Full Text Archive logoFull Text Archive — Free Classic E-books

The History Of The Conquest Of Peru by William H. Prescott

Part 16 out of 17

Adobe PDF icon
Download this document as a .pdf
File size: 2.0 MB
What's this? light bulb idea Many people prefer to read off-line or to print out text and read from the real printed page. Others want to carry documents around with them on their mobile phones and read while they are on the move. We have created .pdf files of all out documents to accommodate all these groups of people. We recommend that you download .pdfs onto your mobile phone when it is connected to a WiFi connection for reading off-line.

of his hearers; and the source of this power was the confidence
he inspired in his own integrity. Amidst all the calumnies of
faction, no imputation was ever cast on the integrity of Gasca.
*42 No wonder that a virtue so rare should be of high price in

[Footnote 42: "Fue tan recatado y estremado en esta virtud, que
puesto que de muchos quedo mal quisto, quando del Peru se partio
para Espana, por el repartimiento que hizo: con todo esso, jamas
nadie dixo del, ni sospecho; que en esto ni otra cosa, se vuiesse
mouido por codicia." Fernandez, Hist. de Peru, Parte 1, lib. 2
cap. 95]

There are some men whose characters have been so wonderfully
adapted to the peculiar crisis in which they appeared, that they
seem to have been specially designed for it by Providence. Such
was Washington in our own country, and Gasca in Peru We can
conceive of individuals with higher qualities, at least with
higher intellectual qualities, than belonged to either of these
great men. But it was the wonderful conformity of their
characters to the exigencies of their situation, the perfect
adaptation of the means to the end, that constituted the secret
of their success; that enabled Gasca so gloriously to crush
revolution, and Washington still more gloriously to achieve it.

Gasca's conduct on his first coming to the colonies affords the
best illustration of his character. Had he come backed by a
military array, or even clothed in the paraphernalia of
authority, every heart and hand would have been closed against
him. But the humble ecclesiastic excited no apprehension; and
his enemies were already disarmed, before he had begun his
approaches. Had Gasca, impatient of Hinojosa's tardiness,
listened to the suggestions of those who advised his seizure, he
would have brought his cause into jeopardy by this early display
of violence. But he wisely chose to win over his enemy by
operating on his conviction.
In like manner, he waited his time for making his entry into
Peru. He suffered his communications to do their work in the
minds of the people, and was careful not to thrust in the sickle
before the harvest was ripe. In this way, wherever he went,
every thing was prepared for his coming; and when he set foot in
Peru, the country was already his own.
After the dark and turbulent spirits with which we have been
hitherto occupied, it is refreshing to dwell on a character like
that of Gasca. In the long procession which has passed in review
before us, we have seen only the mail-clad cavalier, brandishing
his bloody lance, and mounted on his warhorse, riding over the
helpless natives, or battling with his own friends and brothers;
fierce, arrogant, and cruel, urged on by the lust of gold, or the
scarce more honorable love of a bastard glory. Mingled with
these qualities, indeed, we have seen sparkles of the chivalrous
and romantic temper which belongs to the heroic age of Spain.
But, with some honorable exceptions, it was the scum of her
chivalry that resorted to Peru, and took service under the banner
of the Pizarros. At the close of this long array of iron
warriors, we behold the poor and humble missionary coming into
the land on an errand of mercy, and everywhere proclaiming the
glad tidings of peace. No warlike trumpet heralds his approach,
nor is his course to be tracked by the groans of the wounded and
the dying. The means he employs are in perfect harmony with his
end. His weapons are argument and mild persuasion. It is the
reason ne would conquer, not the body. He wins his way by
conviction, not by violence. It is a moral victory to which he
aspires, more potent, and happily more permanent, than that of
the blood-stained conqueror. As he thus calmly, and
imperceptibly, as it were, comes to his great results, he may
remind us of the slow, insensible manner in which Nature works
out her great changes in the material world, that are to endure
when the ravages of the hurricane are passed away and forgotten.

With the mission of Gasca terminates the history of the Conquest
of Peru. The Conquest, indeed, strictly terminates with the
suppression of the Peruvian revolt, when the strength, if not the
spirit, of the Inca race was crushed for ever. The reader,
however, might feel a natural curiosity to follow to its close
the fate of the remarkable family who achieved the Conquest. Nor
would the story of the invasion itself be complete without some
account of the civil wars which grew out of it; which serve,
moreover, as a moral commentary on preceding events, by showing
that the indulgence of fierce, unbridled passions is sure to
recoil, sooner or later, even in this life, on the heads of the
It is true, indeed, that the troubles of the country were renewed
on the departure of Gasca. The waters had been too fearfully
agitated to be stilled, at once, into a calm; but they gradually
subsided, under the temperate rule of his successors, who wisely
profited by his policy and example. Thus the influence of the
good president remained after he was withdrawn from the scene of
his labors, and Peru, hitherto so distracted, continued to enjoy
as large a share of repose as any portion of the colonial empire
of Spain. With the benevolent mission of Gasca, then, the
historian of the Conquest may be permitted to terminate his
labors, - with feelings not unlike those of the traveller, who
having long journeyed among the dreary forests and dangerous
defiles of the mountains, a length emerges on some pleasant
landscape smiling in tranquillity and peace.
Augustin de Zarate - a highly respectable authority, frequently
cited in the later portion of this work - was Contador de
Mercedes, Comptroller of Accounts, for Castile. This office he
filled for fifteen years; after which he was sent by the
government to Peru to examine into the state of the colonial
finances, which had been greatly deranged by the recent troubles,
and to bring them, if possible, into order.

Zarate went out accordingly in the train of the viceroy Blasco
Nunez, and found himself, through the passions of his imprudent
leader, entangled, soon after his arrival, in the inextricable
meshes of civil discord. In the struggle which ensued, he
remained with the Royal Audience; and we find him in Lima, on the
approach of Gonzalo Pizarro to that capital, when Zarate was
deputed by the judges to wait on the insurgent chief, and require
him to disband his troops and withdraw to his own estates. The
historian executed the mission, for which he seems to have had
little relish, and which certainly was not without danger. From
this period, we rarely hear of him in the troubled scenes that
ensued. He probably took no further part in affairs than was
absolutely forced on him by circumstances; but the unfavorable
bearing of his remarks on Gonzalo Pizarro intimates, that,
however he may have been discontented with the conduct of the
viceroy, he did not countenance, for a moment, the criminal
ambition of his rival. The times were certainly unpropitious to
the execution of the financial reforms for which Zarate had come
to Peru. But he showed so much real devotion to the interests of
the Crown, that the emperor, on his return, signified his
satisfaction by making him Superintendent of the Finances in

Soon after his arrival in Peru, he seems to have conceived the
idea of making his countrymen at home acquainted with the
stirring events passing in the colony, which, moreover, afforded
some striking passages for the study of the historian. Although
he collected notes and diaries, as he tells us, for this purpose,
he did not dare to avail himself of them till his return to
Castile. "For to have begun the history in Peru," he says,
"would have alone been enough to put my life in jeopardy; since a
certain commander, named Francisco de Carbajal, threatened to
take vengeance on any one who should be so rash as to attempt the
relation of his exploits, - far less deserving, as they were, to
be placed on record, than to be consigned to eternal oblivion."
In this same commander, the reader will readily recognize the
veteran lieutenant of Gonzalo Pizarro.
On his return home, Zarate set about the compilation of his work.
His first purpose was to confine it to the events that followed
the arrival of Blasco Nunez; but he soon found, that, to make
these intelligible, he must trace the stream of history higher up
towards its sources. He accordingly enlarged his plan, and,
beginning with the discovery of Peru, gave an entire view of the
conquest and subsequent occupation of the country, bringing the
narrative down to the close of Gasca's mission. For the earlier
portion of the story, he relied on the accounts of persons who
took a leading part in the events. He disposes more summarily of
this portion than of that in which he himself was both a
spectator and an actor; where his testimony, considering the
advantages his position gave him for information, is of the
highest value.
Alcedo in his Biblioteca Americana, Ms., speaks of Zarate's work
as "containing much that is good, but as not entitled to the
praise of exactness." He wrote under the influence of party heat,
which necessarily operates to warp the fairest mind somewhat from
its natural bent. For this we must make allowance, in perusing
accounts of conflicting parties. But there is no intention,
apparently, to turn the truth aside in support of his own cause;
and his access to the best sources of knowledge often supplies us
with particulars not within the reach of other chroniclers. His
narrative is seasoned, moreover, with sensible reflections and
passing comments, that open gleams of light into the dark
passages of that eventful period. Yet the style of the author
can make but moderate pretensions to the praise of elegance or
exactness; while the sentences run into that tedious,
interminable length which belongs to the garrulous compositions
of the regular thoroughbred chronicler of the olden time.
The personalities, necessarily incident, more or less, to such a
work, led its author to shrink from publication, at least during
his life. By the jealous spirit of the Castilian cavalier,
"censure," he says, "however light, is regarded with indignation,
and even praise is rarely dealt out in a measure satisfactory to
the subject of it." And he expresses his conviction that those do
wisely, who allow their accounts of their own times to repose in
the quiet security of manuscript, till the generation that is to
be affected by them has passed away. His own manuscript,
however, was submitted to the emperor; and it received such
commendation from this royal authority, that Zarate, plucking up
a more courageous spirit, consented to give it to the press. It
accordingly appeared at Antwerp, in 1555, in octavo; and a second
edition was printed in folio, at Seville, in 1577. It has since
been incorporated in Barcia's valuable collection; and, whatever
indignation or displeasure it may have excited among
contemporaries, who smarted under the author's censure, or felt
themselves defrauded of their legitimate guerdon, Zarate's work
has taken a permanent rank among the most respectable authorities
for a history of the time.

The name of Zarate naturally suggests that of Fernandez, for both
were laborers in the same field of history. Diego Fernandez de
Palencia, or Palentino, as he is usually called, from the place
of his birth came over to Peru, and served as a private in the
royal army raised to quell the insurrections that broke out after
Gasca's return to Castile Amidst his military occupations, he
found leisure to collect materials for a history of the period,
to which he was further urged by the viceroy, Mendoza, Marques de
Canete, who bestowed on him, as he tells us, the post of
Chronicler of Peru. This mark of confidence in his literary
capacity intimates higher attainments in Fernandez than might be
inferred from the humble station that he occupied. With the
fruits of his researches the soldier-chronicler returned to
Spain, and, after a time, completed his narrative of the
insurrection of Giron.

The manuscript was seen by the President of the Council of the
Indies, and he was so much pleased with its execution, that he
urged the author to write the account, in like manner, of Gonzalo
Pizarro's rebellion, and of the administration of Gasca. The
historian was further stimulated, as he mentions in his
dedication to Philip the Second, by the promise of a guerdon from
that monarch, on the completion of his labors; a very proper, as
well as politic, promise, but which inevitably suggests the idea
of an influence not altogether favorable to severe historic
impartiality. Nor will such an inference be found altogether at
variance with truth; for while the narrative of Fernandez
studiously exhibits the royal cause in the most favorable aspect
to the reader, it does scanty justice to the claims of the
opposite party. It would not be meet, indeed, that an apology
for rebellion should be found in the pages of a royal pensioner;
but there are always mitigating circumstances, which, however we
may condemn the guilt, may serve to lessen our indignation
towards the guilty. These circumstances are not to be found in
the pages of Fernandez. It is unfortunate for the historian of
such events, that it is so difficult to find one disposed to do
even justice to the claims of the unsuccessful rebel. Yet the
Inca Garcilasso has not shrunk from this, in the case of Gonzalo
Pizarro; and even Gomara, though living under the shadow, or
rather in the sunshine, of the Court, has occasionally ventured a
generous protest in his behalf.

The countenance thus afforded to Fernandez from the highest
quarter opened to him the best fountains of intelligence, - at
least, on the government side of the quarrel. Besides personal
communication with the royalist leaders, he had access to their
correspondence, diaries, and official documents. He
industriously profited by his opportunities; and his narrative,
taking up the story of the rebellion from its birth, continues it
to its final extinction, and the end of Gasca's administration.
Thus the First Part of his work, as it was now called, was
brought down to the commencement of the Second, and the whole
presented a complete picture of the distractions of the nation,
till a new order of things was introduced, and tranquillity was
permanently established throughout the country.

The diction is sufficiently plain, not aspiring to rhetorical
beauties beyond the reach of its author, and out of keeping with
the simple character of a chronicle. The sentences are arranged
with more art than in most of the unwieldy compositions of the
time; and, while there is no attempt at erudition or philosophic
speculation, the current of events flows on in an orderly manner,
tolerably prolix, it is true, but leaving a clear and
intelligible impression on the mind of the reader. No history of
that period compares with it in the copiousness of its details;
and it has accordingly been resorted to by later compilers, as an
inexhaustible reservoir for the supply of their own pages; a
circumstance that may be thought of itself to bear no slight
testimony to the general fidelity, as well as fulness, of the
narrative. - The Chronicle of Fernandez, thus arranged in two
parts, under the general title of Historia del Peru, was given to
the world in the author's lifetime, at Seville, in 1571, in one
volume, folio, being the edition used in the preparation of this


No. I

Description Of The Royal Progresses Of The Incas; Extracted From
Sarmiento's Relacion, Ms.

