tema usted que la importune, no….” Este segundo “no” vale un Peru. “Ya se que las condenas de amor no admiten apelacion, y que no es culpa de usted el que yo no haya sabido agradarla;” Punto y coma … “pero al menos que la vea yo a usted hoy, que la vea a usted siquiera otra vez, antes que nos separe para siempre el oceano….” iNo vaya a parecerla todavia poco el oceano!… “el oceano o la eternidad….” Ahora si que hay tierra de por medio … nada de firma … ni de sobre…. Bruno, entre usted este papel a dona Matilde.

BRUNO. Si….

DON EDUARDO. Entrele usted por la Virgen.

BRUNO. Cuando….

DON EDUARDO. Mire usted que me va la vida.

BRUNO. iSanta Margarita! (Entra precipitadamente)

ESCENA VI

DON EDUARDO Y LUEGO DONA MATILDE Y BRUNO

DON EDUARDO. Si esto no la ablanda, digo que es de piedra berroquena…. iPobre de mi, y a lo que me veo obligado para obtener a Matilde!… ia enganarla, a fingir un caracter tan opuesto al mio!… iOh! si yo no estuviera tan convencido como lo estoy de que Matilde me prefiere a pesar de pesares y que me debera su futuro bienestar, jamas apelaria … ipero ella es!… Pongamonos en guardia. (Se sienta como absorbido en una profunda meditacion)

BRUNO. Alli le tiene usted hecho una estatua. (A dona Matilde)

DONA MATILDE. No nos ha sentido … y en efecto, le encuentro muy desmejorado … retirate un poco … no, no tan lejos.

BRUNO. ?Si se habra dormido?

DONA MATILDE. He consentido, caballero…. (Aparte) No me oye.

DON EDUARDO. iAy!

DONA MATILDE. ?Suspira? (A Bruno)

BRUNO. Ya lo creo … y de mi alma. (A dona Matilde)

DONA MATILDE. He consentido, Sr. D. Eduardo…. (Acercandose)

DON EDUARDO. ?Quien?… iAh! Perdone usted, Matilde, si absorbido en mis tristes meditaciones … perdone usted … la desgracia hace injusto al misero a quien agobia … y yo ya me habia rendido al desaliento, persuadido a que usted persistiria en su cruel negativa.

DONA MATILDE. Quiza hubiera sido mas prudente; porque … ya ve usted, antes de tomar un partido irrevocable he debido pesar todas las circunstancias, y … no soy ninguna nina de quince anos.

BRUNO. Como que tiene usted ya sus diez y siete.

DONA MATILDE. Diez y ocho son los que tengo, si vamos a eso.

BRUNO. Diez y siete.

DONA MATILDE. Diez y ocho. iHabra pesado igual!

BRUNO. Pero hija, si nacio usted el dia de los innumerables martires de Zaragoza, que cayo en viernes en el mes pasado, y entonces hizo usted los diez y siete.

DONA MATILDE. Bueno, diez y siete; y lo que va desde entonces aca, ?no lo cuentas? Si sabre yo que tengo diez y ocho anos.

DON EDUARDO. iIndudablemente! Diez y ocho anos tiene usted, y mas bien mas que menos, edad, por mi desgracia, en que ya se calcula y se tiene la experiencia necesaria para conocer lo que se quiere y lo que conviene. Por eso, Matilde, no tema usted que la importune con mis suplicas, ni la entristezca con el relato de mis padecimientos … no por cierto … ?de que serviria? Usted ha hecho lo que ha debido … cerciorarse primero de que no me amaba, y quitarme luego de una vez toda esperanza … nada mas natural, ni mas de agradecer … otro mas afortunado que yo habra quiza obtenido….

DONA MATILDE. Oh, no, por lo que es eso, puede estar usted bien satisfecho … ni siquiera me he vuelto a acordar de que hay hombres en este mundo, desde ayer que crei necesario el desenganar a usted.

DON EDUARDO. Siempre es ese un consuelo … aunque por otra parte, si usted podia ser dichosa con otro hombre ?por que no me habia de alegrar? iAh! Matilde, su felicidad de usted es la unica idea que me ha preocupado siempre, y si algun dia, en medio de los paises remotos en que voy a arrastrar mi misera existencia, me llegara por acaso la noticia….

DONA MATILDE. iQue! ?Se va usted tan lejos?

DON EDUARDO. iOh! Si, muy lejos.

DONA MATILDE. Arrima unas sillas, Bruno…. ?Y donde? Esto es, si usted no tiene interes en callarlo.

DON EDUARDO. Apenas lo se yo todavia … cualquiera pais me es indiferente con tal que sea bien agreste y selvatico.

BRUNO (aparte). iSi se ira a Sacedon?

DON EDUARDO. He titubeado algun tiempo entre Californias y la Nueva Holanda; pero al cabo puede ser que me decida por la Isla de Francia.

DONA MATILDE. iAlli nacieron Pablo y Virginia!