[The original manuscript, which was copied for Lord
Kingsborough's valuable collection, is in the Library of the

Quando en tiempo de paz salian los Yngas a visitar su Reyno, cuen
tan que iban por el con gran majestad, sentados en ricas andas
armadas sobre unos palos lisos largos, de manera escelente,
engastadas en oro y argenteria, y de las andas salian dos arcos
altos hechos de oro, engastados en piedras preciosas: caian unas
mantas algo largas por todas las andas, de tal manera que las
cubrian todas, y sino era queriendo el que iba dentro, no podia
ser visto, ni alzaban las mantas si no era cuando entraba y
salia, tanta era su estimacion; y para que le entrase aire, y el
pudiese ver el camino, havia en las mantas hechos algunos
agujeros hechos por todas partes. En estas andas habia riqueza,
y en algunas estaba esculpido el Sol y la luna, y en otras unas
culebras grandes ondadas y unos como bastones que las
atravesaban. Esto trahian por encima por armas, y estas andas
las llevaban en ombros de los Senores, los mayores y mas
principales del Reyno, y aquel que mas con ellas andaba, aquel se
tenia por mas onrado y por mas faborecido. En rededor de las
andas, a la ila, iba la guardia del Rey con los arqueros y
alabarderos, y delante iban cinco mil honderos, y detras venian
otros tantos Lanceros con sus Capitanes, y por los lados del
camino y por el mesmo camino iban corredores fides, descubriendo
lo que habia, y avisando la ida del Senor; y acudia tanta gente
por lo ver, que parecia que todos los cerros y laderas estaba
lleno de ella, y todos le davan las vendiciones alzando alaridos,
y grita grande a su usanza, llamandole, Ancha atunapa indichiri
campa capalla apatuco pacha camba bolla Yulley, que en nuestra
lengua dira "Muy grande y poderoso Senor, hijo del Sol, tu solo
eres Senor, todo el mundo te oya en verdad," y sin esto le decian
otras cosas mas altas, tanto que poco faltaba para le adorar por
Dios. Todo el camino iban Yndios llimpiandolo, de tal manera que
ni yerba ni piedra no parecia, sino todo limpio y barrido.
Andaba cada dia cuatro leguas, o lo que el queria, paraba lo que
era servido, para entender el estado de su Reyno, oia alegremente
a los que con quejas le venian, remediando, y castigando a quien
hacia injusticias; los que con ellos iban no se desmandaban a
nada ni salian un paso del camino. Los naturales proveian a lo
necesario, sin lo cual lo havia tan cumplido en los depositos,
que sobraba, y ninguna cosa faltaba. Por donde iba, salian
muchos hombres y mujeres y muchachos a servir personalmente en lo
que les era mandalo, y para llebar las cargas, los de un pueblo
las llebaban hasta otro, de donde los unos las tomaban y los
otros las dejaban, y como era un dia, y cuando mucho dos, no lo
sentian, ni de ello recivian agravio ninguno. Pues yendo el
Senor de esta manera, caminaba por su tierra el tiempo que le
placia, viendo por sus ojos lo que pasaba, y proveyendo lo que
entendia que convenia, que todo era cosas grandes e importantes;
lo cual hecho, daba la buelta al Cuzco, principal Ciudad de todo
su imperio.

No. II.

Account Of The Great Road Made By The Incas Over The Plateau,
From Quito To Cuzco; Extracted From Sarmiento's Relacion, Ms.

Una de las cosas de que yo mas me admire, contemplando y notando
las cosas de estos Reynos, fue pensar como y de que manera se
pudieron hacer caminos tan grandes y sovervios como por el vemos,
y que fuerzas de hombres bastaran a lo hacer, y con que
herramientas y instrumentos pudieron allanar los montes y
quebrantar las penas para hacerlos tan anchos y buenos como
estan; por que me parece que si el Emperador quisiese mandar
hacer otro camino Real como el que ba del Quito al Cuzco o sale
del Cuzco para ir a Chile, ciertamte creo, con todo su poder,
para ello no fuese poderoso, ni fuerzas de hombres lo pudiesen
hacer, sino fuese con la orden tan grande que para ello los Yngas
mandaron que hubiese: por que si fuera Camino de cinquenta
leguas, o de ciento, o de doscientas, es de creer que aunque la
tierra fuera mas aspera, no se tu biera en mucho con buena
diligencia hacerlo; mas estos eran tan largos que havia alguno
que tenia mas de mil y cien leguas, todo hechado por sierras tan
grandes y espantosas que por algunas partes mirando abajo se
quitaba la vista, y algunas de estas Sierras derechas y llenas de
pie dras, tanto que era menester cavar por las laderas en pena
viva para hacer el camino ancho y llano, todo lo qual hacian con
fuego y con sus picos; por otras lugares havia subidas tan altas
y asperas, que hacian desde lo bajo escalones para poder subir
por ellos a lo mas alto, haciendo entre medias de ellos algunos
descansos anchos para el reposo de la gente; en otros lugares
havia montones de nieve que eran mas de temer, y estos no en un
lugar sino en muchas partes, y no asi como quiera sino que no ba
ponderado ni encarecido como ello es, ni como lo bemos, y por
estas nieves y por donde havia montanas, de arboles y cespedes lo
hacian llano y empedrado si menester fuese. Los que leyeren este
Libro y hubieren estado en el Peru, miren el Camino que ba desde
Lima a Xauxa por las Sierras tan asperas de Guayacoire y por las
montanas nevadas de Pavacaca, y entenderan los que a ellos lo
oyeren si es mas lo que ellos vieron que no lo que yo escrivo.
No. III.

Policy Observed By The Incas In Their Conquests; Taken From
Sarmiento's Relacion, Ms

Una de las cosas de que mas se tiene embidia a estos Senores, es
entender quan bien supieron conquistar tan grandes tierras y
ponerlas con su prudencia en tanta razon como los Espanoles las
hallaron quando por ellos fue descubierto este Reyno, y de que
esto sea asi muchas vezes me acuerdo yo estando en alguna
Provincia indomita fuera de estos Reynos oir luego a los mesmos
Espanoles yo aseguro que si los Yngas anduvieran por aqui que
otra cosa fuera esto, es decir no conquistaran los Yngas esto
como lo otro porque supieran servir y tributar, por manera que
quanto a esto, conozida esta la ventaja que nos hacen pues con su
orden las gentes vivian con ella y crecian en multiplicacion, y
de las Provincias esteriles hacian fertiles y abundantes en tanta
manera y por tan galana orden como se dira, siempre procuraron de
hacer por bien las cosas y no por mal en el comienzo de los
negocios, despues algunos Yngas hicieron grandes castigos en
muchas partes, pero antes todos afirman que fue grande con la
benevolencia y amicicia que procuraban el atraer a su servicio
estas gentes, ellos salian del Cuzco con su gente y aparato de
guerra y caminaban con gran concierto hasta cerca de donde havian
de ir, y querian conquistar, donde muy bastante mente se
informaban del poder que tenian los enemigos y de las ayudas que
podrian tener y de que parte les podrian venir favores y por que
Camino, y esto entendido por ellos, procuraban por las vias a
ellos posibles estorvar que no fuesen socorridos ora con dones
grandes que hacian ora con resistencias que ponian, entendiendo
sin esto de mandar hacer sus fuertes, los quales eran en Cerro o
ladera hechos en ellos ciertas Cercas altas y largas, con su
puerta cada una, porque perdida la una pudiesen pasarse a la otra
y de la otra hasta lo mas alto, y embiaban esanchas de los
Confederados para marcar la tierra y ver los caminos y conocer
del arte qe estaban aguardando y por donde havia mas
mantenimiento, saviendo por el camino que havian de llevar y la
orden con que havian de ir, embiabales mensageros propios con los
quales les embiaba a decir, que el los queria tener por parientes
y aliados, por tanto que con buen animo y corazon alegre se
salieser lo recevir y recevirlo en su Provincia, para que en ella
le sea dad obediencia como en las demas, y porqe lo hagan con
voluntad presentes a los Senores naturales, y con esto y con
otras buenas maneras que tenia entraron en muchas tierras sin
guerra, en las quales mandaban a la gente de guerra que con el
iba que no hiciesen dano ni injuria ninguna ni robo ni fuerza, y
si en tal Provincia no havia mantenimiento mandaba que de otra
parte se proveyese, porque a los nuebamente venidos a su servicio
no les pareciese desde luego pesado su mando y conocimiento, y el
conocerle y aborrecerle fuese en un tiempo, y si en alguna de
estas Provincias no havia ganado mandaba luego que les diese por
quenta tantas mil Cavezas, lo qual mandaban que mirasen mucho y
con ello multiplicasen para proberse de Lana para sus Ropas, y
que no fuesen osados de comer ni matar ninguna cria por los anos
y tiempo que les senalaba, y si havia ganado y tenian de otra
cosa falta era lo mismo, y si estaban en Collados y arenales bien
les hacian entender con buenas palabras que hiciesen Pueblos y
Casas en lo mas llano de las Sierras y laderas, y como muchos no
eran diestros en cultibar las tierras abecavanles como lo havian
de hacer imponiendoles en que supiesen sacar acequias y regar con
ellas los Campos, en todo los havian de proveer tan
concertadamente que quando entraba por amistad alguno de los
Yngas en Provincias de estas, en brebe tiempo quedaba tal que
parecia otra y los naturales le daban la obediencia consintiendo
que sus delegados quedasen en ellos, y lo mismo los Mitimaes; en
otras muchas que entraron de guerra y por fuerza de armas
mandabase que en los mantenimientos y Casas de los enemigos se
hiciese poco dano, diciendoles el Senor, presto seran estos
nuestros como los que ya lo son; como esto tenian conocido,
procuraban q. la guerra fuese la mas liviana que ser pudiese, no
embargante que en muchos lugares se dieron grandes batallas,
porque todavia los naturales de ellos querian conservarse en la
livertad antigua sin perder sus costumbres y Religion por tomar
otras estranas, mas durando la guerra siempre havian los Yngas lo
mejor, y vencidos no los destruian de nuebo, antes mandaban
restituhir los Presos si algunos havia y el despojo y ponerlos en
posesion de sus haciendas y senorio, amonestandoles que no
quieran ser locos en tener contra su Persona Real competencias ni
dejar su amistad, antes querian ser sus amigos como lo son los
Comarcanos suyos, y diciendoles esto, dabanles algunas mugeres
hermosas y presas ricas de Lana o de metal de oro, con estas
dadivas y buenas palabras havia las voluntades de todos, de tal
manera que sin ningun temor los huidos a los montes se a
sus Casas y todos dejaban las armas y el que mas veces veia al
Ynga se tenia por mas bien aventurado y dichoso. Los senorios
nunca los tiraban a los naturales, a todos mandaban unos y otros
que por Dios adorasen el Sol; sus demas religiones y costumbres
no se las prohivian, pero mandabanles que se governasen por las
Leyes y costumbres que se governaban en el Cuzco y que todos
hablasen en la Lengua general, y puesto Governador por el Senor
con guarniciones de gente de guerra, parten para lo de adelante;
y si estas Provincias eran grandes, luego se entendia en edificar
Templo del Sol y colocar las mugeres que ponian en los demas y
hacer Palacios para los Senores, y cobraban para los tributos que
havian de pagar sin llevarles nada demasiado ni agraviarles en
cosa ninguna, encaminandoles en su policia y en que supiesen
hacer edificios y traer ropas largas y vivir concertadamente en
sus Pueblos, a los quales si algo les faltaba de que tubiesen
necesidad eran provehidos y ensenados como lo havian de sembrar y
beneficiar, de tal manera se hacia esto que sabemos en muchos
Lugares que no havia maiz tenello despues sobrado, y en todo lo
demas andaban como salvages mal vestidos y descalsos, y desde que
conocieron a estos Senores usaron de Camisetas lares y mantas y
las mugeres lo mismo y de otras buenas cosas, tanto que para
siempre habra memoria de todo ello; y en el Collao y en otras
partes mando pasar Mitimaes a la Sierra de los Andes para que
sembrasen maiz y coca y otras frutas y raizes de todos los
Pueblos la cantidad combeniente, los quales con sus mugeres
vivian siempre en aquella parte donde sembraban y cojian tanto de
lo que digo que se sentia poco la falta por traer mucho de estas
partes y no haver Pueblo ninguno por pequeno que fuese que no
tubiese de estos Mitimaes. Adelante trataremos quantas suertes
havia de estos Mitimaes y hacian los unos y entendian los otros.

No. IV.

Extract From The Last Will And Testament Of Mancio Sierra
Lejesema, Ms.
[The following is the preamble of the testament of a soldier of
the Conquest, named Lejesema. It is in the nature of a death-bed
confession; and seems intended to relieve the writer's mind, who
sought to expiate his own sins by this sincere though tardy
tribute to the merits of the vanquished. As the work in which it
appears is rarely to be met with, I have extracted the whole of
the preamble.]

Verdadera confesion y protestacion en articulo de muerte hecha
por uno de los primeros espanoles conquistadores del Peru,
nombrado Mancio Sierra Lejesema, con su testamento otorgado en la
ciudad del Cuzco el dia 15 de Setiembre de 1589 ante Geronimo
Sanchez de Quesada escribano publico: la qual la trae el P. Fr.
Antonio Calancha del orden de hermitanos de San Agustin en la
cronica de su religion en el lib. 1, cap. 15, folio 98, y es del
tenor siguiente.

"Primeramente antes de empezar dicho mi testamento, declaro que
ha muchos anos que yo he deseado tener orden de advertir a la
Catolica Majestad del Rey Don Felipe, nuestro Senor, viendo cuan
catolico y cristianisimoes, y cuan zeloso del servicio de Dios
nuestro Senor, por lo que toca al descargo de mi anima, a causa
de haber sido yo mucho parte en descubrimiento, conquista, y
poblacion de estos Reynos, cuando los quitamos a los que eran
Senores Ingas, y los poseian, y regian como suyos propios, y los
pusimos debajo de la real corona, que entienda su Majestad
Catolica que los dichos Ingas los tenian gobernados de tal
manera, que en todos ellos no habia un Ladron ni hombre vicioso,
ni hombre holgazan, ni una muger adultera ni mala; ni se permitia
entre ellos ni gente de mal vivir en lo moral; que los hombres
tenian sus ocupaciones honestas y provechosas; y que los montes y
minas, pastes, caza y madera, y todo genero de aprovechamientos
estaba gobernado y repartido de suerte que cada uno conocia y
tenia su hacienda sin que otro ninguno se la ocupase o tomase, ni
sobre ello habian pleytos; y que las cosas de guerra, aunque eran
muchas, no impedian a las del Comercio, ni estas a las cosas de
labranza, o cultivar de las tierras, ni otra cosa alguna, y que
en todo, desde lo mayor hasta lo mas menudo, tenia su orden y
concierto con mucho acierto: y que los Ingas eran tenidos y
obecidos y respetados de sus subditos como gente muy capaz y de
mucho Gobierno, y que lo mismo eran sus Gobernadores y Capitanes,
y que como en estos hallamos la fuerza y el mando y la
resistencia para poderlos sugetar e oprimir al servicio de Dios
nuestro Senor y quitarles su tierra y ponerla debaxo de la real
corona, fue necesario quitarles totalmente el poder y mando y los
bienes, como se los quitamos a fuerza de armas: y que mediante
haberlo permitido Dios nuestro Senor nos fue posible sujetar este
reyno de tanta multitud de gente y riqueza, y de Senores los
hicimos Siervos tan sujetos, como se ve: y que entienda su
Magestad que el intento que me mueve a hacer esta relacion, es
por descargo de mi conciencia, y por hallarme culpado en ello,
pues habemos destruido con nuestro mal exemplo gente de tanto
gobierno como eran estos naturales, y tan quitados de cometer
delitos ni excesos asi hombres como mugeres, tanto por el Indio
que tenia cien mil pesos de oro y plata en su casa, y otros
indios dejaban abierta y puesta una escoba o un palo pequeno
atravesado en la puerta para senal de que no estaba alli su
dueno, y con esto segun su costumbre no podia entrar nadie
adentro, ni tomar cosa de las que alli habia, y cuando ellos
vieron que nosotros poniamos puertas y llaves en nuestras casas
entendieron que era de miedo de ellos, porque no nos matasen,
pero no porque creyesen que ninguno tomase ni hurtase a otro su
hacienda; y asi cuando vieron que habia entre nosotros ladrones,
y hombres que incitaban a pecado a sus mugeres y hijas nos
tubieron en poco, y han venido a tal rotura en ofensa de Dios
estos naturales por el mal exemplo que les hemos dado en todo,
que aquel extremo de no hacer cosa mala se ha convertido en que
hoy ninguna o pocas hacen buenas, y requieren remedio, y esto
toca a su Magestad, para que descargue su conciencia, y se lo
advierte, pues no soy parte para mas; y con esto suplico a mi
Dios me perdone; y mueveme a decirlo porque soy el postrero que
mueve de todos los descubridores y conquistadores, que como es
notorio ya no hay ninguno sino yo solo en este reyno, ni fuera de
el, y con esto hago lo que pued para descargo de mi conciencia."
No. V.