DON EDUARDO. Y el negro Domingo tambien.

DONA MATILDE. En efecto … sientese usted, sientese usted.

DON EDUARDO. Es que temeria….

DONA MATILDE. No, no; sientese usted … y como iba diciendo alli fue donde paso toda su tragica historia, que tengo bien presente.

DON EDUARDO (aparte). Mas la tengo yo, que la lei anoche de cabo a rabo.

DONA MATILDE. iY aquella madre senor, aquella madre tan cruel que se empeno en que su hija habia de ser rica!

BRUNO. Mas cruel me parece a mi que hubiera sido si se hubiera empenado en lo contrario.

DON EDUARDO. Luego hallare en dicha isla todo cuanto puedo apetecer en mi posicion actual; cascadas que se despenan, rios que salen de madre, precipicios, huracanes….

BRUNO (aparte). No ire yo a la tal isla.

DON EDUARDO. Y bosques inmensos de platanos, cocoteros y tamarindos, con cuyos frutos podre sustentarme, o a cuya sombra podran reposar tal cual vez mis fatigados miembros.

DONA MATILDE. iY que! ?No tendra usted miedo de los negros cimarrones?

BRUNO (aparte). ?Quienes seran esos demonios?

DON EDUARDO. iAh! iMatilde, si viera usted que poco vale la vida cuando se vive sin deseos, ni porvenir!

DONA MATILDE. iPobre Eduardo!

DON EDUARDO. ?Se enternece usted?

BRUNO. Tambien a mi me empiezan a escocer los ojos, si vamos a eso.

DONA MATILDE. Ciertamente que no puedo menos de agradecer y admirar el que vaya asi a exponerse por mi causa a tantos peligros un joven de tales esperanzas, tan rico….

DON EDUARDO. ?Yo rico?

DONA MATILDE. Contando con la herencia del tio….

DON EDUARDO. No hay duda que he podido ser rico, pero….

DONA MATILDE. ?Pero que?

DON EDUARDO. Nada, nada.

DONA MATILDE. Expliquese usted.

DON EDUARDO. Son cosas mias, que ya no pueden interesar a usted.

DONA MATILDE. iOh! si, si … hable usted … lo quiero … lo exijo….

DON EDUARDO. Bueno; sepa usted que cuando el Sr. D. Pedro creia que mi tio aprobaba nuestro proyectado enlace, este me instaba a que me casase con la hija unica del conde de la Langosta….

BRUNO (aparte). Familia muy noble en tierra de Campos.

DONA MATILDE. ?Y bien?

DON EDUARDO. iY que mi tio me ha desheredado en seguida, porque no he querido darle gusto!

DONA MATILDE. ?Le ha desheredado a usted?

DON EDUARDO. Asi me lo anuncia en una carta que recibi ayer suya, dos o tres horas antes que Bruno me entregara la de su padre de usted.

DONA MATILDE. ?Le ha desheredado a usted?

DON EDUARDO. Pues, y por lo mismo nada sacrifico, en punto a bienes de fortuna, al desterrarme para siempre de mi patria.

DONA MATILDE. ?Y habia de consentir yo en ese destierro?

BRUNO. Perrada fuera.

DONA MATILDE. iYo, que tengo la culpa de todas las desgracias de usted!

DON EDUARDO. Pero que remedio….

DONA MATILDE. No, jamas se realizara tan terrible separacion … si es cierto que usted me quiere….

DON EDUARDO. ?Lo duda usted todavia?

DONA MATILDE. ?Desheredado por mi! iY yo he podido, Dios mio, desconocer un instante tanto merito!

DON EDUARDO. iNo llore usted, por mi vida, Matilde mia!

DONA MATILDE. iSi, hace usted bien en llamarme suya … que de usted soy y sere … que de usted he sido siempre; porque ahora lo conozco, y no tengo vergueenza de confesarlo!

BRUNO. iPobrecita, que ha de hacer mas que conocerlo y confesarlo!

DON EDUARDO. ?Puedo creer tamana dicha!

DONA MATILDE. Ojala estuviera aqui mi padre, para que en su presencia….

ESCENA VII

DON PEDRO Y DICHOS

DON PEDRO (aparte). Si se habra ya ido.

DONA MATILDE. Papa, papa, aqui esta D. Eduardo.

DON PEDRO. iHola! Conque…. (Risueno)

DON EDUARDO. Hum. (Tosiendo)

DON PEDRO (aparte). iCanario! que se me olvidaba el encargo….

DONA MATILDE. Y ya nos hemos explicado cierto _qui pro quo_ que habia … y … nos hemos mutuamente satisfecho … y….

DON PEDRO. iOh! pues si se han satisfecho ustedes, entonces…. (Risueno)

DON EDUARDO. Hum. (Tose)

DON PEDRO (aparte). iMaldita carraspera!

DONA MATILDE. ?No es verdad, papa, que usted se alegra de ello, y que?…

DON EDUARDO. Achi. (Estornuda fuerte)

BRUNO. _Dominus tecum_.