Translation From Oviedo's Historia General De Las Indias, Ms
Parte II., Cap. 23.

[This chapter of the gossiping old chronicler describes a
conversation between the governor of Tierra Firme and Almagro, at
which the writer was present. It is told with much spirit; and
is altogether so curious, from the light it throws on the
characters of the parties, that I have thought the following
translation, which has been prepared for me, might not be
uninteresting to the English reader.]

The Interview between Almagro and Pedrarias, in which the latter
relinquished his Share of the Profits arising from the Discovery
of Peru. Translated from Oviedo, Historia General, Ms., Parte
II., Cap. 23.
In February, 1527, I had some accounts to settle with Pedrarias,
and was frequently at his house for the purpose. While there one
day, Almagro came in and said to him, - "Your Excellency is of
course aware that you contracted with Francisco Pizarro, Don
Fernando de Luque, the schoolmaster, and myself, to fit out an
expedition for the discovery of Peru. You have contributed
nothing for the enterprise, while we have sunk both fortune and
credit; for our expenses have already amounted to about fifteen
thousand castellanos de oro. Pizarro and his followers are now
in the greatest distress, and require a supply of provisions,
with a reinforcement of brave recruits. Unless these are
promptly raised, we shall be wholly ruined, and our glorious
enterprise, from which the most brilliant results have been
justly anticipated, will fall to the ground. An exact account
will be kept of our expenses, that each may share the profits of
the discovery in proportion to the amount of his contribution
towards the outfit. You have connected yourself with us in the
adventure, and, from the terms of our contract, have no right to
waste our time and involve us in ruin. But if you no longer wish
to be a member of the partnership, pay down your share of what
has already been advanced, and leave the affair to us."

To this proposal Pedrarias replied with indignation: - "One would
really think, from the lofty tone you take, that my power was at
an end; but if I have not been degraded from my office, you shall
be punished for your insolence. You shall be made to answer for
the lives of the Christians who have perished through Pizarro's
obstinacy and your own. A day of reckoning will come for all
these disturbances and murders, as you shall see, and that before
you leave Panama."

"I grant," returned Almagro, "that, as there is an almighty
Judge, before whose tribunal we must appear, it is proper that
all should render account of the living as well as the dead.
And, Sir, I shall not shrink from doing so, when I have received
an account from you, to be immediately sent to Pizarro, of the
gratitude which our sovereign, the emperor, has been pleased to
express for our services. Pay, - if you wish to enjoy the fruits
of this enterprise; for you neither sweat nor toil for them, and
have not contributed even a third of the sum you promised when
the contract was drawn up, - your whole expenditure not exceeding
two or three paltry pesos. But if you prefer to leave the
partnership at once, we will remit one half of what you owe us,
for our past outlays."

Pedrarias, with a bitter smile, replied, - "It would not ruin
you, if you were to give me four thousand pesos to dissolve our
"To forward so happy an event," said Almagro, "we will release
you from your whole debt, although it may prove our ruin; but we
will trust our fortunes in the hand of God."

Although Pedrarias found himself relieved from the debt incurred
for the outfit of the expedition, which could not be less than
four or five thousand pesos, he was not satisfied, but asked,
"What more will you give me?"

Almagro, much chagrined, said, "I will give three hundred pesos,
though I swear by God, I have not so much money in the world; but
I will borrow it to be rid of such an incubus."

"You must give me two thousand."

"Five hundred is the most I will offer."

"You must pay me more than a thousand."

"A thousand pesos, then," cried the captain in a rage, "I will
give you, though I do not own them; but I will find sufficient
security for their future payment."

Pedrarias declared himself satisfied with this arrangement; and a
contract was accordingly drawn up, in which it was agreed, that,
on the receipt of a thousand pesos, the governor should abandon
the partnership and give up his share in the profits of the
expedition. I was one of the witnesses who signed this
instrument, in which Pedrarias released and assigned over all his
interest in Peru to Almagro and his associates, - by this act
deserting the enterprise, and, by his littleness of soul, for
feiting the rich treasures which it is well known he might have
acquired from the golden empire of the Incas.

No. VI.

Contract Between Pizarro, Almagro, And Luque; Extracted From
Montesinos, Annales, Ms., Ano 1526.

[This memorable contract between three adventurers for the
discovery and partition of an empire is to be found entire in the
manuscript history of Montesinos, whose work derives more value
from the insertion in it of this, and of other original
documents, than from any merit of its own. This instrument, which
may be considered as the basis of the operations of Pizarro,
seems to form a necessary appendage to a history of the Conquest
of Peru.]

En el nombre de la santisima Trinidad, Padre, Hijo y
Espiritu-Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero,
y de la santisima Virgen nuestra Senora hacemos esta compania. -

Sepan cuantos esta carta de compania vieren como yo don Fernando
de Luque, clerigo presbitero, vicario de la santa iglesia de
Panama, de la una parte; y de la otra el capitan Francisco
Pizarro y Diego de Almagro, vecinos que somos en esta ciudad de
Panama, decimos: que somos concertados y convenidos de hacer y
formar compania la cual sea firme y valedera para siempre jamas
en esta manera: - Que por cuanto nos los dichos capitan Francisco
Pizarro y Diego de Almagro, tenemos licencia del senor gobernador
Pedro Arias de Avila para descubrir y conquistar las tierras y
provincias de los reinos llamados del Peru, que esta, por noticia
que hay, pasado el golfo y travesia del mar de la otra parte; y
porque para hacer la dicha conquista y jornada y navios y gente y
bastimento y otras cosas que son necesarias, no lo podemos nacer
por no tener dinero y posibilidad tanta cuanta es menester: y vos
el dicho don Fernando de Luque nos los dais porque esta compania
la hagamos por iguales partes: somos contentos y convenidos de
que todos tres hermanablemente, sin que hagan de haber ventaja
ninguna mas el uno que el otro, ni el otro que el otro de todo lo
que se descubriere, ganare y conquistare, y poblar en los dichos
reinos y provincias del Peru. Y por cuanto vos el dicho D.
Fernando de Luque nos disteis, y poneis de puesto por vuestra
parte en esta dicha compania para gastos de la armada y gente que
se hace para la dicha jornada y conquista del dicho reino del
Peru, veinte mil pesos en barras de oro y de a cuatrocientos y
cincuenta maravedis el peso, los cuales los recibimos luego en
las dichas barras de oro que pasaron de vuestro poder al nuestro
en presencia del escribano de esta carta, que lo valio y monto; y
yo Hernando del Castillo doy fe que los vide pesar los dichos
veinte mil pesos en las dichas barras de oro y lo recibieron en
mi presencia los dichos Capitan Francisco Pizarro y Diego de
Almagro, y se dieron por contentos y pagados de ella. Y nos los
dichos capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro, ponemos de
nuestra parte en esta dicha compania la merced que tenemos del
dicho senor gobernador, y que la dicha conquista y reino que
descubriremos de la tierra del dicho Peru, que en nombre de S.M.
nos ha hecho, y las demas mercedes que nos hiciere y acrescentare
S.M., y los de su consejo de las Indias de aqui adelante, para
que de todo goceis y hayais vuestra tercera parte, sin que en
cosa alguna hayamos de tener mas parte cada uno de nos, el uno
que el otro, sino que hayamos de todo ello partes iguales. Y mas
ponemos en esta dicha compania nuestras personas y el haber de
hacer la dicha conquista y descubrimiento con asistir con ellas
en la guerra todo el tiempo que se tardare en conquistar y ganar
y poblar el dicho reino del Peru, sin que por ello hayamos de
llevar ninguno ventaja y parte mas de la que vos el dicho don
Fernando de Luque llevaredes, que ha de ser por iguales partes
todos tres, asi de los aprovechamientos que con nuestras personas
tuvieremos, y ventajas de las partes que nos cupieren en la
guerra y en los despojos y ganancias y suertes que en la dicha
tierra del Peru hu bieremos y gozaremos, y nos cupieren por
cualquier via y forma que sea, asi a mi el dicho capitan
Francisco Pizarro como a mi Diego de Almagro, habeis de haber de
todo ello, y es vuestro, y os lo daremos bien y fielmente, sin
desfraudaros en cosa alguna de ello, la tercera parte, porque
desde ahora en lo que Dios nuestro Senor nos diere, decimos y
confesamos que es vuestro y de vuestros herederos y succesores,
de quien en esta dicha compania succediere y lo hubiere de haber,
en vuestro nombre se lo daremos, y le daremos cuenta de todo ello
a vos, y a vuestros succesores, quieta y pacificamente, sin
llevar mas parte cada uno de nos, que vos el dicho don Fernando
de Luque, y quien vuestro poder hubiere y le perteneciere; y asi
de cualquier dictado y estado de senorio perpetuo, o por tiempo
senalado que S.M. nos hiciere merced en el dicho reino del Peru,
asi a mi el dicho capitan Francisco Pizarro, o a mi el dicho
Diego de Almagro, o a cualquiera de nos, sea vuestro el tercio de
toda la renta y estado y vasallos que a cada uno de nos se nos
diere y hiciere merced en cualquiera manera o forma que sea en el
dicho remo del Peru por via de estado, o renta, repartimiento de
indios, situaciones, vasallos, seais senor y goceis de la tercia
parte de ello como nosotros mismos, sin adicion ni condicion
ninguna, y si la hubiere y alegaremos, yo el dicho capitan
Francisco Pizarro y Diego de Almagro y en nuestros nombres
nuestros herederos, que no seamos oidos en juicio ni fuera del, y
nos damos por condenados en todo y por todo como en esta
escriptura se contiene para lo pagar y que haya efecto; y yo el
dicho D. Fernando de Luque hago la dicha compania en la forma y
manera que de suso esta declarado, y doy los veinte mil pesos de
buen oro para el dicho descubrimiento y conquista del dicho reino
del Peru, a perdida o ganancia, como Dios nuestro Senor sea
servido, y de lo sucedido en el dicho descubrimiento de la dicha
gobernacion y tierra, he yo de gozar y haber la tercera parte, y
la otra tercera para el capitan Francisco Pizarro, y la otra
tercera para Diego de Almagro, sin que el uno lleve mas que el
otro, asi de estado de senor, como de repartimiento de indios
perpetuos, como de tierras y solares y heredades; como de
tesoros, y escondijos encubiertos, como de cualquier riqueza o
aprovechamiento de oro, plata, perlas, esmeraldas, diamantes y
rubies, y de cualquier estado y condicion que sea, que los dichos
capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro hayais y tengais en
el dicho reino del Peru, me habeis de dar la tercera parte. Y
nos el dicho capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro decimos
que aceptamos la dicha compania y la hacemos con el dicho don
Fernando de Luque de la forma y manera que lo pide el, y lo
declara para que todos por iguales partes hayamos en todo y por
todo, asi de estados perpetuos que S.M. nos hiciese mercedes en
vasallos o indios o en otras cualesquiera rentas, goce el derecho
don Fernando de Luque, y haya la dicha tercia parte de todo ello
enteramente, y goce de ello como cosa suya desde el dia que S.M.
nos hiciere cualesquiera mercedes como dicho es. Y para mayor
verdad y seguridad de esta escriptura de compania, y de todo lo
en ella contenido, y que os acudiremos y pagaremos nos los dichos
capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro a vos el dicho
Fernando de Luque con la tercia parte de todo lo que se hubiere y
descubriere, y nosotros hubieremos por cualquiera via y forma que
sea; para mayor fuerza de que lo cumpliremos como en esta
escriptura se contiene, juramos a Dios nuestro senor y a los
Santos Evangelios donde mas largamente son escritos y estan en
este libro Misal, donde pusieron sus manos el dicho capitan
Francisco Pizarro, y Diego de Almagro, hicieron la senal de la
cruz en semejanza de esta Dagger con sus dedos de la mano en
presencia de mi el presente escribano, y dijeron que guardaran y
cumpliran esta dicha compania y escriptura en todo y por todo,
como en ello se contiene, sopena de infames y malos cristianos, y
caer en caso de menos valer, y que Dios se lo demande mal y
caramente; y dijeron el dicho capitan Francisco Pizarro y Diego
de Almagro, amen; y asi iuramos y le daremos el tercio de todo lo
que descubrieremos y conquistaremos y poblaremos en el dicho
reino y tierra del Peru, y que goce de ello como nuestras
personas, de todo aquello en que fuere nuestro y tuvieremos parte
como dicho es en esta dicha escriptura; y nos obligamos de acudir
con ello a vos el dicho don Fernando de Luque, y a quien en
vuestro nombre le perteneciere y hubiere de haber, y les daremos
cuenta con pago de todo ello cada y cuando que se nos pidiere,
hecho el dicho descubrimiento y conquista y poblacion del dicho
reino y tierra del Peru; y prometemos que en la dicha conquista y
descubrimiento nos ocuparemos y trabajaremos con nuestras
personas sin ocuparnos en otra cosa hasta que se conquiste la
tierra y se ganare, y si no lo hicieremos seamos castigados por
todo rigor de justicia por infames y perjuros, seamos obligados a
volver a vos el dicho don Fernando de Luque los dichos veinte mil
pesos de oro que de vos recibimos. Y para lo cumplir y pagar y
haber por firme todo lo en esta escriptura contenido, cada uno
por lo que le toca, renunciaron todas y cualesquier leyes y
ordenamien tos, y pramaticas, y otras cualesquier constituciones,
ordenanzas que esten fechas en su favor, y cualesquiera de ellos
para que aunque las pidan y aleguen, que no les valga. Y valga
esta escriptura dicha, y todo lo en ella contenido, y traiga
aparejada y debida ejecucion asi en sus personas como en sus
bienes, muebles y raices habidos y por haber; y para le cumplir y
pagar, cada uno por lo que le toca, obligaron sus personas y
bienes habidos y por haber segun dicho es, y dieron poder
cumplido a cualesquier justicias y jueces de S. M. para que por
todo rigor y mas breve remedio de derecho les compelan y apremien
a lo asi cumplir y pagar, como si lo que dicho es fuese sentencia
difinitiva de juez competente pasada en cosa juzgada; y
renunciaron cualesquier leyes y derechos que en su favor hablan,
especialmente la ley que dice: ue Que general renunciacion de
leyes no vala: Que es fecha en la ciudad de Panama a diez dias
del mes de marzo, ano del nacimiento de nuestro Salvador
Jesucristo de mil quinientos veinte y seis anos: testigos que
fueron presentes a lo que dicho es Juan de Panes, y Alvaro del
Quiro y Juan de Vallejo, vecinos de la ciudad de Panama, y firmo
el dicho D. Fernando de Luque; y porque no saben firmar el dicho
capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro, firmaron por ellos
en el registro ue esta carta Juan de Panes y Alvaro del Quiro, a
los cuales otorgantes yo en presente escribano doy fe que
conozco. Don Fernando de Luque. - A su ruego de Francisco
Pizarro - Juan de Panes; y a su ruego de Diego de Almagro -
Alvaro del Quiro: E yo Hernando del Castillo, escribano de S. M.
y escribano publico y del numero de esta ciudad de Panama,
presente fui al otorgamiento de esta carla, y la fice escribir en
estas cuatro fojas con esta, y por ende fice aqui este m signo a
tal en testimonio de verdad. Hernando del Castillo, escribano


Capitulation Made By Francis Pizarro With The Queen, Ms. Dated
Toledo, July 26, 1529.

[For a copy of this document, I am indebted to Don Martin
Fernandez de Navarrete, late Director of the Roya. Academy of
History at Madrid. Though sufficiently long, it is of no less
importance than the preceding contract, forming, like that, the
foundation on which the enterprise of Pizarro and his associates
may be said to have rested.]

La Reina: - Por cuanto vos el capitan Francisco Pizarro, vecino
de Tierra firme, llamada Castilla del Oro, por vos y en nombre
del venerable padre D. Fernando de Luque, maestre escuela y
provisor de la iglesia del Darien, sede vacante, que es en la
dicha Castilla del Oro, y el capitan Diego de Almagro, vecino de
la ciudad de Panama, nos hicisteis relacion, que vos e los dichos
vuestros companeros con deseo de nos servir e del bien e
acrecentamiento de nuestra corona real, puede haber cinco anos,
poco mas o menos, que con licencia e parecer de Pedrarias Davila,
nuestro gobernador e capitan general que fue de la dicha Tierra
firme, tomastes cargo de ir a conquistar, descubrir e pacificar e
poblar por la costa del mar del Sur, de la dicha tierra a la
parte de Levante, a vuestra costa e de los dichos vuestros
companeros, todo lo mas que por aquella parte pudieredes, e
hicisteis para ello dos navios e un bergantin en la dicha costa,
en que asi en esto por se haber de pasar la jarcia e aparejos
necesarios al dicho viaje e armada desde el Nombre de Dios, que
es la costa del Norte, a la otra costa del Sur, como con la gente
e otras cosas necesarias al dicho viaje, e tornar a rehacer la
dicha armada, gastasteis mucha suma de pesos de oro, e fuistes a
hacer e hicisteis el dicho descubrimiento, donde pasastes muchos
peligros e trabajo, a causa de lo cual os dejo toda la gente que
con vos iba en una isla despoblada con solos trece hombres que no
vos quisieron dejar, y que con ellos y con el socorro que de
navios e gente vos hizo el dicho capitan Diego de Almagro,
pasastes de la dicha isla e descubristes las tierras e provincia
del Piru e ciudad de Tumbes, en que habeis gastado vos e los
dichos vuestros companeros mas de treinta mil pesos de oro, e que
con el deseo que teneis de nos servir querriades continuar la
dicha conquista e poblacion a vuestra costa e mision, sin que en
ningun tiempo seamos obligados a vos pagar ni satisfacer los
gastos que en ello hicieredes, mas de lo que en esta capitulacion
vos fuese otorgado, e me suplicasteis e pedistes por merced vos
mandase encomendar la conquista de las dichas tierras, e vos
concediese e otorgase las mercedes, e con las condiciones que de
suso seran contenidas; sobre lo cual yo mande tomar con vos el
asiento y capitulacion siguiente.

Primeramente doy licencia y facultad a vos el dicho capitan
Francisco Pizarro, para que por nos y en nuestro nombre e de la
corona real de Castilla, podais continuar el dicho
descubrimiento, conquista y poblacion de la dicha provincia del
Peru, fasta ducientas leguas de tierra por la misma costa, las
cuales dichas ducientas leguas comienzan desde el pueblo que en
lengua de indios se dice Tenumpuela, e despues le llamasteis
Santiago, hasta llegar al pueblo de Chincha, que puede haber las
dichas ducientas leguas de costa, poco mas o menos.

Item: Entendiendo ser cumplidero al servicio de Dios nuestro
Senor y nuestro, y por honrar vuestra persona, e por vos hacer
merced, prometemos de vos hacer nuestro gobernador e capitan
general de toda la dicha provincia del Piru, e tierras y pueblos
que al presente hay e adelante hubiere en todas las dichas
ducientas leguas, por todos los dias de vuestra vida, con salario
de setecientos e veinte y cinco mill maravedis cada ano, contados
desde el dia que vos hiciesedes a la vela destos nuestros reinos
para continuar la dicha poblacion e conquista, los cuales vos han
de ser pagados de las rentas y derechos a nos pertenecientes en
la dicha tierra que ansi habeis de poblar; del cual salario
habeis de pagar en cada un ano un alcalde mayor, diez escuderos,
e treinta peones, e un medico, e un boticario, el cual salario
vos ha de ser pagado por los nuestros oficiales de la dicha

Otrosi: Vos hacemos merced de titulo de nuestro Adelantado de la
dicha provincia del Peru, e ansimismo del oficio de alguacil
mayor della, todo ello por los dias de vuestra vida.

Otrosi: Vos doy licencia para que con parecer y acuerdo de los
dichos nuestros oficiales podais hacer en las dichas tierras e
provincias del Peru, hasta cuatro fortalezas, en las partes y
lugares que mas convengan, paresciendo a vos e a los dichos
nuestros oficiales ser necesarias para guarda e pacificacion de
la dicha tierra, e vos hare merced de las tenencias dellas, para
vos, e para los herederos, e subcesores vuestros, ano en pos de
otro, con salario de setenta y cinco mill maravedis en cada un
ano por cada una de las dichas fortalezas, que ansi estuvieren
hechas, las cuales habeis de hacer a vuestra costa, sin que nos,
ni los reyes que despues de nos vinieren, seamos obligados a vos
lo pagar al tiempo que asi lo gastaredes, salvo dende en cinco
anos despues de acabada la fortaleza, pagandoos en cada un ano de
los dichos cinco anos la quinta parte de lo que se montare el
dicho gasto, de los frutos de la dicha tierra.
Otrosi: Vos hacemos merced para ayuda a vuestra costa de mill
ducados en cada un ano por los dias de vuestra vida de las rentas
de las dichas tierras.

Otrosi: Es nuestra merced, acatando la buena vida e doctrina de
la persona del dicho don Fernando de Luque de le presentar a
nuestro muy Sancto Padre por obispo de la ciudad de Tumbes, que
es en la dicha provincia y gobernacion del Peru, con limites e
diciones que por nos con autoridad apostolica seran senalados; y
entretanto que vienen las bulas del dicho obispado, le hacemos
protector universal de todos los indios de dicha provincia, con
salario de mill ducados en cada un ano, pagado de nuestras rentas
de la dicha tierra, entretanto que hay diezmos eclesiasticos de
que se pueda pagar.

Otrosi: Por cuanto nos habedes suplicado por vos en el dicho nom
bre vos hiciese merced de algunos vasallos en las dichas tierras,
e al presente lo dejamos de hacer por no tener entera relacion de
ellas, es nuestra merced que, entretanto que informados provcamos
en ello lo que a nuestro servicio e a la enmienda e satisfaccion
de vuestros trabajos e servicios conviene, tengais la veintena
parte de los pechos que nos tu vieremos en cada un ano en la
dicha tierra, con tanto que no exceda de mill y quinientos
ducados, los mill para vos el dicho capitan Pizarro, e los
quinientos para el dicho Diego de Almagro.

Otrosi: Hacemos merced al dicho capitan Diego de Almagro de la
tenencia de la fortaleza que hay u obiere en la dicha ciudad de
Tumbes, que es en la dicha provincia del Peru, con salario de
cien mill maravedis cada un ano, con mas ducientos mill maravedis
cada un ano de ayuda de costa, todo pagado de las rentas de la
dicha tierra, de las cuales ha de gozar desde el dia que vos el
dicho Francisco Pizarro llegaredes a la dicha tierra, aunque el
dicho capitan Almagro se quede en Panama, e en otra parte que le
convenga; e le haremos home hijodalgo, para que goce de las
honras e preminencias que los homes hijodalgo pueden y deben
gozar en todas las Indias, islas e tierra firme del mar Oceano.

Otrosi: Mandamos que las dichas haciendas, e tierras, e solares
que teneis en tierra firme, llamada Castilla del Oro, e vos estan
dadas como a vecino de ella, las tengais e goceis, e hagais de
ello lo que quisieredes e por bien tuvieredes, conforme a lo que
tenemos concedido y otorgado a los vecinos de la dicha tierra
firme; e en lo que toca a los indios e naborias que teneis e vos
estan encomendados, es nuestra merced e voluntad e mandamos que
los tengais e goceis e sirvais de ellos, e que no vos seran
quitados ni removidos por el tiempo que nuestra voluntad fuere.
Otrosi: Concedemos a los que fueren a poblar la dicha tierra que
en los seis anos primeros siguientes desde el dia de la data de
esta en adelante, que del oro que se cogiere de las minas nos
paguen el diezmo, y cumplidos los dichos seis anos paguen el
noveno, e ansi decendiendo en cada un ano hasta llegar al quinto:
pero del oro e otras cosas que se obieren de rescatar, o
cabalgadas, o en otra cualquier manera, desde luego nos han de
pagar el quinto de todo ello.

Otrosi: Franqueamos a los vecinos de la dicha tierra por los
dichos seis anos, y mas, y cuanto fuere nuestra voluntad, de
almojarifazgo de todo lo que llevaren para proveimiento e
provision de sus casas, con tanto que no sea para lo vender; e de
lo que vendieren ellos, e otras cualesquier personas, mercaderes
e tratantes, ansimesmo los franqueamos por dos anos tan

Item: Prometemos que por termino de diez anos, e mas adelante
hasta que otra cosa mandemos en contrario, no impornemos a los
vecinos de las dichas tierras alcabalas ni otro tributo alguno.

Item: Concedemos a los dichos vecinos e pobladores que les sean
dados por vos los solares y tierras convenientes a sus personas,
conforme a lo que se ha hecho e hace en la dicha Isla Espanola; e
ansimismo os daremos poder para que en nuestro nombre, durante el
tiempo de vuestra gobernacion, hagais la encomienda de los indios
de la dicha tierra, guardando en ella las instrucciones e
ordenanzas que vos seran dadas.
Item: A suplicacion vuestra hacemos nuestro piloto mayor de la
mar del Sur a Bartolome Ruiz, con setenta y cinco mill maravedis
de salario en cada un ano, pagados de la renta de la dicha
tierra, de los cuales ha de gozar desde el dia que le fuere
entregado el titulo que de ello le mandaremos dar, e en las
espaldas se asentara el juramento e solenidad que ha de hacer
ante vos, e otorgado ante escribano. Asimismo daremos titulo de
escribano de numero e del consejo de la dicha ciudad de Tumbes, a
un hijo de dicho Bartolome Ruiz, siendo habil e suficiente para
Otrosi: Somos contentos e nos place que vos el dicho capitan
Pizarro, cuanto nuestra merced e voluntad fuere, tengais la
gobernacion e administracion de los indios de la nuestra isla de
Flores, que es cerca de Panama, e goceis para vos e para quien
vos quisieredes, de todos los aprovechamientos que hobiere en la
dicha isla, asi de tierras como de solares, e montes, e arboles,
e mineros, e pesqueria de perlas, con tante que seais obligado
por razon de ello a dar a nos e a los nuestros oficiales de
Castilla del Oro en cada un ano de los que ansi fuere nuestra
voluntad que vos la tengais, ducientos mill maravedis, e mas el
quinto de todo el oro e perlas que en cualquier manera e por
cualesquier personas se sacare en la dicha isla de Flores, sin
descuento alguno, con tanto que los dichos indios de la dicha
isla de Flores no los podais ocupar en la pesqueria de las
perlas, ni en las minas del oro, ni en otros metales, sino en las
otras granjerias e aprovechamientos de la dicha tierra, para
provision e mantenimiento de la dicha vuestra armada, e de las
que adelante obieredes de hacer para la dicha tierra; e
permitimos que si vos el dicho Francisco Pizarro llegado a
Castilla del Oro, dentro de dos meses luego siguientes,
declarades ante el dicho nuestro gobernador e juez de residencia
que alli estuviere, que no vos querais encargar de la dicha isla
de Flores, que en tal caso no seais tenudo e obligado a nos pagar
por razon de ello las dichas ducientas mill maravedis, e que se
quede para nos la dicha isla, como agora la tenemos.