DON PEDRO. No, hija mia, no me alegro de semejante cosa ni tampoco puedo aprobar … porque … despues de todo, y … en fin, yo me entiendo, yo me entiendo.

DONA MATILDE. Yo soy la que no entiendo a usted, papa mio, porque….

DON EDUARDO. Su papa de usted, Matilde mia, se habra irritado al verme aqui en conversacion con usted, cuando me habia hecho decir que no queria recibirme.

DON PEDRO. Precisamente.

DON EDUARDO. Y creera que en esto le hemos faltado al respeto.

DON PEDRO. Cabal.

DON EDUARDO. Y que nuestra conferencia clandestina es contra las leyes del decoro.

DON PEDRO. Si, senor, clandestina, y contra las leyes del decoro.

DON EDUARDO. Y al notar yo el furor de sus miradas y el calor con que se expresa, le protesto a usted empiezo a temer ademas que ya no quiera atender a otras razones, que nos quiera separar, y aun para separarnos mas pronto que la coja ahora mismo del brazo y se la lleve a su gabinete.

DON PEDRO. Eso es, eso es, ni mas ni menos, lo que voy a hacer…. Vente conmigo. (A Matilde)

DONA MATILDE. ?Pero papa?

DON PEDRO. Vente conmigo. (Llevandola como por fuerza)

DON EDUARDO. Pero Sr. D. Pedro….

DON PEDRO. iEh! (Volviendose para oir lo que va a decir)

DON EDUARDO. Decia que yo tambien me retiraba para no ofender a usted mas con mi presencia.

DON PEDRO. Bien hecho…. Vamos. (A Matilde)

DONA MATILDE. Adios, Eduardo.

DON EDUARDO. Adios, Matilde.

DON PEDRO. Vamos, repito.

DONA MATILDE. Fiate en mi constancia. (Al entrarse)

DON EDUARDO. Ya me fio. (Yendose)

DONA MATILDE. Adios. (Desde adentro)

DON EDUARDO. Adios. (Vase)

BRUNO. iComo se quieren! Como dos tortolillos … y el amo, a pesar de eso, y sin saber por que, los separa y los … vaya, no hiciera otro tanto Herodes el Ascalonita.

ACTO TERCERO

ESCENA PRIMERA

DON PEDRO Y DONA MATILDE

DONA MATILDE. Por Dios, papa, dejese usted ablandar.

DON PEDRO. No, no; nunca consentire en semejante bodorrio.

DONA MATILDE. ?Pues no lo aprobaba usted antes?

DON PEDRO. No sabia entonces lo que se ahora.

DONA MATILDE. ?Pero que sabe usted?

DON PEDRO. Mil cosas … se en primer lugar que tu D. Eduardo no tiene un ochavo.

DONA MATILDE. ?Y ese es acaso gran defecto?

DON PEDRO. No te lo parece a ti ahora, que te sientas, por ejemplo, a la mesa, y si hay tortilla comes tortilla, sin informarte siquiera de a como va la docena de huevos; pero cuando seas ama de casa y veas volver a Toribio con la esportilla vacia, porque tu marido no dejo una blanca con que llenarla, ya veras entonces si se te cae la baba por la gracia.

DONA MATILDE (aparte). iQue preocupacion!…

DON PEDRO. En fin, te repito que no me acomoda el yerno que me quieres dar … ni yo se tampoco lo que te prenda en el, porque fisonomia menos expresiva….

DONA MATILDE. iCalle usted, senor, y tiene dos ojos como dos carbunclos!

DON PEDRO. Lo dicho dicho, Matilde; no cuentes jamas con mi licencia … si te quieres casar con ese hombre y morirte despues de hambre … casate enhorabuena, y buen provecho te haga, con tal que yo no te vuelva a ver en mi vida…. Esto es lo unico y lo ultimo que te digo … adios…. (Aparte) Bueno sera que me vaya antes que empiecen los pucheros.

ESCENA II

DONA MATILDE

DONA MATILDE. iQue me case y que no le vuelva a ver en su vida!… y el mismo me lo indica…. iDios mio, que entranas tienen estos padres! iQue me case!… iSi sospechara alguna cosa de lo que Eduardo y yo tenemos tratado para cuando ya no haya otro recurso! ?Y queda ya alguno por ventura? iQue me case!… Y bien, si … me casare … me casare con el hombre de mi eleccion, con el unico mortal que me es simpatico, y que puede proporcionarme la mayor felicidad posible en este mundo … la de amar y ser amada; porque o yo no se en lo que se cifra el ser una mujer dichosa, o ha de consistir necesariamente en estar siempre al lado de lo que ella ama; en jurarle a cada instante un eterno carino; en respirar el aire que el respire … ?y cuesta acaso algo de esto dinero? No, no … por fortuna todo esto se hace de balde, por mas que digan lo contrario … y todo esto lo hare con mi