Item: Acatando lo mucho que han servido en el dicho viaje e
descubrimiento Bartolome Ruiz, Cristoval de Peralta, e Pedro de
Candia, e Domingo de Soria Luce, e Nicolas de Ribera, e Francisco
de Cuellar, e Alonso de Molina, e Pedro Alcon, e Garcia de Jerez,
e Anton de Carrion, e Alonso Briceno, e Martin de Paz, e Joan de
la Torre, e porque vos me los suplicasteis e pedistes por merced,
es nuestra merced e voluntad de les hacer merced, como por la
presente vos la hacemos a los que de ellos no son idalgos, que
sean idalgos notorios de solar conocido en aquellas partes, e que
en ellas e en todas las nuestras Indias, islas y tierra firme del
mar Oceano, gocen de las preeminencias e libertades, e otras
cosas de que gozan, y deben ser guardadas a los hijosdalgo
notorios de solar conocido dentro nuestros reinos, e a los que de
los susodichos son idalgos, que sean caballeros de espuelas
doradas, dando primero la informacion que en tal caso se

Item: Vos hacemos merced de veinte y cinco veguas e otros tantos
caballos de los que nos tenemos en la isla de Jamaica, e no las
abiendo cuando las pidieredes, no se mos tenudos al precio de
ellas, ni de otra cosa por razon de ellas.

Otrosi: Os hacemos merced de trescientos mill maravedis pagados
en Castilla del Oro para el artilleria e municion que habeis de
llevar a la dicha provincia del Peru, llevando fe de los nuestros
oficiales de la casa de Sevilla de las cosas que ansi comprastes,
e de lo que vos costo contando el interese e cambio de ello, e
mas os hare merced de otros ducientos ducados pagados en Castilla
del Oro para ayuda al acarreto de la dicha artilleria e
municiones e otras cosas vuestras desde el Nombre de Dios so la
dicha mar del Sur.

Otrosi: Vos daremos licencia, como por la presente vos la damos,
para que destos nuestros reinos, e del reino de Portugal e islas
de Cabo Verde, e dende, vos, e quien vuestro poder hubiere,
quisieredes e por bien tuvieredes, podais pasar e paseis a la
dicha tierra de vuestra gobernacion cincuenta esclavos negros en
que haya a lo menos el tercio de hembras, libres de todos
derechos a nos pertenecientes, con tanto que si los dejaredes e
parte de ellos en la isla Espanola, San Joan, Cuba, Santiago e en
Castilla del Oro, e en otra parte alguna los que de ellos ansi
dejaredes, sean perdidos e aplicados, e por la presente los
aplicamos a nuestra camara e fisco.

Otrosi: Que hacemos merced y limosna al hospital que se hiciese
en la dicha tierra, para ayuda al remedio de los pobres que alla
fueren, de cien mill maravedis librados en las penas aplicadas de
la camara de la dicha tierra. Ansimismo a vuestro pedimento e
consentimiento de los primeros pobladores de la dicha tierra,
decimos que haremos merced, como por la presente la hacemos, a
los hospitales de la dicha tierra de los derechos de la escubilla
e relaves que hubiere en las fundiciones que en ella se hicieren,
e de ello mandaremos dar nuestra provision en forma.
Otrosi: Decimos que mandaremos, e por la presente mandamos, que
hayan e residan en la ciudad de Panama, e donde vos fuere
mandado, un carpintero e un calafate, e cada uno de ellos tenga
de salario treinta mill maravedis en cada un ano dende que
comenzaren a residir en la dicha ciudad, o donde, como dicho es,
vos les mandaredes; a los cuales les mandaremos pagar por los
nuestros oficiales de la dicha tierra de vuestra gobernacion
cuando nuestra merced y voluntad fuere.

Item: Que vos mandaremos dar nuestra provision en forma para que
en la dicha costa del mar del Sur podais tomar cualesquier navios
que hub eredes menester, de consentimiento de sus duenos, para
los viajes que hobieredes de hacer a la dicha tierra, pagando a
los duenos de los tales navios el flete que justo sea, no
embargante que otras personas los tengan fletados para otras

Ansimismo que mandaremos, e por la presente mandamos e
defendemos, que destos nuestros reinos no vayan ni pasen a las
dichas tierras ningunas personas de las prohibidas que no puedan
pasar a aquellas partes, so las penas contenidas en las leyes e
ordenanzas e cartas nuestras, que cerca de esto por nos e por los
reyes catolicos estan dadas; ni letrados ni procuradores para
usar de sus oficios.

Lo cual que dicho es, e cada cosa e parte de ello vos concedemos,
con tanto que vos el dicho capitan Pizarro seais tenudo e
obligado de salir destos nuestros reinos con los navios e
aparejos e mantenimientos e otras cosas que fueren menester para
el dicho viaje y poblacion, con ducientos e cincuenta hombres,
los ciento y cincuenta destos nuestros reinos e otras partes no
prohibidas, e los ciento restantes podais llevan de las islas e
tierra firme del mar Oceano, con tanto que de la dicha tierra
firme llamada Castilla del Oro no saqueis mas de veinte hombres,
sino fuere de los que en el primero e segundo viaje que vos
hicisteis a la dicha tierra del Peru se hallaron con vos, porque
a estos damos licencia que puedan ir con vos libremente; lo cual
hayais de cumplir desde el dia de la data de esta hasta seis
meses primeros siguientes: allegado a la dicha Castilla del Oro,
e allegado a Panama, seais tenudo de pro seguir el dicho viaje, e
hacer el dicho descubrimiento e poblacion dentr de otros seis
meses luego siguientes.

Item: Con condicion que cuando salieredes destos nuestros reinos
e llegaredes a las dichas provincias del Peru hayais de llevar y
tener con vos a los oficiales de nuestra hacienda, que por nos
estan e fueren nom brados; e asimismo las personas religiosas o
eclesiasticas que por nos seran senaladas para instruccion de los
indios e naturales de aquella provincia a nuestra santa fe
catolica, con cuyo parecer e no sin ellos habeis de hacer la
conquista, descubrimiento e poblacion de la dicha tierra, a los
cuales religiosos habeis de dar e pagar el flete e matalotaje, e
los otros mantenimientos necesarios conforme a sus personas, todo
a vuestra costa, sin por ello les llevar cosa alguna durante la
dicha navegacion, lo cual mucho vos lo encargamos que ansi hagais
e cumplais, como cosa de servicio de Dios e nuestro, porque de lo
contrario nos terniamos de vos por deservidos.

Otrosi: Con condicion que en la dicha pacificacion, conquista y
poblacion e tratamiento de dichos indios en sus personas y
bienes, seais tenudos e obligados de guardar en todo e por todo
lo contenido en las or denanzas e instrucciones que para esto
tenemos fechas, e se hicieren, e vos seran dadas en la nuestra
carta e provision que vos mandaremos dar para la encomienda de
los dichos indios. E cumpliendo vos el dicho capitan Francisco
Pizarro lo contenido en este asiento, en todo lo que a vos toca e
incumbe de guardar e cumplir, prometemos, e vos aseguramos por
nuestra palabra real que agora e de aqui adelante vos mandaremos
guardar e vos sera guardado todo lo que ansi vos concedemos, e
facemos merced, a vos e a los pobladores e tratantes en la dicha
tierra; e para ejecucion y cumplimiento dello, vos mandaremos dar
nuestras cartas e provisiones particulares que convengan e
menester sean, obligandoos vos el dicho capitan Pizarro
primeramente ante escribano publico de guardar e cumplir lo
contenido en este asiento que a vos toca como dicho es. Fecha en
Toledo a 26 de jullio de 1529 anos. - Yo La Reina - Por mandado
de S. M. - Juan Vazquez.


Contemporary Accounts Of Atahuallpa's Seizure.

[As the seizure of the Inca was one of the most memorable, as
well as foulest, transactions of the Conquest, I have thought it
might be well to put on record the testimony, fortunately in my
possession, of several of the parties present on the occasion.]

Relacion del Primer Descubrimiento de la Costa y Mar del Sur, Ms.
A la hora de las cuatro comienzan a caminar por su calzada
adelante derecho a donde nosotros estabamos, y a las cinco o poco
mas llego a la puerta de la ciudad, quedando todos los campos
cubiertos de gente, y asi comenzaron a entrar por la plaza hasta
trescientos hombres como mozos despuelas con sus arcos y flechas
en las manos, cantando un cantar no nada gracioso para los que lo
oyamos, antes espantoso porque parecia cosa infernal, y dieron
una vuelta a aquella mezquita amagando al suelo con las manos a
limpiar lo que por el estaba, de lo cual habia poca necesidad,
porque los del pueblo le tenian bien barrido para cuando entrase.
Acabada de dar su vuelta pararon todos juntos, y entro otro
escuadron de hasta mil hombres con picas sin yerros tostadas las
puntas, todos de una librea de colores, digo que la de los
primeros era blanca y colorada, como las casas de un axedrez.
Entrado el segundo escuadron entro el tercero de otra librea,
todos con martillos en las manos de cobre y plata, que es una
arma que ellos tienen, y ansi desta manera entraron en la dicha
plaza muchos Senores principales que venian en medio de los
delanteros y de la persona de Atabalipa. Detras destos en una
litera muy rica, los cabos de los maderos cubiertos de plata,
venia la persona de Atabalipa, la cual traian ochenta Senores en
hombros todos vestidos de una librea azul muy rica, y el vestido
su persona muy ricamente con su corona en la cabeza, y al cuello
un collar de esmeraldas grandes y sentado en la litera en una
silla muy pequena con un coxin muy rico. En llegando al medio de
la plaza paro, llevando descubierto el medio cuerpo de fuera; y
toda la gente de guerra que estaba en la plaza le tenian en
medio, estando dentro hasta seis o siete mil hombres. Como el
vio que ninguna persona salia a el, ni parecia, tubo creido, y
asi lo confeso el despues de preso, que nos habiamos escondido de
miedo de ver su poder; y dio una voz y dixo: Donde estan estos?
A la cual salio del aposento del dicho Gobernador Pizarro el
Padre Fray Vicente de Valverde de la orden de los Predicadores,
que despues fue obispo de aquella tierra con la bribia en la mano
y con el una lengua, y asi juntos llegaron por entre la gente a
poder hablar con Atabalipa, al cual le comenzo a decir cosas de
la sagrada escriptura, y que nuestro Senor Jesu-Christo mandaba
que entre los suyos no hubiese guerra, ni discordia, sino todo
paz, y que el en su nombre ansi se lo pedia y requeria; pues
habia quedado de tratar della el dia antes, y de venir solo sin
gente de guerra. A las cuales palabras y otras muchas que el
Frayle le dixo, el estubo callando sin volver respuesta; y
tornandole a decir que mirase lo que Dios mandaba, lo cual estaba
en aquel libro que llevaba en la mano escripto, admirandose a mi
parecer mas de la escriptura, que de lo escripto en ella: le
pidio el libro, y le abrio y ojeo, mirando el molde y la orden
del, y despues de visto, le arrojo por entre la gente con mucha
ira, el rostro muy encarnizado, diciendo: Decildes a esos, que
vengan aca, que no pasare de aqui hasta que me den cuenta y
satisfagan y paguen lo que han hecho en la tierra. Visto esto
por el Frayle y lo poco que aprovechaban sus palabras, tomo su
libro, y abajo su cabeza, y fuese para donde estaba el dicho
Pizarro, casi corriendo, y dijole: No veis lo que pasa: para que
estais en comedimientos y requerimientos con este perro lleno de
soberbia, que vienen los campos llenos de Indios? Salid a el, -
que yo os absuelvo. Y ansi acabadas de decir estas palabras que
fue todo en un instante, tocan las trompetas, y parte de su
posada con toda la gente de pie, que con el estaba, diciendo:
Santiago a ellos; y asi salimos todos a aquella voz a una, porque
todas aquellas casas que salian a la plaza tenian muchas puertas,
y parece que se habian fecho a aquel proposito. En arremetiendo
los de caballo y rompiendo por ellos todo fue uno, que sin matar
sino solo un negro de nuestra parte, fueron todos desbaratados y
Atabalipa preso, y la gente puesta en huida, aunque no pudieron
huir del tropel, porque la puerta por do habian entrado era
pequena y con la turbacion no podian salir, y visto los traseros
cuan lejos tenian la acoxida y remedio de huir, arrimaronse dos o
tres mil dellos a un lienso de pared, y dieron con el a tierra el
cual salia al campo porque por aquella parte no habia casas y
ansi tubieron camino ancho para huir; y los escuadrones de gente
que habian quedado en el campo sin entrar en el pueblo, como
vieron huir y dar alaridos, los mas dellos fueron desbaratados y
se pusieron en huida, que era cosa harto de ver, que un valle de
cuatro o cinco leguas todo iba cuaxado de gente. En este vino la
noche muy presto, y la gente se recogio, y Atabalipa se puso en
una casa de piedra, que era el templo del sol, y asi se paso
aquella noche con grand regocijo y placer de la vitoria que
nuestro Senor nos habia dado, poniendo mucho recabdo en hacer
guardia a la persona de Atabalipa para que no volviesen a
tomarnosle. Cierto fue permision de Dios y grand acertamiento
guiado por su mano, porque si este dia no se prendiera, con la
soberbia que trahia, aquella noche fueramos todos asolados por
ser tan pocos, como tengo dicho, y ellos tantos.
Pedro Pizarro, Descubrimiento y Conquista de los Reynos del Peru,
Pues despues de aver comido, que acavaria a hora de missa mayor,
enpeco a levantar su gente y a venirse hazia Caxamalca. Hechos
sus esquadrones, que cubrian los campos, y el metido en vnas
andas enpeco a caminar, viniendo delante del dos mil yndios que
le barrian el camino por donde venia caminando, y la gente de
guerra la mitad de vn lado y la mitad de otro por los campos sin
entrar en camino: traia ansi mesmo al senor de Chincha consigo en
vnas andas, que parescia a los suyos cossa de admiracion, porque
ningun yndio, por senor principal que fuese, avia de parescer
delante del sino fuese con vna carga a cuestas y descalzo: pues
hera tanta la pateneria que traian d' oro y plata, que hera cossa
estrana lo que reluzia con el sol: venian ansi mesmo delante de
Atabalipa muchos yndios cantando y danzando. Tardose ste senor
en andar esta media legua que ay dende los banos a donde el
estava hasta Caxamalca, dende ora de missa mayor, como digo,
hasta tres oras antes que anochesciese. Pues llegada la gente a
la puerta de la plaza, enpe caron a entrar los esquadrones con
grandes cantares, y ansi entrando ocuparon toda la plaza por
todas partes. Visto el marquez don Francisco Picarro que
Atabalipa venia ya junto a la plaza, embio al padre fr. Vicente
de Balverde primero obispo del Cuzco, y a Hernando de Aldana vn
buen soldado, y a don Martinillo lengua, que fuesen a hablar a
Atabalipa y a requerille de parte de dios y del Rey se subjetase
a la ley de nuestro Senor Jesucristo y al servicio de S. Mag., y
que el Marquez le tendria en lugar de hermano, y no consintiria
le hiziesen enojo ni dano en su tierra. Pues llegado que fue el
padre a las andas donde Atabalipa venia, le hablo y le dixo a lo
que yva, y le predico cossas de nuestra sancta ffee,
declarandoselas la lengua. Llevava el padre vn breviario en las
manos donde leya lo que le predicaba: el Atabalipa se lo pidio, y
el cerrado se lo dio, y como le tuvo en las manos y no supo
abrille arrojole al suelo. Llamo al Aldana que se llegase a el y
le diese la espada, y el Aldana la saco y se la mostro, pero no
se la quiso dar. Pues pasado lo dicho, el Atabalipa les dixo que
se fuesen para Vellacos ladrones, y que los avia de matar a
todos. Pues oydo esto, el padre se bolvio y conto al marquez lo
que le avia pasado; y el Atabalipa entro en la plaza con todo su
trono que traya, y el senor de Chincha tras del. Desque ovieron
entrado y vieron que no parescia espanol ninguno, pregunto a sus
capitanes, Donde estan estos cristianos que no parescen? Ellos
le dixeron, Senor, estan escondidos de miedo. Pues visto el
marquez don Francisco Picarro las dos andas, no conosciendo qual
hera la de Atabalipa, mando a Joan Picarro su hermano fuese con
los peones que tenia a la vna, y el yria a la otra. Pues mandado
esto, hizieron la sena al Candia, el qual solto el tiro, y en
soltandolo tocaron las trompetas, y salieron los de acavallo de
tropel, y el marquez con los de a pie, como esta dicho, tras
dellos, de manera que con el estruendo del tiro y las trompetas y
el tropel de los cavallos con los cascaveles los yndios se
embararon y se cortaron. Los espanoles dieron en ellos y
empecaron a matar, y fue tanto el miedo que los yndios ovieron,
que por huir, no pudiendo salir por la puerta, derribaron vn
lienzo de vna pared de la cerca de la plaza de largo de mas de
dos mil passos y de alto de mas de vn estado. Los de acavallo
fueron en su seguimiento hasta los banos, donde hizieron grande
estrago, y hizieran mas sino les anochesciera. Pues bolviendo a
don Francisco Picarro y a su hermano, salieron, como estava
dicho, con la gente de a pie: el marquez fue a dar con las andas
de Atabalipa, y el hermano con el senor de Chincha, al qual
mataron alli en las andas; y lo mismo fuera del Atabalipa sino se
hallara el marquez alli, porque no podian derivalle de las andas,
que aunque matavan los yndios que las tenian, se metian luego
otros de Reffresco a sustentallas, y desta manera estuvieron vn
gran rrato fforcejando y matando indios, y de cansados vn espanol
tiro vna cuchillada para matalle, y el marquez don Francisco
Picarro se la rreparo, y del rreparo le hinio en la mano al
marquez el espanol, queriendo dar al Atabalipa, a cuya caussa el
marquez dio bozes diciendo: Nadie hiera al indio so pena de la
vida. Entendido esto, aguijaron siete o ocho espanoles y asieron
de vn bordo de las andas y haziendo fuerca las trastornaron a vn
lado, y ansi fue preso el Atabalipa, y el marquez le llevo a su
aposento, y alli le puso guardas que le guardavan de dia y de
noche. Pues venida la noche, los espanoles se recoxieron todos y
dieron muchas gracias a nuestro senor por las Mercedes que les
avia hecho, y muy contentos en tener presso al senor, porque a no
prendelle no se ganara la tierra como se gano.

Carta de Hernando Pizarro, ap. Oviedo, Historia General de las
Indias, Ms., lib. 46, cap. 15.

Venia en unas handas, e delante de el hasta trecientos o
cuatrocientos Yndios con Camisetas de librea limpiando las pajas
del camino, e cantando, e el en medio de la otra gente que eran
Caciques e principales, e los mas principales Caciques le traian
en los hombros; e entrando en la Plaza subieron doce o quince
Yndios en una fortaleza que alli estaba, e tomaronla a manera de
posesion con vandera puesta en una lanza: entrando hasta la mitad
de la Plaza reparo alli: e salio un Fraile Dominico que estaba
con el Gobernador a hablarle de su parte, que el Gobernador le
esperaba en su aposento, que le fuese a hablar, e dijole como era
Sacerdote, e que era embiado por el Emperador para que le
ensenase las cosas de la fe si quisiesen ser Cristianos, e
mostroles un libro que llevaba en las manos, e dijole que aquel
libro era de las cosas de Dios; e el Atabaliva pidio el libro, e
arrojole en el suelo e dijo: Yo no pasare de aqui hasta que me
deis todo lo que habeis tomado en mi tierra, que yo bien se quien
sois vosotros, y en lo que andais: e levantose en las andas, e
hablo a su gente, e obo murmullo entre ellos llamando a la gente
que tenian las armas: e el fraile fue al Gobernador e dijole que
que hacia, que ya no estaba la cosa en tiempo de esperar mas: el
Gobernador me lo embio a decir: yo tenia concertado con el
Capitan de la artilleria, que haciendole una sena disparasen los
tiros, e con la gente que oyendolos saliesen todos a un tiempo; e
como asi se hizo e como los Yndios estaban sin armas fueron
desbaratados sin peligro de ningun Cristiano. Los que traian las
andas, e los Caciques que venian al rededor del, nunca lo
desampararon hasta que todos murieron al rededor del: el
Gobernador salio e tomo a Atabaliva, e por defenderle le dio un
cristiano una cuchillada en una mano. La gente siguio el alcance
hasta donde estaban laos Yndios con armas; no se hallo en ellos
resistencia alguna, porque ya era recogieronse todos al Pueblo
donde el Gobernador quedaba.

No. IX

Account Of The Personal Habits Of Atahuallpa; Extracted From The
Ms. Of Pedro Pizarro.

[This minute account of the appearance and habits of the captive
Inca is of the most authentic character, coming, as it does, from
the pen of one who had the best opportunities of personal
observation, during the monarch's imprisonment by his Conquerors.
Pizarro's Ms. is among those recently given to the world by the
learned Academicians Salva and Baranda.]

Este Atabalipa ya dicho hera indio bien dispuesto, de buena
persona, de medianas carnes, no grueso demasiado, hermosso de
Rostro y grave en el, los ojos encarnizados, muy temido de los
suyos. (Acuerdome que el Senor de Guaylas le pidio licencia para
yr a ver su tierra, y se la dio, dandole tiempo en que fuese y
viniese limitado. Tardose algo mas, y cuando bolvio, estando yo
presente, llego con vn presente de fruta de la tierra, y llegado
que fue a su presencia empeco a temblar en tanta manera que no se
podia tener en los pies. El Atabalipa alco la caveza vn poquito
y sonrriendose le hizo sena que se ffuese.) Quando le sacaron a
matar, toda la gente que avia en la plaza de los naturales, que
avia harto, se prostraron por tierra, dexandose caer en el suelo
como Borrachos. Este indio se servia de sus mugeres por la
horden que tengo ya dicha, sirviendole vna hermana diez dias o
ocho con mucha cantidad de hijas de senores que a estas hermanas
servian, mudandose de ocho a ocho dias. Estas estavan siempre con
el para serville, que yudio no entrava dond' el estava. Tenia
muchos caciques consigo: estos estavan afuera en vn patio, y en
llamando alguno entrava descalzo y donde el estava; y si venia de
fuera parte, avia de entrar descalzo y cargado con vna carga; y
quando su capitan Challicuchima vino con Hernando Picarro y le
entro a ver, entro asi como digo con vna carga y descalzo y se
hecho a sus pies, y llorando se los beso. El Atabalipa con
Rostro sereno le dixo: Seas bien venido alli, Challicuchima;
queriendo dezir, Seas bien venido, Challicuchima. Este yndio se
ponia en la caveza vnos llautos que son vnas trencas hechas de
lanas de colores, de grosor de medio dedo y de anchor de vno,
hecho desto vna manera de corona y no con puntas, sino redonda,
de anchor de vna mano, que encaxava en la caveza, y en la frente
vna borla cossida en este llauto, de anchor de vna mano, poco
mas, de lana muy ffina de grana, cortada muy ygual, metida por
vno canutitos de oro muy sotilmente hasta la mitad: esta lana
hera hilada, y de los canutos abaxo destorcida, que hera lo que
caya en la frente; que los canutillos de oro hera quanto tomavan
todo el llauto ya dicho. Cayale esta borla hasta encima de las
cejas, de vn dedo de grosor, que le tomava toda la frente; y
todos estos senores andavan tresquilados y los orejones conio a
sobre peine. Vestian Ropa muy delgada y muy blanda ellos y sus
hermanas que tenian por mugeres, y sus deudos, orejones
principales, que se la davan los senores, y todos los demas
vestian Ropa basta. Poniase este senor la manta por encima de la
caveca y atabasela debajo de la barva, tapandose las orejas: esto
traia el por tapar vna oreja que tenia rompida, que quando le
prendieron los de Guascar se la quebraron. Bestiase este senor
Ropas muy delicadas. Estando vn dia comiendo, questas senoras ya
dichas le llevavan la comida y se la ponian delante en vnos
juncos verdes muy delgados y pequenos, estaba sentado este senor
en vn duo de madera de altor de poco mas de un palmo: este duo
hera de madera colorada muy linda, y tenianle siempre tapado con
vna manta muy delgada, aunque stuviese el sentado en el: estos
juncos ya dichos le tendian siempre delante quando queria comer,
y alli le ponian todos los manjares en oro, plata y Barro, y el
que a el apetescia senalava se lo truxesen, y tomandolo vna
senora destas dichas se lo tenia en la mano mientras comia. Pues
estando vn dia desta manera comiendo y yo presente, llevando vna
tajada del manjar a la boca le cayo vna gota en el vestido que
tenia puesto, y dando de mano a la yndia se levanto y se entro a
su aposento a vestir otro vestido, y buelto saco ves tido vna
camiseta y vna manta (pardo escuro). Llegandome yo pues a el le
tente la manta que hera mas blanda que seda, y dixele: Ynga, de
que es este vestido tan blando? El me dixo, Es de vnos pajaros
que andan de noche en Puerto Viejo y en Tumbez, que muerden a los
indios. Venido a aclararse dixo, que hera de pelo de
murcielagos. Diziendole, que de donde se podria juntar tanto
murcielago? dixo, Aquellos perros de Tumbez y Puerto Viejo que
avian de hazer sino tomar destos para hazer Ropa a mi padre? Y
es ansi questos murcielagos de aquellas partes muerden de noche a
los indios y a espanoles y a cavallos, y sacan tanta sangre ques
cossa de misterio, y ansi se averiguo ser este vestido de lana de
murcielagos, y ansi hera la color como dellos del vestido, que en
Puerto Viejo y en Tumbez y sus comarcas ay gran cantidad dellos
Pues acontescio vn dia que viniendose a quexar vn indio que vn
espanol tomava vnos bestidos de Atabalipa, el marquez me mando
fuesse yo a saver quien hera y llamar al espanol para castigallo.
El indio me lleva a vn buhio donde avia gran cantidad de petacas,
porquel espanol ya nera ydo, diciendome que de alli avia tomado
vn bestido del senor; e yo preguntandole que que tenian aquellas
petacas, me mostro algunas en que tenian todo aquello que
Atabalipa avia tocado con las manos, y avia estado de pies, y
vestidos que el avia deshechado; en vnas los junquillos que le
hechavan delante a los pies quando comia; en otras los guessos de
las carnes o aves que comia, que el avia tocado con las manos; en
otras los maslos de las mazorcas de mahiz que avia tomado en sus
manos; en otras las rropas que havia deshechado: finalmente todo
aquello que el avia tocado. Preguntelee, que para que tenian
aquello alli? Respondieronme, que para quemallo, porque cada ano
quemavan todo esto, porque lo que tocavan los senores que heran
hijos del sol, se avia de quemar y hazer seniza y hechallo por el
ayre, que nadie avia de tocar a ello; y en guarda desto estava vn
prencipal con indios que lo guardava y rrecoxia de las mugeres
que les servian. Estos senores dormian en el suelo en vnos
colchones grandes de algodon: tenian vnas ffrecadas grandes de
lana con que se cubijaban: y no e visto en todo este Piru indio
semejante a este Atabalipa ni de su ferocidad ni autoridad.
No. X.

Contemporary Accounts Of The Execution Of Atahuallpa.

[The following notices of the execution of the Inca are from the
hands of eyewitnesses; for Oviedo, though not present himself,
collected his particulars from those who were. I give the
notices here in the original, as the best authority for the
account of this dismal tragedy.]
Pedro Pizarro, Descubrimiento y Conquista de los Reynos del Peru,
Acordaron pues los officiales y Almagro que Atabalipa muriese,
tratando entre si que muerto Atabalipa se acababa el auto hecho
acerca del esoro. Pues dixeron al Marquez don Francisco Picarro
que no convenia que Atabalipa biviese; porque si se soltava, S.
Mag. perderia la tierra y todos los espanoles serian muertos; y a
la verdad, si esto no fuera tratado con malicia, como esta dicho,
tenian Razon, porque hera imposible soltandose poder ganar la
tierra. Pues el marquez no quiso venir en ello. Visto esto los
oficiales hizieronle muchos rrequerimientos, poniendole el
servicio de S. Mag. por delante. Pues estando asi atravesose vn
demonio de vna lengua que se dezia ffelipillo, vno de los
muchachos que el marquez avia llevado a Espana, que al presente
hera lengua, y andava enamorado de vna muger de Atabalipa, y por
avella hizo entender al marquez que Atabalipa hazia gran junta de
gente para matar los espanoles en Caxas. Pues sabido el marquez
esto prendio a Challicuchima que estava suelto y preguntandole
por esta gente que dezia la lengua se juntavan, aunque negava y
dezia que no, el ffelipillo dezia a la contra trastornando las
palabras dezian a quien se preguntava este casso. Pues el
marquez don Francisco Picarro acordo embiar a Soto a Caxas a
saver si se hazia alli alguna junta de gente, porque cierto el
marquez no quisiera matalle. Pues visto Almagro y los oficiales
la yda de Soto apretaron al marquez con muchos rrequirimientos, y
la lengua por su parte que ayu dava con sus rretruecos, vinieron
a convencer al marquez que muriese Atabalipa, porque el marquez
hera muy zeloso del servicio de S. Mag. y ansi le hizieron temer,
y contra su voluntad sentencio a muerte a Atabalipa mandando le
diesen garrote, y despues de muerto le quemasen porque tenia las
hermanas por mugeres. Cierto pocas leyes avian leido estos
senores ni entendido, pues al infiel sin aver sido predicado le
davan esta sentencia. Pues el Atabalipa llorava y dezia que no
le matasen, que no abria yndio en la tierra que se meneasse sin
su mandado, y que presso le tenian, que de que temian? y que si
lo avian por oro y plata, que el daria dos tanto de lo que avia
mandado. Yo vide llorar al marques de pesar por no podelle dar
la vida, porque cierto temio los requirimientos y el rriezgo que
avia en la tierra si se soltava. Este Atabalipa avia hecho
entender a sus mugeres e yndios que si no le quemavan el cuerpo,
aunque le matassen avia de bolver a ellos, que el sol su padre le
rresucitaria. Pues sacandole a dar garrote a la plaza el padre
fray Vicente de Balverde ya dicho le predico diziendole se
tornase cristiano: y el dixo que si el se tornava christiano, si
le quemarian, y dixeronle que no: y dixo que pues no le avian de
quemar que queria se baptizado, y ansi fray Vicente le baptizo y
le dieron garrote, y otro dia le enterraron en la en la yglesia
que en Caxamalca teniamos los espanoles. Esto se hizo antes que
Soto bolviese a dar aviso de lo que le hera mandado; y quando
vino truxo por nueva no aver visto nada ni aver nada, de que al
marquez le peso mucho de avelle muerto, y al Soto mucho mas,
porque dezia el, y tenia rrazon, que mejor ffuera embialle a
Espana, y que el se obligara a ponello en la mar: y cierto esto
fuera lo mejor que con este indio se pudiera hazer, porque quedar
en la tierra no convenia: tambien se entendio que no biviera
muchos dias, aunque le embiara. porque el hera muy regalado y
muy senor.

Relacion del Primer Descubrimiento de la Costa y Mar del Sur, Ms.
Dando forma como se llevaria Atabalipa de camino, y que guardia
se le pondria, y consultando y tratando si seriamos parte para
defenderle en aquellos pasos malos y rios si nos le quisiesen
tomar los suyos: comenzose a decir y a certificar entre los
Indios, que el mandaba venir grand multitud de gente sobre
nosotros: esta nueva se fue encendiendo tanto, que se tomo
informacion de muchos senores de la tierra, que todos a una
dijeron que era verdad, que el mandaba venir sobre nosotros para
que le salvasen, y nos matasen si pudiesen, y que estaba toda la
gente en cierta provincia ayuntada que ya venia de camino.
Tomada esta informacion, juntaronse el dicho Gobernador, y
Almagro, y los Oficiales de S. Mag. no estando ahi Hernando
Pizarro, porque ya era partido para Espana con alguna parte del
quinto de S. Mag. y a darle noticia y nueva de lo acaecido; y
resumieronse, aunque contra voluntad del dicho Gobernador, que
nunca estubo bien en ello, que Atabalipa, pues quebrantaba la
paz, y queria hacer traicion y traher gentes para matar los
cristianos, muriese, porque con su muerte cesaria todo, y se
allanaria la tierra: a lo cual hubo contrarios pareceres, y la
mas de la gente se puso en defender Almagro, y dando muchas
razones por que debia morir, el fue muerto, aunque para el no fue
muerte, sino vida, porque murio cristiano, y es de creer que se
fue al cielo. Publicado por toda la tierra su muerte, la gente
comun, y de pueblos venian donde el dicho Gobernador estaba a dar
la obediencia a S. Mag.; pero los capitanes y gente de guerra que
estaban en Xauxa y en el Cuzco, antes se rehicieron, y no
quisieron venir de paz. Aqui acaecio la cosa mas estrana que se
ha visto en el mundo, que yo vi por mis ojos, y fue; que estando
en la iglesia cantando los oficios de difuntos a Atabalipa,
presente el cuerpo, llegaron ciertas senoras hermanas y mugeres
suyas, y otros privados con grand estruendo, tal que impidieron
el oficio, y dijeron que les hiciesen aquella fiesta muy mayor,
porque era costumbre cuando el grand senor moria, que todos
aquellos que bien le querian, se enterrasen vivos con el: a los
cuales se les respondio, que Atabalipa habia muerto como
cristiano, y como tal le hacian aquel oficio, que no se habia de
hacer lo que ellos pedian, que era muy mal hecho y contra
cristianidad; que se fuesen de alli, y no les estorbasen, y se le
dejasen enterrar, y ansi se fueron a sus aposentos, y se
ahorcaron todos ellos y ellos. Las cosas que pasaron en estos
dias, y los extremos y llantos de la gente son muy y largas
prolijas, y por eso diran aqui.

Oviedo, Historia General de las Indias, Ms., lib. 46, cap. 22.
Cuando el Marques Don Francisco Pizarro tubo preso al gran Rev
Atabaliva le aconsejaron hombres faltos de buen entendimiento,
que le matase, o el obo gana, porque como se vieron cargados de
oro parecioles que muerto aquel Senor lo podian poner mas a su
salvo en Espana donde quisiesen e dejando la tierra, y que
asimismo serian mas parte para se sustener en ella sin aquel
escrupuloso impedimento, que no conservandose la vida de un
Principe tan grande, e tan temido e acatado de sus naturales, y
en todas aquellas partes; e la esperiencia ha mostrado cuan mal
acordado e peor fecho fue todo lo que contra Atabaliva se hizo
despues de su prision en le quitar la vida, con la cual demas de
deservirse Dios quitaron al Emperador nuestro Senor, e a los
mismos Espanoles que en aquellas partes se hallaron, y a los que
en Espana quedaron, que entonces vivian y a los que aora viven e
naceran innumerables tesoros, que aquel Principe les diera; e
ninguno de sus vasallos se mobiera ni alterara como se alteraron
e revelaron en faltando su Persona. Notorio es que el Gobernador
le aseguro la vida, y sin que le diese tal seguro el se le tenia,
pues ningun Capitan puede disponer sin licencia de su Rey y Senor
de la Persona del Principe que tiene preso, cuyo es de derecho,
cuanto mas que Atabaliva dijo al Marques, que si algun Cristiano
matasen los Yndios, o le hiciesen el menor dano del mundo, que
creyese que por su mandado lo hacia, y que cuando eso fuese le
matase o hiciese del lo que quisiese; e que tratandole bien el le
chaparia las paredes de plata, e le allanaria las Sierras e los
montes, e le daria a el, e a los Cristianos cuanto oro quisiesen,
e que desto no tubiese duda alguna; y en pago de sus
ofrecimientos encendidas pajas se las ponian en los pies
ardiendo, porque digese que traicion era la que tenia ordenada
contra los Cristianos, e inventando e fabricando contra el
falsedades, le levantaron que los queria matar, e todo aquello
fue rodeado por malos e por la inadvertencia e mal Consejo del
Gobernador, e comenzaron a le hacer proceso mal compuesto y peor
escrito, seyendo uno de los Adalides un inquieto, desasosegado e
deshonesto Clerigo, y un Escribano falto de conciencia, e de mala
habilidad, y otros tales que en la maldad concurrieron, e asi mal
fundado el libelo se concluyo a sabor de danados paladares, como
se dijo en el Capitulo catorce, no acordandose que les habian
enchido las casas de oro e plata, e le habian tomado sus mugeres
e repartidolas en su presencia e usaban de ellas en sus
adulterios, e en lo que les placia a aquellos aquien las dieron;
y como les parecio a los culpados que tales ofensas no eran de
olvidar, e que merecian que el Atabaliva les diese la recompensa
como sus obras eran, asentoseles en el animo un temor e enemistad
con el entranable; e por salir de tal cuidado e sospecha le
ordenaron la muerte por aquello que el no hizo ni penso; y de ver
aquesto algunos Espanoles comedidos aquien pesaba que tan grande
deservicio se hiciese a Dios y al Emperador nuestro Senor; y
aunque tan grande ingratitud se perpetraba e tan senalada maldad
se cometia como matar a un Principe tan grande sin culpa. E
viendo que le traian a colacion sus delitos e crueldades pasadas,
que el habia usado entre sus Yndios y enemigos en el tiempo
pasado, de lo cual ninguno era Juez, sino Dios; queriendo saber
la verdad e por excusar tan notorios danos como se esperaban que
habian de proceder matando aquel Senor se ofrecieron cinco
hidalgos de ir en persona a saber y ver si venia aquella gente de
guerra que los falsos inventores e sus mentirosas espias
publicaban, a dar en los Cristianos; en fin el Gobernador (que
tambien se puede creer que era enganado) lo obo por bien; e
fueron el Capitan Hernando de Soto, el Capitan Rodrigo Orgaiz, e
Pedro Ortiz, e Miguel de Estete, e Lope Velez a ver esos enemigos
que decian que venian; e el Gobernador les dio una Guia o Espia,
que decia que sabia donde estaban; e a dos dias de camino se
despeno la guia de un risco, que lo supo muy bien hacer el Diablo
para que el dano fuese mayor; pero aquellos cinco de caballo que
he dicho pasaron adelante hasta que llegaron al lugar donde se
decian que habian de hallar el egercito contrario, e no hallaron
hombre de guerra, ni con armas algunas, sino todos de paz; e
aunque no iban sino esos pocos cristianos que es dicho les
hicieron mucha fiesta por donde andubieron, e les dieron todo lo
que les pidieron de lo que tenian para ellos e sus criados, e
Yndios de servicio que llevaban; por manera que viendo que era
burla, e muy notoria mentira e falsedad palpable, se tornaron a
Cajamalca donde el Gobernador estaba; el cual ya habia fecho
morir al Principe Atabaliva se que la historia lo ha contado; e
como llegaron al Gobernador hallaronle mostrando mucho
sentimiento con un gran sombrero de fieltro puesto en la cabeza
por luto e muy calado sobre los ojos, e le digeron: Senor, muy
mal lo ha fecho V. Sa, y fuera justo que fueramos atendidos para
que supierades que es muy gran traicion la que se le levanto a
Atabaliva, porque ningun hombre de guerra hay en el Campo, ni le
hallamos, sino todo de paz, e muy buen tratami ento que no se nos
hizo en todo lo que habemos andado. El Gobernador respondio e
les dijo: Ya veo que me han enganado: desde a pocos dias nabida
esta verdad, e murmurandose de la crueldad que con aque Principe
se uso, vinieron a malas palabras el Gobernador y fray Vicente de
Valverde, y el Tesorero Riquelme, e a cada uno de ellos decia que
e otro lo habia fecho, e se desmintieron unos a otros muchas
veces, oyendo muchos su rencilla.

No. XI.

Contract Between Pizarro And Almagro, Ms.; Dated At Cuzco June
12, 1535.
[This agreement between these two celebrated captains, in which
they bind themselves by solemn oaths to the observance of what
would seem to be required by the most common principles of
honesty and honor, is too characteristic of the men and the times
to be omitted. The original exists in the archives at Simancas.]

Nos Dn Francisco Pizarro, Adelantado, Capitan General y
Governador por S. M. en estos Reynos de la Nueva Castilla, e Dn
Diego de Almagro, asimismo Governador por S. M. en la provincia
de Toledo, decimos: que por que mediante la intima amistad y
compania que entre nosotros con tanto amor ha permanecido, y
queriendolo Dios Nuestro Senor hacer, ha sido parte y cabsa que
el Emperador e Rey nuestro Senor haya recevido senalados
servicios con la conquista, sujecion e poblacion destas
provincias y tierras, e atrayendo a la conversion y camino de
nuestra Santa Fee Catolica tanta muchedumbre de infieles, e
confiando S. M. que durante nuestra amistad y compania su real
patrimonio sera acrecentado, e asi por tener este intento como
por los servicios pasados, S. M. Catolica tubo por bien de
conceder a mi el dicho Dn Francisco Pizarro la go vernacion de
estos nuebos Reynos, y a mi el dicho Dn Diego de Almagro la
governacion de la provincia de Toledo, de las quales mercedes que
de su Real liberalidad hemos recevido, resulta tan nueba
obligacion, que perpetuamente nuestras vidas y patrimonios, y de
los que de nos decendieren en su Real servicio se gasten y
consuman, y para que esto mas seguro y mejor efecto haya y la
confianza de S. M. por nuestra parte no fallezca Renunciando la
Ley que cerca de los tales juramentos dispone, prometemos e
juramos en presencia de Dios Nuestro Senor, ante cuye acatamiento
estamos, de guardar y cumplir bien y enteramente, y sin cabtela
ni otro entendimiento alguno lo espresado y contenido en los
capitulos siguientes, e suplicamos a su infinita bondad que a
qualquier de nos que fuere en contrario de lo asi convenido, con
todo rigor de justicia permita la perdicion de su anima, fin y
mal acavamiento de su vida, destruicion y perdimiento de su
familia, honrras y hacienda, porque como quebrantador de su fee,
la qual el uno al otro y el otro nos damos, y ne temerosos de su
acatamiento, reciva del tal justa venganza: y lo que por parte de
cada uno de nosotros juramos y prometemos es lo siguiente.

Primeramente que nuestra amistad e compania se conserve mantenga
para en adelante con aquel amor y voluntad que hasta el dia
presente entre nosotros ha habido, no la alterando ni
quebrantando por algunos intereses, cobdicias, ni ambicion de
qualesquiera honrras e oficios, sino que hermanablemente entre
nosotros se comunique e seamos parcioneros en todo el bien que
Dios Nuestro Senor nos quiera hacer.

Otrosi, decimos so cargo del juramento e promesa que hacemos, que
ninguno de nosotros calumniara ni procurara cosa alguna que en
dano o menos cabo de su honrra, vida y hacienda al otro pueda
subceder ni venir, ni dello sera cabsa por vias directas ni
indirectas por si propio ni por otra persona tacita ni
espresamente cabsandolo ni permitiendolo, antes procurara todo
bien y honrra y trabajara de se lo llegar y adquirir, y evitando
todas perdidas y danos que se le puedan recrecer, no siendo de la
otra parte avisado.

Otrosi: juramos de mantener, guardar y cumplir lo que entre
nosotros esta capitulado, a lo qual al presente nos referimos, e
que por via, causa ni mana alguna ninguno de nosotros verna en
contrario ni en quevrantamiento dello, ni hara diligencia,
protestacion ni Reclamacion alguna, e que si alguna oviere fecha,
se aparta o desiste de ella e la renuncia so cargo del dicho

Otrosi: juramos que juntamente ambos a dos, y no el uno sin el
otro, informaremos y escriviremos a S. M. las cosas que segun
nuestro parecer mejor a su Real servicio convengan, suplicandole,
informandole de todo aquello con que mas su catolica conciencia
se descargue, y estas provincias y Reynos mas y mejor se
conserven y goviernen, y que no habra relacion particular por
ninguno de nosotros hecha en fraude e cabtela y con intento de
danar y enpecer al otro, procurando para si, posponiendo el
servicio de Nuestro Senor Dios y de S. M., y en quebrantamiento
de nuestra amistad y compania, y asimismo no permitira que sea
hecho por otra qualquier persona, dicho ni comunicado, ni lo
permita ni consienta, sino que todo se haga manifiestamente entre
ambos, porque se conozca mejor el celo que de servir a S. M.
tenemos, pues de nuestra amistad e compania tanta confianza ha

Yten: juramos que todos los provechos e intereses que se nos
recrecieren asi de los que yo Dn Francisco Pizarro oviere y
adquiriere en esta governacion por qualquier vias y cabsas, como
los otros que yo Dn Diego de Almagro he de haber en la conquista
y descubrimiento que en hombre y por mandado de S. M. hago, lo
traeremos manifiestamente a monton y collacion, por manera que la
compania que en este caso tenemos hecha permanezca, y en ella no
haya fraude, cabtela ni engano al guno, e que los gastos que por
ambos e qualquier de nos se obieren de hacer se haga moderada y
discretamente conforme, y proveyendo a la necesidad que se
ofreciere evitando lo escesivo y superfluo socorriendo y
proveyendo a lo necesario.

Todo lo qual segun en la forma que dicho esta, es nuestra
voluntad de lo asi guardar y cumplir so cargo del juramento que
asi tenemos fecho, poniendo a Nuestro Senor Dios por juez y a su
gloriosa Madre Santa Maria con todos los Santos por testigos, y
por que sea notorio a todos los que aqui juramos y prometemos, lo
firmamos de nuestros nombres, siendo presentes por testigos el
Licenciado Hernando Caldera Teniente General de Governador en
estos Reynos por el dicho Senor Governador, e Francisco Pineda
Capellan de su Senoria, e Antonio Picado su Secretario, e Antonio
Tellez de Guzman y el Doctor Diego de Loaisa, el qual dicho
juramento fue fecho en la gran Cibdad del Cuzco en la casa del
dicho Governador Dn Diego Dalmagro, estando diciendo misa el
Padre Bartolome de Segovia Clerigo, despues de dicho el pater
noster, poniendo los dichos Governadores las manos derechas
encima del Ara consagrada a 12 de Junio de 1535 anos. -
Francisco Pizarro. - El Adelantado Diego Dalmagro. - Testigos
el Licenciado Hernando Caldera - Antonio Tellez de Guzman.

Yo Antonio Picado Escrivano de S. M. doy fee que fui testigo y me
halle presente al dicho juramento e solenidad fecho por los
dichos Governadores, y yo saque este traslado del original que
queda en mi poder como secretario del Senor Governador Dn
Francisco Pizarro, en fee de lo qual firme aqui nombre. Fecho en
la gran Cibdad del Cuzco a 12 dias del mes de Julio de 1535 anos.
Antonio Picado Escribano de


Letter From The Younger Almagro To The Royal Audience Of Panama,
Ms.; Dated At Los Reyes [Lima], July 14, 1541.

[This document, coming from Almagro himself, is valuable as
exhibiting the best apology for his conduct, and, with due
allowance for the writer's position, the best account of his
proceedings. The original - which was transcribed by Munoz for
his collection - is preserved in the archives at Simancas.]

Mui magnificos Senores, - Ya Vs Mrds. havran sabido el estado en
que he estado despues que fue desta vida el Adelantado Don Diego
de Almagro mi padre que Dios tenga en el Cielo, i como quede
debajo de la vara del Marques Don Francisco Pizarro, i creo yo
que pues son notorias las molestias i malos tratamientos que me
hicieron i la necesidad en que me tenian a vn rincon de mi casa
sin tener otro remedio sino el de S. M. a quien ocurri que me lo
diese como Senor agradecido de quien yo lo esperava pagando los
servicios tan grandes que mi padre le hizo de tan gran ganancia e
acrecentamiento para su Real Corona, no hay necesidad de
contarlas, i por eso no las contare, i dejare lo pasado i vendre
a dar a Vs Mrds. cuenta de lo presente, e dire que aunque me
llegava al alma verme tan afligido, acordandome del mandamiento
que mi padre me dejo que amase el servicio de S. M. i questava en
poder de mis enemigos; sufria mas de lo que mi juicio bastava, en
especial ser cada dia quien a mi padre quito la vida, i havian
escurecido sus servicios por manera que del ni de mi no havia
memoria; i como la Enemistad quel Marques me tenia e a todos mis
amigos e criados fuese tan cruel i mortal, i sobre mi sucediese,
quiso efetualla por la medida con que la uso con mi padre,
estando siguro en mi casa, gimiendo mi necesidad, esperando el
remedio i Mercedes que de S. M. era razon que yo alcanzase, mui
confiado de gozarlas, haciendo a S. M. servicios como yo lo
deseo; fui informado quel Marques trataba mi prendimiento i fin,
determinado que no quedase en el mundo quien la muerte de mi
padre le pidiese, y acordandome que para darsela hallaron
testigos a su voluntad, asi mismo los hallaron para mi, por
manera que padre i hijo fueran por vn juicio juzgados. Por no
dejar mi vida en alvedrio tan diabolico i desatinado, temiendo la
muerte, determinado de morir defendiendo mi vida i honra, con los
criados de mi padre i amigos, acorde de entrar en su casa i
prenderle para escusar mayores danos, pues el Juez de S. M. ya
venia i a cada uno hiciera justicia, i el Marques como persona
culpada en la defensa de su prision e persona armada para ello
hizo tanto que por desdicha suya fue herido de vna herida de que
murio luego, i puesto que como hijo de padre a quien el havia
muerto lo podia recibir por venganza, me peso tan estranamente
que todos conocieron en mi mui gran diferencia, i por ver que
estava tan poderoso i acatado como era razon no hovo hombre
viendolo en mitad del dia que echase mano a espada para ayuda
suya ni despues hay hombre que por el responda: parece que se
hizo por juicio de Dios i por su voluntad, porque mi deseo no era
tan largo que se estendiese a mas de conservar mi vida en tanto
aquel juez llegava; e como vi el hecho procure antes que la cosa
mas se encendiese en el pueblo i que cesasen esecucion de
prisiones de personas que ambas opiniones havian siguido
questaban afrontadas, i cesasen crueldades, e huviese justicia
que lo estorvase e castigase, e se tomase cabeza que en nombre de
S. M. hiciese justicia e governase la tierra, pareciendo a la
republica e comunidad de su Cibdad e oficiales de S. M. que por
los servicios de mi padre e por haver el descubierto e ganado
esta tierra me pertenecia mas justamente que a otro la
governacion della, me pidieron por Governador i dentro de dos
horas consultado e negociado con el Cabildo, fui recibido en amor
i conformidad de toda la republica: Asi quedo todo en paz i tan
asentados i serenos los animos de todos, que no hovo mudanza, i
todo esta pacifico, i los pueblos en la misma conformidad i
justicia que han estado, i con el ayuda de Dios se asentara cada
dia la paz tan bien que de todos sea obedicida por senora, i S.
M. sera tambien servido como es razon, como se deve: porque
acabadas son las opiniones e parcialidades, e yo e todos
pretendemos la poblacion de la tierra i el descubrimiento della,
porque los tiempos pasados que se han gastado tan mal con
alborotos que se han ofrecido, e descuidos que ha habido, agora
se ganen e se alcancen i cobren, i con este presupuesto esten Vs
Mrcds. ciertos que esta el Peru en Sosiego,i que las riquezas se
descubriran e iran a poder de S. M. mas acrecentadas i
multiplicadas que hasta aqui, ni havra mas pasion ni movimiento
sino toda quietud, amando el servicio de S. M. i su obidiencia,
aprovechando sus Reales rentas: Suplico a Vs Mrds. pues el caso
parece que lo hizo Dios i no los hombres, ni yo lo quise asi como
Dios lo hizo por su juicio secreto, e como tengo dicho la tierra
esta sosegada, i todos en paz; Vs Mrds. por el presente manden
suspender qualquiera novedad, pues la tierra se conservara como
esta, e sera S. M. mui servido; e despues que toda la gente que
no tienen vecindades las tengan, e otros vayan a poblar e
descubrir, podran proveer lo que conviniere, i es tiempo que la
tierra Espanoles i naturales no reciban mas alteracion, pues no
pretenden sino sosiego i quietud, i poblar la tierra i servir a
S. M. porque con este deseo todos estamos i estaremos, i de otra
manera crean Vs Mrds. que de nuevo la tierra se rebuelve e
inquieta, porque de las cosas pasadas vnos i otros han pretendido
cada nvo su fin, e sino descansan de los trabajos que han
padecido con tantas persecuciones de buena ni de mala perdiendose
no terna S. M. della cuenta, e los naturales se destruirian e no
asentaran en sus casas e pereceran mas de los que han perecido; e
conservar estos e conservar la tierra i los vecinos i moradores
della todo es vno; i pues en tanta conformidad yo tengo la tierra
e con voluntad de todos fui eligido por Governador, porque mas
obidiencia haya, e la justicia mas acatada sea, i entiendan que
me han de acatar i obedecer en tanto que S. M. otra cosa manda,
porque de lo pasado yo le embio aviso; Suplico a Vs manden
despachar desa Audiencia Real vna cedula para que todos me
obedezcan i tengan por Governador, porque asi mas sosegados
ternan todos los animos i mas i mejor se hara el servicio de S.
M. i terna mas paz la tierra, e confundirse han las voluntades
que se quisieren levantar contra esto; e sino lo mandasen Vs
Mrds. proveer en tanto que S. M. declara su Real Voluntad, podria
ser que parte de alguna gente que por aca nunca faltan mas amigos
de pasiones que de razon, que se levantase algun escandalo de que
Dios i S. M. fuesen mas deservidos: Nuestro Senor las mui
magnificas personas de Vs Mrds. guarde tan prosperamente como
desean: destos Reyes a 14 de julio de 1541 anos. Beso las manos
de Vs Mrds., Don Diego de Almagro.


Letter From The Municipality Of Arequipa To The Emperor Charles
The Fifth, Ms.; Dated At San Juan De La Frontera, Sept. 24, 1542.

[The stout burghers of Arequipa gave efficient aid to the royal
governor, in his contest with the younger Almagro; and their
letter, signed by the municipality, forms one of the most
authentic documents for a history of this civil war. The
original is in the archives at Simancas.]

S. C. C. M. - Aunque de otros muchos terna V. M. aviso de la
vitoria que en ventura de V. M. i buena deligencia i animo del
Governador Vaca de Castro se ovo del tirano Don Diego de Almagro
e sus se cazes, nosotros el Cabildo i vecino de Arequipa le
queremos tambien dar, porque como quien se hallo en el peligro,
podremos contar de la verdad como paso.

Desde Xauxa hicimos relacion a V. M. de todo lo sucedido hasta
entonses, i de los preparamientos quel Governador tenia proveidos
para la guerra de alli. Salio con toda la gente en orden i se
vino a esta Cibdad de San Joan de la Frontera, donde tuvimos
nuevas como el traidor de Don Diego de Almagro estava en la
provincia de Bilcas, que es onze leguas desta Cibdad, que venia
determinado con su danada intencion a darnos la batalla. En este
comedio vino Lope Diaquez del real de los traidores i dio al
Governador una carta de Don Diego, i otra de doze Capitanes mui
desvergonzados de fieros i amenazas, i el Governador con zelo de
que no oviese tantas muertes entre los vasallos de V. M. como
siempre fue su intento de ganar el juego por mana, acordo de
tornarles a enbiar al dicho Lope Ydiaquez i a Diego de Mercado
Fator de la nueva Toledo, para ver si los podian reducir i atraer
al servicio de V. M. i fueron tan mal rescibidos que quando
escaparon con las vidas se tuvieron por bien librados. La
respuesta que les dieron fue que no querian obedecer las
provisiones reales de V. M. sino darle la batalla, i luego
alzaron su Real i caminaron para nosotros. Visto esto el
Governador saco su Real deste pueblo i camino contra ellos dos
leguas, donde supo, que los traidores estavan a tres, en un
asiento fuerte i comodo para su artilleria. El governador acordo
de los guardar alli, donde le tomo la voz, porque era llano i
lugar fuerte al nuestro proposito. Como esto vieron los
traidores, sabado que se contaron diez i seis de setiembre, se
levantaron de donde estavan, i caminaron por lo alto de la sierra
i vinieron una legua de nosotros, i sus corredores vinieron a ver
nuestro asiento. Luego el Governador provio que por una media
loma fuese un Capitan con cinquenta arcabuceros, i otro con
cinquenta lanzas a tomar lo alto, i sucedio tambien que sin
ningun riesgo se tomo, i luego todo el exercito de V. M lo subio.
Visto esto, los enemigos que estarian tres quartos de legua,
procuraron de buscar campo donde nos dar la batalla, i asi le
tomaron a su proposito i asentaron su artilleria i concertaron
sus esquadrones, que eran ducientos i treinta de cavallo, en que
venian cinquenta hombres de armas: la infanteria eran ducientos
arcabuzeros i ciento i cinquenta piqueros, todos tan lucidos e
bien armados, que de Milan no pudieran salir mejor aderezados: el
artilleria eran seis media culebrinas de diez a doze pies de
largo, que echavan de bateria una naranja: tenian mas otros seis
tiros medianos todos de fruslera, tan bien aderezados i con tanta
municion, que mas parecia artilleria de Ytalia que no de Yndias.
El Governador vista su desverguenza, la gente mui en orden,
despues de haver hecho los razonamientos que convenian,
diciendonos que viesemos la desverguenza que los traidores tenian
i el gran desacato a la corona Real, camino a ellos, i llegando a
tiro donde su artilleria podia alcanzar, jugo luego en nosotros,
que la nuestra por ser mui pequena e ir caminando, no nos podimos
aprovechar della de ninguna cosa, i asi la dexamos por popa:

Book of the day: