Full Text Archive logoFull Text Archive — Free Classic E-books

Don Quijote by Miguel de Cervantes [Saavedra] [in Spanish]

Part 10 out of 19

Adobe PDF icon
Download this document as a .pdf
File size: 2.3 MB
What's this? light bulb idea Many people prefer to read off-line or to print out text and read from the real printed page. Others want to carry documents around with them on their mobile phones and read while they are on the move. We have created .pdf files of all out documents to accommodate all these groups of people. We recommend that you download .pdfs onto your mobile phone when it is connected to a WiFi connection for reading off-line.

No habÌa bien acabado de decir estas razones Sancho, cuando llegaron a sus
oÌdos relinchos de Rocinante; los cuales relinchos tomÛ don Quijote por
felicÌsimo ag¸ero, y determinÛ de hacer de allÌ a tres o cuatro dÌas otra
salida; y, declarando su intento al bachiller, le pidiÛ consejo por quÈ
parte comenzarÌa su jornada; el cual le respondiÛ que era su parecer que
fuese al reino de AragÛn y a la ciudad de Zaragoza, adonde, de allÌ a pocos
dÌas, se habÌan de hacer unas solenÌsimas justas por la fiesta de San
Jorge, en las cuales podrÌa ganar fama sobre todos los caballeros
aragoneses, que serÌa ganarla sobre todos los del mundo. AlabÛle ser
honradÌsima y valentÌsima su determinaciÛn, y advirtiÛle que anduviese m·s
atentado en acometer los peligros, a causa que su vida no era suya, sino de
todos aquellos que le habÌan de menester para que los amparase y socorriese
en sus desventuras.

-Deso es lo que yo reniego, seÒor SansÛn -dijo a este punto Sancho-, que
asÌ acomete mi seÒor a cien hombres armados como un muchacho goloso a media
docena de badeas. °Cuerpo del mundo, seÒor bachiller! SÌ, que tiempos hay
de acometer y tiempos de retirar; sÌ, no ha de ser todo "°Santiago, y
cierra, EspaÒa!" Y m·s, que yo he oÌdo decir, y creo que a mi seÒor mismo,
si mal no me acuerdo, que en los estremos de cobarde y de temerario est· el
medio de la valentÌa; y si esto es asÌ, no quiero que huya sin tener para
quÈ, ni que acometa cuando la demasÌa pide otra cosa. Pero, sobre todo,
aviso a mi seÒor que si me ha de llevar consigo, ha de ser con condiciÛn
que Èl se lo ha de batallar todo, y que yo no he de estar obligado a otra
cosa que a mirar por su persona en lo que tocare a su limpieza y a su
regalo; que en esto yo le bailarÈ el agua delante; pero pensar que tengo de
poner mano a la espada, aunque sea contra villanos malandrines de hacha y
capellina, es pensar en lo escusado. Yo, seÒor SansÛn, no pienso granjear
fama de valiente, sino del mejor y m·s leal escudero que jam·s sirviÛ a
caballero andante; y si mi seÒor don Quijote, obligado de mis muchos y
buenos servicios, quisiere darme alguna Ìnsula de las muchas que su merced
dice que se ha de topar por ahÌ, recibirÈ mucha merced en ello; y cuando no
me la diere, nacido soy, y no ha de vivir el hombre en hoto de otro sino de
Dios; y m·s, que tan bien, y aun quiz· mejor, me sabr· el pan desgobernado
que siendo gobernador; y øsÈ yo por ventura si en esos gobiernos me tiene
aparejada el diablo alguna zancadilla donde tropiece y caiga y me haga las
muelas? Sancho nacÌ, y Sancho pienso morir; pero si con todo esto, de
buenas a buenas, sin mucha solicitud y sin mucho riesgo, me deparase el
cielo alguna Ìnsula, o otra cosa semejante, no soy tan necio que la
desechase; que tambiÈn se dice: "Cuando te dieren la vaquilla, corre con la
soguilla"; y "Cuando viene el bien, mÈtelo en tu casa".

-Vos, hermano Sancho -dijo Carrasco-, habÈis hablado como un catedr·tico;
pero, con todo eso, confiad en Dios y en el seÒor don Quijote, que os ha de
dar un reino, no que una Ìnsula.

-Tanto es lo de m·s como lo de menos -respondiÛ Sancho-; aunque sÈ decir al
seÒor Carrasco que no echara mi seÒor el reino que me diera en saco roto,
que yo he tomado el pulso a mÌ mismo, y me hallo con salud para regir
reinos y gobernar Ìnsulas, y esto ya otras veces lo he dicho a mi seÒor.

-Mirad, Sancho -dijo SansÛn-, que los oficios mudan las costumbres, y
podrÌa ser que viÈndoos gobernador no conociÈsedes a la madre que os pariÛ.

-Eso all· se ha de entender -respondiÛ Sancho- con los que nacieron en las
malvas, y no con los que tienen sobre el alma cuatro dedos de enjundia de
cristianos viejos, como yo los tengo. °No, sino llegaos a mi condiciÛn, que
sabr· usar de desagradecimiento con alguno!

-Dios lo haga -dijo don Quijote-, y ello dir· cuando el gobierno venga; que
ya me parece que le trayo entre los ojos.

Dicho esto, rogÛ al bachiller que, si era poeta, le hiciese merced de
componerle unos versos que tratasen de la despedida que pensaba hacer de su
seÒora Dulcinea del Toboso, y que advirtiese que en el principio de cada
verso habÌa de poner una letra de su nombre, de manera que al fin de los
versos, juntando las primeras letras, se leyese: Dulcinea del Toboso.

El bachiller respondiÛ que, puesto que Èl no era de los famosos poetas que
habÌa en EspaÒa, que decÌan que no eran sino tres y medio, que no dejarÌa
de componer los tales metros, aunque hallaba una dificultad grande en su
composiciÛn, a causa que las letras que contenÌan el nombre eran diez y
siete; y que si hacÌa cuatro castellanas de a cuatro versos, sobrara una
letra; y si de a cinco, a quien llaman dÈcimas o redondillas, faltaban tres
letras; pero, con todo eso, procurarÌa embeber una letra lo mejor que
pudiese, de manera que en las cuatro castellanas se incluyese el nombre de
Dulcinea del Toboso.

-Ha de ser asÌ en todo caso -dijo don Quijote-; que si allÌ no va el nombre
patente y de manifiesto, no hay mujer que crea que para ella se hicieron
los metros.

Quedaron en esto y en que la partida serÌa de allÌ a ocho dÌas. EncargÛ don
Quijote al bachiller la tuviese secreta, especialmente al cura y a maese
Nicol·s, y a su sobrina y al ama, porque no estorbasen su honrada y
valerosa determinaciÛn. Todo lo prometiÛ Carrasco. Con esto se despidiÛ,
encargando a don Quijote que de todos sus buenos o malos sucesos le
avisase, habiendo comodidad; y asÌ, se despidieron, y Sancho fue a poner en
orden lo necesario para su jornada.

CapÌtulo V. De la discreta y graciosa pl·tica que pasÛ entre Sancho Panza y
su mujer Teresa Panza, y otros sucesos dignos de felice recordaciÛn

(Llegando a escribir el traductor desta historia este quinto capÌtulo, dice
que le tiene por apÛcrifo, porque en Èl habla Sancho Panza con otro estilo
del que se podÌa prometer de su corto ingenio, y dice cosas tan sutiles,
que no tiene por posible que Èl las supiese; pero que no quiso dejar de
traducirlo, por cumplir con lo que a su oficio debÌa; y asÌ, prosiguiÛ
diciendo:)

LlegÛ Sancho a su casa tan regocijado y alegre, que su mujer conociÛ su
alegrÌa a tiro de ballesta; tanto, que la obligÛ a preguntarle:

-øQuÈ traÈs, Sancho amigo, que tan alegre venÌs?

A lo que Èl respondiÛ:

-Mujer mÌa, si Dios quisiera, bien me holgara yo de no estar tan contento
como muestro.

-No os entiendo, marido -replicÛ ella-, y no sÈ quÈ querÈis decir en eso de
que os holg·redes, si Dios quisiera, de no estar contento; que, maguer
tonta, no sÈ yo quiÈn recibe gusto de no tenerle.

-Mirad, Teresa -respondiÛ Sancho-: yo estoy alegre porque tengo determinado
de volver a servir a mi amo don Quijote, el cual quiere la vez tercera
salir a buscar las aventuras; y yo vuelvo a salir con Èl, porque lo quiere
asÌ mi necesidad, junto con la esperanza, que me alegra, de pensar si podrÈ
hallar otros cien escudos como los ya gastados, puesto que me entristece el
haberme de apartar de ti y de mis hijos; y si Dios quisiera darme de comer
a pie enjuto y en mi casa, sin traerme por vericuetos y encrucijadas, pues
lo podÌa hacer a poca costa y no m·s de quererlo, claro est· que mi alegrÌa
fuera m·s firme y valedera, pues que la que tengo va mezclada con la
tristeza del dejarte; asÌ que, dije bien que holgara, si Dios quisiera, de
no estar contento.

-Mirad, Sancho -replicÛ Teresa-: despuÈs que os hicistes miembro de
caballero andante habl·is de tan rodeada manera, que no hay quien os
entienda.

-Basta que me entienda Dios, mujer -respondiÛ Sancho-, que …l es el
entendedor de todas las cosas, y quÈdese esto aquÌ; y advertid, hermana,
que os conviene tener cuenta estos tres dÌas con el rucio, de manera que
estÈ para armas tomar: dobladle los piensos, requerid la albarda y las
dem·s jarcias, porque no vamos a bodas, sino a rodear el mundo, y a tener
dares y tomares con gigantes, con endriagos y con vestiglos, y a oÌr
silbos, rugidos, bramidos y baladros; y aun todo esto fuera flores de
cantueso si no tuviÈramos que entender con yang¸eses y con moros
encantados.

-Bien creo yo, marido -replicÛ Teresa-, que los escuderos andantes no comen
el pan de balde; y asÌ, quedarÈ rogando a Nuestro SeÒor os saque presto de
tanta mala ventura.

-Yo os digo, mujer -respondiÛ Sancho-, que si no pensase antes de mucho
tiempo verme gobernador de una Ìnsula, aquÌ me caerÌa muerto.

-Eso no, marido mÌo -dijo Teresa-: viva la gallina, aunque sea con su
pepita; vivid vos, y llÈvese el diablo cuantos gobiernos hay en el mundo;
sin gobierno salistes del vientre de vuestra madre, sin gobierno habÈis
vivido hasta ahora, y sin gobierno os irÈis, o os llevar·n, a la sepultura
cuando Dios fuere servido. Como Èsos hay en el mundo que viven sin
gobierno, y no por eso dejan de vivir y de ser contados en el n˙mero de las
gentes. La mejor salsa del mundo es la hambre; y como Èsta no falta a los
pobres, siempre comen con gusto. Pero mirad, Sancho: si por ventura os
viÈredes con alg˙n gobierno, no os olvidÈis de mÌ y de vuestros hijos.
Advertid que Sanchico tiene ya quince aÒos cabales, y es razÛn que vaya a
la escuela, si es que su tÌo el abad le ha de dejar hecho de la Iglesia.
Mirad tambiÈn que Mari Sancha, vuestra hija, no se morir· si la casamos;
que me va dando barruntos que desea tanto tener marido como vos dese·is
veros con gobierno; y, en fin en fin, mejor parece la hija mal casada que
bien abarraganada.

-A buena fe -respondiÛ Sancho- que si Dios me llega a tener algo quÈ de
gobierno, que tengo de casar, mujer mÌa, a Mari Sancha tan altamente que no
la alcancen sino con llamarla seÒora.

-Eso no, Sancho -respondiÛ Teresa-: casadla con su igual, que es lo m·s
acertado; que si de los zuecos la sac·is a chapines, y de saya parda de
catorceno a verdugado y saboyanas de seda, y de una Marica y un t˙ a una
doÒa tal y seÒorÌa, no se ha de hallar la mochacha, y a cada paso ha de
caer en mil faltas, descubriendo la hilaza de su tela basta y grosera.

-Calla, boba -dijo Sancho-, que todo ser· usarlo dos o tres aÒos; que
despuÈs le vendr· el seÒorÌo y la gravedad como de molde; y cuando no, øquÈ
importa? SÈase ella seÒorÌa, y venga lo que viniere.

-MedÌos, Sancho, con vuestro estado -respondiÛ Teresa-; no os quer·is alzar
a mayores, y advertid al refr·n que dice: "Al hijo de tu vecino, lÌmpiale
las narices y mÈtele en tu casa". °Por cierto, que serÌa gentil cosa casar
a nuestra MarÌa con un condazo, o con caballerote que, cuando se le
antojase, la pusiese como nueva, llam·ndola de villana, hija del
destripaterrones y de la pelarruecas! °No en mis dÌas, marido! °Para eso,
por cierto, he criado yo a mi hija! Traed vos dineros, Sancho, y el casarla
dejadlo a mi cargo; que ahÌ est· Lope Tocho, el hijo de Juan Tocho, mozo
rollizo y sano, y que le conocemos, y sÈ que no mira de mal ojo a la
mochacha; y con Èste, que es nuestro igual, estar· bien casada, y le
tendremos siempre a nuestros ojos, y seremos todos unos, padres y hijos,
nietos y yernos, y andar· la paz y la bendiciÛn de Dios entre todos
nosotros; y no cas·rmela vos ahora en esas cortes y en esos palacios
grandes, adonde ni a ella la entiendan, ni ella se entienda.

-Ven ac·, bestia y mujer de Barrab·s -replicÛ Sancho-: øpor quÈ quieres t˙
ahora, sin quÈ ni para quÈ, estorbarme que no case a mi hija con quien me
dÈ nietos que se llamen seÒorÌa? Mira, Teresa: siempre he oÌdo decir a mis
mayores que el que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, que no se
debe quejar si se le pasa. Y no serÌa bien que ahora, que est· llamando a
nuestra puerta, se la cerremos; dejÈmonos llevar deste viento favorable que
nos sopla.

(Por este modo de hablar, y por lo que m·s abajo dice Sancho, dijo el
tradutor desta historia que tenÌa por apÛcrifo este capÌtulo.)

-øNo te parece, animalia -prosiguiÛ Sancho-, que ser· bien dar con mi
cuerpo en alg˙n gobierno provechoso que nos saque el pie del lodo? Y c·sese
a Mari Sancha con quien yo quisiere, y ver·s cÛmo te llaman a ti doÒa
Teresa Panza, y te sientas en la iglesia sobre alcatifa, almohadas y
arambeles, a pesar y despecho de las hidalgas del pueblo. °No, sino estaos
siempre en un ser, sin crecer ni menguar, como figura de paramento! Y en
esto no hablemos m·s, que Sanchica ha de ser condesa, aunque t˙ m·s me
digas.

-øVeis cuanto decÌs, marido? -respondiÛ Teresa-. Pues, con todo eso, temo
que este condado de mi hija ha de ser su perdiciÛn. Vos haced lo que
quisiÈredes, ora la hag·is duquesa o princesa, pero sÈos decir que no ser·
ello con voluntad ni consentimiento mÌo. Siempre, hermano, fui amiga de la
igualdad, y no puedo ver entonos sin fundamentos. Teresa me pusieron en el
bautismo, nombre mondo y escueto, sin aÒadiduras ni cortapisas, ni
arrequives de dones ni donas; Cascajo se llamÛ mi padre, y a mÌ, por ser
vuestra mujer, me llaman Teresa Panza, que a buena razÛn me habÌan de
llamar Teresa Cascajo. Pero all· van reyes do quieren leyes, y con este
nombre me contento, sin que me le pongan un don encima, que pese tanto que
no le pueda llevar, y no quiero dar que decir a los que me vieren andar
vestida a lo condesil o a lo de gobernadora, que luego dir·n: ''°Mirad quÈ
entonada va la pazpuerca!; ayer no se hartaba de estirar de un copo de
estopa, y iba a misa cubierta la cabeza con la falda de la saya, en lugar
de manto, y ya hoy va con verdugado, con broches y con entono, como si no
la conociÈsemos''. Si Dios me guarda mis siete, o mis cinco sentidos, o los
que tengo, no pienso dar ocasiÛn de verme en tal aprieto. Vos, hermano,
idos a ser gobierno o Ìnsulo, y entonaos a vuestro gusto; que mi hija ni
yo, por el siglo de mi madre, que no nos hemos de mudar un paso de nuestra
aldea: la mujer honrada, la pierna quebrada, y en casa; y la doncella
honesta, el hacer algo es su fiesta. Idos con vuestro don Quijote a
vuestras aventuras, y dejadnos a nosotras con nuestras malas venturas, que
Dios nos las mejorar· como seamos buenas; y yo no sÈ, por cierto, quiÈn le
puso a Èl don, que no tuvieron sus padres ni sus ag¸elos.

-Ahora digo -replicÛ Sancho- que tienes alg˙n familiar en ese cuerpo.
°V·late Dios, la mujer, y quÈ de cosas has ensartado unas en otras, sin
tener pies ni cabeza! øQuÈ tiene que ver el Cascajo, los broches, los
refranes y el entono con lo que yo digo? Ven ac·, mentecata e ignorante
(que asÌ te puedo llamar, pues no entiendes mis razones y vas huyendo de la
dicha): si yo dijera que mi hija se arrojara de una torre abajo, o que se
fuera por esos mundos, como se quiso ir la infanta doÒa Urraca, tenÌas
razÛn de no venir con mi gusto; pero si en dos paletas, y en menos de un
abrir y cerrar de ojos, te la chanto un don y una seÒorÌa a cuestas, y te
la saco de los rastrojos, y te la pongo en toldo y en peana, y en un
estrado de m·s almohadas de velludo que tuvieron moros en su linaje los
Almohadas de Marruecos, øpor quÈ no has de consentir y querer lo que yo
quiero?

-øSabÈis por quÈ, marido? -respondiÛ Teresa-; por el refr·n que dice:
"°Quien te cubre, te descubre!" Por el pobre todos pasan los ojos como de
corrida, y en el rico los detienen; y si el tal rico fue un tiempo pobre,
allÌ es el murmurar y el maldecir, y el peor perseverar de los
maldicientes, que los hay por esas calles a montones, como enjambres de
abejas.

-Mira, Teresa -respondiÛ Sancho-, y escucha lo que agora quiero decirte;
quiz· no lo habr·s oÌdo en todos los dÌas de tu vida, y yo agora no hablo
de mÌo; que todo lo que pienso decir son sentencias del padre predicador
que la Cuaresma pasada predicÛ en este pueblo, el cual, si mal no me
acuerdo, dijo que todas las cosas presentes que los ojos est·n mirando se
presentan, est·n y asisten en nuestra memoria mucho mejor y con m·s
vehemencia que las cosas pasadas.

(Todas estas razones que aquÌ va diciendo Sancho son las segundas por quien
dice el tradutor que tiene por apÛcrifo este capÌtulo, que exceden a la
capacidad de Sancho. El cual prosiguiÛ diciendo:)

-De donde nace que, cuando vemos alguna persona bien aderezada, y con ricos
vestidos compuesta, y con pompa de criados, parece que por fuerza nos mueve
y convida a que la tengamos respeto, puesto que la memoria en aquel
instante nos represente alguna bajeza en que vimos a la tal persona; la
cual inominia, ahora sea de pobreza o de linaje, como ya pasÛ, no es, y
sÛlo es lo que vemos presente. Y si Èste a quien la fortuna sacÛ del
borrador de su bajeza (que por estas mesmas razones lo dijo el padre) a la
alteza de su prosperidad, fuere bien criado, liberal y cortÈs con todos, y
no se pusiere en cuentos con aquellos que por antig¸edad son nobles, ten
por cierto, Teresa, que no habr· quien se acuerde de lo que fue, sino que
reverencien lo que es, si no fueren los invidiosos, de quien ninguna
prÛspera fortuna est· segura.

-Yo no os entiendo, marido -replicÛ Teresa-: haced lo que quisiÈredes, y no
me quebrÈis m·s la cabeza con vuestras arengas y retÛricas. Y si est·is
revuelto en hacer lo que decÌs...

-Resuelto has de decir, mujer -dijo Sancho-, y no revuelto.

-No os pong·is a disputar, marido, conmigo -respondiÛ Teresa-. Yo hablo
como Dios es servido, y no me meto en m·s dibujos; y digo que si est·is
porfiando en tener gobierno, que llevÈis con vos a vuestro hijo Sancho,
para que desde agora le enseÒÈis a tener gobierno, que bien es que los
hijos hereden y aprendan los oficios de sus padres.

-En teniendo gobierno -dijo Sancho-, enviarÈ por Èl por la posta, y te
enviarÈ dineros, que no me faltar·n, pues nunca falta quien se los preste a
los gobernadores cuando no los tienen; y vÌstele de modo que disimule lo
que es y parezca lo que ha de ser.

-Enviad vos dinero -dijo Teresa-, que yo os lo vistirÈ como un palmito.

-En efecto, quedamos de acuerdo -dijo Sancho- de que ha de ser condesa
nuestra hija.

-El dÌa que yo la viere condesa -respondiÛ Teresa-, Èse harÈ cuenta que la
entierro, pero otra vez os digo que hag·is lo que os diere gusto, que con
esta carga nacemos las mujeres, de estar obedientes a sus maridos, aunque
sean unos porros.

Y, en esto, comenzÛ a llorar tan de veras como si ya viera muerta y
enterrada a Sanchica. Sancho la consolÛ diciÈndole que, ya que la hubiese
de hacer condesa, la harÌa todo lo m·s tarde que ser pudiese. Con esto se
acabÛ su pl·tica, y Sancho volviÛ a ver a don Quijote para dar orden en su
partida.

CapÌtulo VI. De lo que le pasÛ a Don Quijote con su sobrina y con su ama, y
es uno de los importantes capÌtulos de toda la historia

En tanto que Sancho Panza y su mujer Teresa Cascajo pasaron la impertinente
referida pl·tica, no estaban ociosas la sobrina y el ama de don Quijote,
que por mil seÒales iban coligiendo que su tÌo y seÒor querÌa desgarrarse
la vez tercera, y volver al ejercicio de su, para ellas, mal andante
caballerÌa: procuraban por todas las vÌas posibles apartarle de tan mal
pensamiento, pero todo era predicar en desierto y majar en hierro frÌo. Con
todo esto, entre otras muchas razones que con Èl pasaron, le dijo el ama:

-En verdad, seÒor mÌo, que si vuesa merced no afirma el pie llano y se est·
quedo en su casa, y se deja de andar por los montes y por los valles como
·nima en pena, buscando esas que dicen que se llaman aventuras, a quien yo
llamo desdichas, que me tengo de quejar en voz y en grita a Dios y al rey,
que pongan remedio en ello.

A lo que respondiÛ don Quijote:

-Ama, lo que Dios responder· a tus quejas yo no lo sÈ, ni lo que ha de
responder Su Majestad tampoco, y sÛlo sÈ que si yo fuera rey, me escusara
de responder a tanta infinidad de memoriales impertinentes como cada dÌa le
dan; que uno de los mayores trabajos que los reyes tienen, entre otros
muchos, es el estar obligados a escuchar a todos y a responder a todos; y
asÌ, no querrÌa yo que cosas mÌas le diesen pesadumbre.

A lo que dijo el ama:

-DÌganos, seÒor: en la corte de Su Majestad, øno hay caballeros?

-SÌ -respondiÛ don Quijote-, y muchos; y es razÛn que los haya, para adorno
de la grandeza de los prÌncipes y para ostentaciÛn de la majestad real.

-Pues, øno serÌa vuesa merced -replicÛ ella- uno de los que a pie quedo
sirviesen a su rey y seÒor, est·ndose en la corte?

-Mira, amiga -respondiÛ don Quijote-: no todos los caballeros pueden ser
cortesanos, ni todos los cortesanos pueden ni deben ser caballeros
andantes: de todos ha de haber en el mundo; y, aunque todos seamos
caballeros, va mucha diferencia de los unos a los otros; porque los
cortesanos, sin salir de sus aposentos ni de los umbrales de la corte, se
pasean por todo el mundo, mirando un mapa, sin costarles blanca, ni padecer
calor ni frÌo, hambre ni sed; pero nosotros, los caballeros andantes
verdaderos, al sol, al frÌo, al aire, a las inclemencias del cielo, de
noche y de dÌa, a pie y a caballo, medimos toda la tierra con nuestros
mismos pies; y no solamente conocemos los enemigos pintados, sino en su
mismo ser, y en todo trance y en toda ocasiÛn los acometemos, sin mirar en
niÒerÌas, ni en las leyes de los desafÌos; si lleva, o no lleva, m·s corta
la lanza, o la espada; si trae sobre sÌ reliquias, o alg˙n engaÒo
encubierto; si se ha de partir y hacer tajadas el sol, o no, con otras
ceremonias deste jaez, que se usan en los desafÌos particulares de persona
a persona, que t˙ no sabes y yo sÌ. Y has de saber m·s: que el buen
caballero andante, aunque vea diez gigantes que con las cabezas no sÛlo
tocan, sino pasan las nubes, y que a cada uno le sirven de piernas dos
grandÌsimas torres, y que los brazos semejan ·rboles de gruesos y poderosos
navÌos, y cada ojo como una gran rueda de molino y m·s ardiendo que un
horno de vidrio, no le han de espantar en manera alguna; antes con gentil
continente y con intrÈpido corazÛn los ha de acometer y embestir, y, si
fuere posible, vencerlos y desbaratarlos en un pequeÒo instante, aunque
viniesen armados de unas conchas de un cierto pescado que dicen que son m·s
duras que si fuesen de diamantes, y en lugar de espadas trujesen cuchillos
tajantes de damasquino acero, o porras ferradas con puntas asimismo de
acero, como yo las he visto m·s de dos veces. Todo esto he dicho, ama mÌa,
porque veas la diferencia que hay de unos caballeros a otros; y serÌa razÛn
que no hubiese prÌncipe que no estimase en m·s esta segunda, o, por mejor
decir, primera especie de caballeros andantes, que, seg˙n leemos en sus
historias, tal ha habido entre ellos que ha sido la salud no sÛlo de un
reino, sino de muchos.

-°Ah, seÒor mÌo! -dijo a esta sazÛn la sobrina-; advierta vuestra merced
que todo eso que dice de los caballeros andantes es f·bula y mentira, y sus
historias, ya que no las quemasen, merecÌan que a cada una se le echase un
sambenito, o alguna seÒal en que fuese conocida por infame y por gastadora
de las buenas costumbres.

-Por el Dios que me sustenta -dijo don Quijote-, que si no fueras mi
sobrina derechamente, como hija de mi misma hermana, que habÌa de hacer un
tal castigo en ti, por la blasfemia que has dicho, que sonara por todo el
mundo. øCÛmo que es posible que una rapaza que apenas sabe menear doce
palillos de randas se atreva a poner lengua y a censurar las historias de
los caballeros andantes? øQuÈ dijera el seÒor AmadÌs si lo tal oyera? Pero
a buen seguro que Èl te perdonara, porque fue el m·s humilde y cortÈs
caballero de su tiempo, y, dem·s, grande amparador de las doncellas; mas,
tal te pudiera haber oÌdo que no te fuera bien dello, que no todos son
corteses ni bien mirados: algunos hay follones y descomedidos. Ni todos los
que se llaman caballeros lo son de todo en todo: que unos son de oro, otros
de alquimia, y todos parecen caballeros, pero no todos pueden estar al
toque de la piedra de la verdad. Hombres bajos hay que revientan por
parecer caballeros, y caballeros altos hay que parece que aposta mueren por
parecer hombres bajos; aquÈllos se llevantan o con la ambiciÛn o con la
virtud, Èstos se abajan o con la flojedad o con el vicio; y es menester
aprovecharnos del conocimiento discreto para distinguir estas dos maneras
de caballeros, tan parecidos en los nombres y tan distantes en las
acciones.

-°V·lame Dios! -dijo la sobrina-. °Que sepa vuestra merced tanto, seÒor
tÌo, que, si fuese menester en una necesidad, podrÌa subir en un p˙lpito e
irse a predicar por esas calles, y que, con todo esto, dÈ en una ceguera
tan grande y en una sandez tan conocida, que se dÈ a entender que es
valiente, siendo viejo, que tiene fuerzas, estando enfermo, y que endereza
tuertos, estando por la edad agobiado, y, sobre todo, que es caballero, no
lo siendo; porque, aunque lo puedan ser los hidalgos, no lo son los pobres!

-Tienes mucha razÛn, sobrina, en lo que dices -respondiÛ don Quijote-, y
cosas te pudiera yo decir cerca de los linajes, que te admiraran; pero, por
no mezclar lo divino con lo humano, no las digo. Mirad, amigas: a cuatro
suertes de linajes, y estadme atentas, se pueden reducir todos los que hay
en el mundo, que son Èstas: unos, que tuvieron principios humildes, y se
fueron estendiendo y dilatando hasta llegar a una suma grandeza; otros, que
tuvieron principios grandes, y los fueron conservando y los conservan y
mantienen en el ser que comenzaron; otros, que, aunque tuvieron principios
grandes, acabaron en punta, como pir·mide, habiendo diminuido y aniquilado
su principio hasta parar en nonada, como lo es la punta de la pir·mide, que
respeto de su basa o asiento no es nada; otros hay, y Èstos son los m·s,
que ni tuvieron principio bueno ni razonable medio, y asÌ tendr·n el fin,
sin nombre, como el linaje de la gente plebeya y ordinaria. De los
primeros, que tuvieron principio humilde y subieron a la grandeza que agora
conservan, te sirva de ejemplo la Casa Otomana, que, de un humilde y bajo
pastor que le dio principio, est· en la cumbre que le vemos. Del segundo
linaje, que tuvo principio en grandeza y la conserva sin aumentarla, ser·n
ejemplo muchos prÌncipes que por herencia lo son, y se conservan en ella,
sin aumentarla ni diminuirla, conteniÈndose en los lÌmites de sus estados
pacÌficamente. De los que comenzaron grandes y acabaron en punta hay
millares de ejemplos, porque todos los Faraones y Tolomeos de Egipto, los
CÈsares de Roma, con toda la caterva, si es que se le puede dar este
nombre, de infinitos prÌncipes, monarcas, seÒores, medos, asirios, persas,
griegos y b·rbaros, todos estos linajes y seÒorÌos han acabado en punta y
en nonada, asÌ ellos como los que les dieron principio, pues no ser·
posible hallar agora ninguno de sus decendientes, y si le hall·semos, serÌa
en bajo y humilde estado. Del linaje plebeyo no tengo quÈ decir, sino que
sirve sÛlo de acrecentar el n˙mero de los que viven, sin que merezcan otra
fama ni otro elogio sus grandezas. De todo lo dicho quiero que infir·is,
bobas mÌas, que es grande la confusiÛn que hay entre los linajes, y que
solos aquÈllos parecen grandes y ilustres que lo muestran en la virtud, y
en la riqueza y liberalidad de sus dueÒos. Dije virtudes, riquezas y
liberalidades, porque el grande que fuere vicioso ser· vicioso grande, y el
rico no liberal ser· un avaro mendigo; que al poseedor de las riquezas no
le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas
comoquiera, sino el saberlas bien gastar. Al caballero pobre no le queda
otro camino para mostrar que es caballero sino el de la virtud, siendo
afable, bien criado, cortÈs y comedido, y oficioso; no soberbio, no
arrogante, no murmurador, y, sobre todo, caritativo; que con dos maravedÌs
que con ·nimo alegre dÈ al pobre se mostrar· tan liberal como el que a
campana herida da limosna, y no habr· quien le vea adornado de las
referidas virtudes que, aunque no le conozca, deje de juzgarle y tenerle
por de buena casta, y el no serlo serÌa milagro; y siempre la alabanza fue
premio de la virtud, y los virtuosos no pueden dejar de ser alabados. Dos
caminos hay, hijas, por donde pueden ir los hombres a llegar a ser ricos y
honrados: el uno es el de las letras; otro, el de las armas. Yo tengo m·s
armas que letras, y nacÌ, seg˙n me inclino a las armas, debajo de la
influencia del planeta Marte; asÌ que, casi me es forzoso seguir por su
camino, y por Èl tengo de ir a pesar de todo el mundo, y ser· en balde
cansaros en persuadirme a que no quiera yo lo que los cielos quieren, la
fortuna ordena y la razÛn pide, y, sobre todo, mi voluntad desea. Pues con
saber, como sÈ, los innumerables trabajos que son anejos al andante
caballerÌa, sÈ tambiÈn los infinitos bienes que se alcanzan con ella; y sÈ
que la senda de la virtud es muy estrecha, y el camino del vicio, ancho y
espacioso; y sÈ que sus fines y paraderos son diferentes, porque el del
vicio, dilatado y espacioso, acaba en la muerte, y el de la virtud, angosto
y trabajoso, acaba en vida, y no en vida que se acaba, sino en la que no
tendr· fin; y sÈ, como dice el gran poeta castellano nuestro, que

Por estas asperezas se camina

de la inmortalidad al alto asiento,

do nunca arriba quien de allÌ declina.

-°Ay, desdichada de mÌ -dijo la sobrina-, que tambiÈn mi seÒor es poeta!.
Todo lo sabe, todo lo alcanza: yo apostarÈ que si quisiera ser albaÒil, que
supiera fabricar una casa como una jaula.

Yo te prometo, sobrina -respondiÛ don Quijote-, que si estos pensamientos
caballerescos no me llevasen tras sÌ todos los sentidos, que no habrÌa cosa
que yo no hiciese, ni curiosidad que no saliese de mis manos, especialmente
jaulas y palillos de dientes.

A este tiempo, llamaron a la puerta, y, preguntando quiÈn llamaba,
respondiÛ Sancho Panza que Èl era; y, apenas le hubo conocido el ama,
cuando corriÛ a esconderse por no verle: tanto le aborrecÌa. AbriÛle la
sobrina, saliÛ a recebirle con los brazos abiertos su seÒor don Quijote, y
encerr·ronse los dos en su aposento, donde tuvieron otro coloquio, que no
le hace ventaja el pasado.

CapÌtulo VII. De lo que pasÛ don Quijote con su escudero, con otros
sucesos famosÌsimos

Apenas vio el ama que Sancho Panza se encerraba con su seÒor, cuando dio en
la cuenta de sus tratos; y, imaginando que de aquella consulta habÌa de
salir la resoluciÛn de su tercera salida y tomando su manto, toda llena de
congoja y pesadumbre, se fue a buscar al bachiller SansÛn Carrasco,
pareciÈndole que, por ser bien hablado y amigo fresco de su seÒor, le
podrÌa persuadir a que dejase tan desvariado propÛsito.

HallÛle pase·ndose por el patio de su casa, y, viÈndole, se dejÛ caer ante
sus pies, trasudando y congojosa. Cuando la vio Carrasco con muestras tan
doloridas y sobresaltadas, le dijo:

-øQuÈ es esto, seÒora ama? øQuÈ le ha acontecido, que parece que se le
quiere arrancar el alma?

-No es nada, seÒor SansÛn mÌo, sino que mi amo se sale; °s·lese sin duda!

-Y øpor dÛnde se sale, seÒora? -preguntÛ SansÛn-. øH·sele roto alguna parte
de su cuerpo?

-No se sale -respondiÛ ella-, sino por la puerta de su locura. Quiero
decir, seÒor bachiller de mi ·nima, que quiere salir otra vez, que con Èsta
ser· la tercera, a buscar por ese mundo lo que Èl llama venturas, que yo no
puedo entender cÛmo les da este nombre. La vez primera nos le volvieron
atravesado sobre un jumento, molido a palos. La segunda vino en un carro de
bueyes, metido y encerrado en una jaula, adonde Èl se daba a entender que
estaba encantado; y venÌa tal el triste, que no le conociera la madre que
le pariÛ: flaco, amarillo, los ojos hundidos en los ˙ltimos camaranchones
del celebro, que, para haberle de volver alg˙n tanto en sÌ, gastÈ m·s de
seiscientos huevos, como lo sabe Dios y todo el mundo, y mis gallinas, que
no me dejaran mentir.

-Eso creo yo muy bien -respondiÛ el bachiller-; que ellas son tan buenas,
tan gordas y tan bien criadas, que no dir·n una cosa por otra, si
reventasen. En efecto, seÒora ama: øno hay otra cosa, ni ha sucedido otro
desm·n alguno, sino el que se teme que quiere hacer el seÒor don Quijote?

-No, seÒor -respondiÛ ella.

-Pues no tenga pena -respondiÛ el bachiller-, sino v·yase en hora buena a
su casa, y tÈngame aderezado de almorzar alguna cosa caliente, y, de
camino, vaya rezando la oraciÛn de Santa Apolonia si es que la sabe, que yo
irÈ luego all·, y ver· maravillas.

-°Cuitada de mÌ! -replicÛ el ama-; øla oraciÛn de Santa Apolonia dice
vuestra merced que rece?: eso fuera si mi amo lo hubiera de las muelas,
pero no lo ha sino de los cascos.

-Yo sÈ lo que digo, seÒora ama: v·yase y no se ponga a disputar conmigo,
pues sabe que soy bachiller por Salamanca, que no hay m·s que bachillear
-respondiÛ Carrasco.

Y con esto, se fue el ama, y el bachiller fue luego a buscar al cura, a
comunicar con Èl lo que se dir· a su tiempo.

En el que estuvieron encerrados don Quijote y Sancho, pasaron las razones
que con mucha puntualidad y verdadera relaciÛn cuenta la historia.

Dijo Sancho a su amo:

-SeÒor, ya yo tengo relucida a mi mujer a que me deje ir con vuestra merced
adonde quisiere llevarme.

-Reducida has de decir, Sancho -dijo don Quijote-, que no relucida.

-Una o dos veces -respondiÛ Sancho-, si mal no me acuerdo, he suplicado a
vuestra merced que no me emiende los vocablos, si es que entiende lo que
quiero decir en ellos, y que, cuando no los entienda, diga: ''Sancho, o
diablo, no te entiendo''; y si yo no me declarare, entonces podr·
emendarme; que yo soy tan fÛcil...

-No te entiendo, Sancho -dijo luego don Quijote-, pues no sÈ quÈ quiere
decir soy tan fÛcil.

-Tan fÛcil quiere decir -respondiÛ Sancho- soy tan asÌ.

-Menos te entiendo agora -replicÛ don Quijote.

-Pues si no me puede entender -respondiÛ Sancho-, no sÈ cÛmo lo diga: no sÈ
m·s, y Dios sea conmigo.

-Ya, ya caigo -respondiÛ don Quijote- en ello: t˙ quieres decir que eres
tan dÛcil, blando y maÒero que tomar·s lo que yo te dijere, y pasar·s por
lo que te enseÒare.

-ApostarÈ yo -dijo Sancho- que desde el emprincipio me calÛ y me entendiÛ,
sino que quiso turbarme por oÌrme decir otras docientas patochadas.

-Podr· ser -replicÛ don Quijote-. Y, en efecto, øquÈ dice Teresa?

-Teresa dice -dijo Sancho- que ate bien mi dedo con vuestra merced, y que
hablen cartas y callen barbas, porque quien destaja no baraja, pues m·s
vale un toma que dos te darÈ. Y yo digo que el consejo de la mujer es poco,
y el que no le toma es loco.

-Y yo lo digo tambiÈn -respondiÛ don Quijote-. Decid, Sancho amigo; pas·
adelante, que habl·is hoy de perlas.

-Es el caso -replicÛ Sancho- que, como vuestra merced mejor sabe, todos
estamos sujetos a la muerte, y que hoy somos y maÒana no, y que tan presto
se va el cordero como el carnero, y que nadie puede prometerse en este
mundo m·s horas de vida de las que Dios quisiere darle, porque la muerte es
sorda, y, cuando llega a llamar a las puertas de nuestra vida, siempre va
depriesa y no la har·n detener ni ruegos, ni fuerzas, ni ceptros, ni
mitras, seg˙n es p˙blica voz y fama, y seg˙n nos lo dicen por esos
p˙lpitos.

-Todo eso es verdad -dijo don Quijote-, pero no sÈ dÛnde vas a parar.

-Voy a parar -dijo Sancho- en que vuesa merced me seÒale salario conocido
de lo que me ha de dar cada mes el tiempo que le sirviere, y que el tal
salario se me pague de su hacienda; que no quiero estar a mercedes, que
llegan tarde, o mal, o nunca; con lo mÌo me ayude Dios. En fin, yo quiero
saber lo que gano, poco o mucho que sea, que sobre un huevo pone la
gallina, y muchos pocos hacen un mucho, y mientras se gana algo no se
pierde nada. Verdad sea que si sucediese, lo cual ni lo creo ni lo espero,
que vuesa merced me diese la Ìnsula que me tiene prometida, no soy tan
ingrato, ni llevo las cosas tan por los cabos, que no querrÈ que se aprecie
lo que montare la renta de la tal Ìnsula, y se descuente de mi salario gata
por cantidad.

-Sancho amigo -respondiÛ don Quijote-, a las veces, tan buena suele ser una
gata como una rata.

-Ya entiendo -dijo Sancho-: yo apostarÈ que habÌa de decir rata, y no gata;
pero no importa nada, pues vuesa merced me ha entendido.

-Y tan entendido -respondiÛ don Quijote- que he penetrado lo ˙ltimo de tus
pensamientos, y sÈ al blanco que tiras con las inumerables saetas de tus
refranes. Mira, Sancho: yo bien te seÒalarÌa salario, si hubiera hallado en
alguna de las historias de los caballeros andantes ejemplo que me
descubriese y mostrase, por alg˙n pequeÒo resquicio, quÈ es lo que solÌan
ganar cada mes, o cada aÒo; pero yo he leÌdo todas o las m·s de sus
historias, y no me acuerdo haber leÌdo que ning˙n caballero andante haya
seÒalado conocido salario a su escudero. SÛlo sÈ que todos servÌan a
merced, y que, cuando menos se lo pensaban, si a sus seÒores les habÌa
corrido bien la suerte, se hallaban premiados con una Ìnsula, o con otra
cosa equivalente, y, por lo menos, quedaban con tÌtulo y seÒorÌa. Si con
estas esperanzas y aditamentos vos, Sancho, gust·is de volver a servirme,
sea en buena hora: que pensar que yo he de sacar de sus tÈrminos y quicios
la antigua usanza de la caballerÌa andante es pensar en lo escusado. AsÌ
que, Sancho mÌo, volveos a vuestra casa, y declarad a vuestra Teresa mi
intenciÛn; y si ella gustare y vos gust·redes de estar a merced conmigo,
bene quidem; y si no, tan amigos como de antes; que si al palomar no le
falta cebo, no le faltar·n palomas. Y advertid, hijo, que vale m·s buena
esperanza que ruin posesiÛn, y buena queja que mala paga. Hablo de esta
manera, Sancho, por daros a entender que tambiÈn como vos sÈ yo arrojar
refranes como llovidos. Y, finalmente, quiero decir, y os digo, que si no
querÈis venir a merced conmigo y correr la suerte que yo corriere, que Dios
quede con vos y os haga un santo; que a mÌ no me faltar·n escuderos m·s
obedientes, m·s solÌcitos, y no tan empachados ni tan habladores como vos.

Cuando Sancho oyÛ la firme resoluciÛn de su amo se le anublÛ el cielo y se
le cayeron las alas del corazÛn, porque tenÌa creÌdo que su seÒor no se
irÌa sin Èl por todos los haberes del mundo; y asÌ, estando suspenso y
pensativo, entrÛ SansÛn Carrasco y la sobrina, deseosos de oÌr con quÈ
razones persuadÌa a su seÒor que no tornarse a buscar las aventuras. LlegÛ
SansÛn, socarrÛn famoso, y, abraz·ndole como la vez primera y con voz
levantada, le dijo:

-°Oh flor de la andante caballerÌa; oh luz resplandeciente de las armas; oh
honor y espejo de la naciÛn espaÒola! Plega a Dios todopoderoso, donde m·s
largamente se contiene, que la persona o personas que pusieren impedimento
y estorbaren tu tercera salida, que no la hallen en el laberinto de sus
deseos, ni jam·s se les cumpla lo que mal desearen.

Y, volviÈndose al ama, le dijo:

-Bien puede la seÒora ama no rezar m·s la oraciÛn de Santa Apolonia, que yo
sÈ que es determinaciÛn precisa de las esferas que el seÒor don Quijote
vuelva a ejecutar sus altos y nuevos pensamientos, y yo encargarÌa mucho mi
conciencia si no intimase y persuadiese a este caballero que no tenga m·s
tiempo encogida y detenida la fuerza de su valeroso brazo y la bondad de su
·nimo valentÌsimo, porque defrauda con su tardanza el derecho de los
tuertos, el amparo de los huÈrfanos, la honra de las doncellas, el favor de
las viudas y el arrimo de las casadas, y otras cosas deste jaez, que tocan,
ataÒen, dependen y son anejas a la orden de la caballerÌa andante. °Ea,
seÒor don Quijote mÌo, hermoso y bravo, antes hoy que maÒana se ponga
vuestra merced y su grandeza en camino; y si alguna cosa faltare para
ponerle en ejecuciÛn, aquÌ estoy yo para suplirla con mi persona y
hacienda; y si fuere necesidad servir a tu magnificencia de escudero, lo
tendrÈ a felicÌsima ventura!

A esta sazÛn, dijo don Quijote, volviÈndose a Sancho:

-øNo te dije yo, Sancho, que me habÌan de sobrar escuderos? Mira quiÈn se
ofrece a serlo, sino el inaudito bachiller SansÛn Carrasco, perpetuo
trastulo y regocijador de los patios de las escuelas salmanticenses, sano
de su persona, ·gil de sus miembros, callado, sufridor asÌ del calor como
del frÌo, asÌ de la hambre como de la sed, con todas aquellas partes que se
requieren para ser escudero de un caballero andante. Pero no permita el
cielo que, por seguir mi gusto, desjarrete y quiebre la coluna de las
letras y el vaso de las ciencias, y tronque la palma eminente de las buenas
y liberales artes. QuÈdese el nuevo SansÛn en su patria, y, honr·ndola,
honre juntamente las canas de sus ancianos padres; que yo con cualquier
escudero estarÈ contento, ya que Sancho no se digna de venir conmigo.

-SÌ digno -respondiÛ Sancho, enternecido y llenos de l·grimas los ojos; y
prosiguiÛ-: No se dir· por mÌ, seÒor mÌo: el pan comido y la compaÒÌa
deshecha; sÌ, que no vengo yo de alguna alcurnia desagradecida, que ya sabe
todo el mundo, y especialmente mi pueblo, quiÈn fueron los Panzas, de quien
yo deciendo, y m·s, que tengo conocido y calado por muchas buenas obras, y
por m·s buenas palabras, el deseo que vuestra merced tiene de hacerme
merced; y si me he puesto en cuentas de tanto m·s cuanto acerca de mi
salario, ha sido por complacer a mi mujer; la cual, cuando toma la mano a
persuadir una cosa, no hay mazo que tanto apriete los aros de una cuba como
ella aprieta a que se haga lo que quiere; pero, en efeto, el hombre ha de
ser hombre, y la mujer, mujer; y, pues yo soy hombre dondequiera, que no lo
puedo negar, tambiÈn lo quiero ser en mi casa, pese a quien pesare; y asÌ,
no hay m·s que hacer, sino que vuestra merced ordene su testamento con su
codicilo, en modo que no se pueda revolcar, y pong·monos luego en camino,
porque no padezca el alma del seÒor SansÛn, que dice que su conciencia le
lita que persuada a vuestra merced a salir vez tercera por ese mundo; y yo
de nuevo me ofrezco a servir a vuestra merced fiel y legalmente, tan bien y
mejor que cuantos escuderos han servido a caballeros andantes en los
pasados y presentes tiempos.

Admirado quedÛ el bachiller de oÌr el tÈrmino y modo de hablar de Sancho
Panza; que, puesto que habÌa leÌdo la primera historia de su seÒor, nunca
creyÛ que era tan gracioso como allÌ le pintan; pero, oyÈndole decir ahora
testamento y codicilo que no se pueda revolcar, en lugar de testamento y
codicilo que no se pueda revocar, creyÛ todo lo que dÈl habÌa leÌdo, y
confirmÛlo por uno de los m·s solenes mentecatos de nuestros siglos; y dijo
entre sÌ que tales dos locos como amo y mozo no se habrÌan visto en el
mundo.

Finalmente, don Quijote y Sancho se abrazaron y quedaron amigos, y con
parecer y benepl·cito del gran Carrasco, que por entonces era su or·culo,
se ordenÛ que de allÌ a tres dÌas fuese su partida; en los cuales habrÌa
lugar de aderezar lo necesario para el viaje, y de buscar una celada de
encaje, que en todas maneras dijo don Quijote que la habÌa de llevar.
OfreciÛsela SansÛn, porque sabÌa no se la negarÌa un amigo suyo que la
tenÌa, puesto que estaba m·s escura por el orÌn y el moho que clara y
limpia por el terso acero.

Las maldiciones que las dos, ama y sobrina, echaron al bachiller no
tuvieron cuento: mesaron sus cabellos, araÒaron sus rostros, y, al modo de
las endechaderas que se usaban, lamentaban la partida como si fuera la
muerte de su seÒor. El designo que tuvo SansÛn, para persuadirle a que otra
vez saliese, fue hacer lo que adelante cuenta la historia, todo por consejo
del cura y del barbero, con quien Èl antes lo habÌa comunicado.

En resoluciÛn, en aquellos tres dÌas don Quijote y Sancho se acomodaron de
lo que les pareciÛ convenirles; y, habiendo aplacado Sancho a su mujer, y
don Quijote a su sobrina y a su ama, al anochecer, sin que nadie lo viese,
sino el bachiller, que quiso acompaÒarles media legua del lugar, se
pusieron en camino del Toboso: don Quijote sobre su buen Rocinante, y
Sancho sobre su antiguo rucio, proveÌdas las alforjas de cosas tocantes a
la bucÛlica, y la bolsa de dineros que le dio don Quijote para lo que se
ofreciese. AbrazÛle SansÛn, y suplicÛle le avisase de su buena o mala
suerte, para alegrarse con Èsta o entristecerse con aquÈlla, como las leyes
de su amistad pedÌan. PrometiÛselo don Quijote, dio SansÛn la vuelta a su
lugar, y los dos tomaron la de la gran ciudad del Toboso.

CapÌtulo VIII. Donde se cuenta lo que le sucediÛ a don Quijote, yendo a ver
su seÒora Dulcinea del Toboso

''°Bendito sea el poderoso Al·! -dice Hamete Benengeli al comienzo deste
octavo capÌtulo-. °Bendito sea Al·!'', repite tres veces; y dice que da
estas bendiciones por ver que tiene ya en campaÒa a don Quijote y a Sancho,
y que los letores de su agradable historia pueden hacer cuenta que desde
este punto comienzan las hazaÒas y donaires de don Quijote y de su
escudero; persu·deles que se les olviden las pasadas caballerÌas del
ingenioso hidalgo, y pongan los ojos en las que est·n por venir, que desde
agora en el camino del Toboso comienzan, como las otras comenzaron en los
campos de Montiel, y no es mucho lo que pide para tanto como Èl promete; y
asÌ prosigue diciendo:

Solos quedaron don Quijote y Sancho, y, apenas se hubo apartado SansÛn,
cuando comenzÛ a relinchar Rocinante y a sospirar el rucio, que de
entrambos, caballero y escudero, fue tenido a buena seÒal y por felicÌsimo
ag¸ero; aunque, si se ha de contar la verdad, m·s fueron los sospiros y
rebuznos del rucio que los relinchos del rocÌn, de donde coligiÛ Sancho que
su ventura habÌa de sobrepujar y ponerse encima de la de su seÒor,
fund·ndose no sÈ si en astrologÌa judiciaria que Èl se sabÌa, puesto que la
historia no lo declara; sÛlo le oyeron decir que, cuando tropezaba o caÌa,
se holgara no haber salido de casa, porque del tropezar o caer no se sacaba
otra cosa sino el zapato roto o las costillas quebradas; y, aunque tonto,
no andaba en esto muy fuera de camino. DÌjole don Quijote:

-Sancho amigo, la noche se nos va entrando a m·s andar, y con m·s escuridad
de la que habÌamos menester para alcanzar a ver con el dÌa al Toboso,
adonde tengo determinado de ir antes que en otra aventura me ponga, y allÌ
tomarÈ la bendiciÛn y buena licencia de la sin par Dulcinea, con la cual
licencia pienso y tengo por cierto de acabar y dar felice cima a toda
peligrosa aventura, porque ninguna cosa desta vida hace m·s valientes a los
caballeros andantes que verse favorecidos de sus damas.

-Yo asÌ lo creo -respondiÛ Sancho-; pero tengo por dificultoso que vuestra
merced pueda hablarla ni verse con ella, en parte, a lo menos, que pueda
recebir su bendiciÛn, si ya no se la echa desde las bardas del corral, por
donde yo la vi la vez primera, cuando le llevÈ la carta donde iban las
nuevas de las sandeces y locuras que vuestra merced quedaba haciendo en el
corazÛn de Sierra Morena.

-øBardas de corral se te antojaron aquÈllas, Sancho -dijo don Quijote-,
adonde o por donde viste aquella jam·s bastantemente alabada gentileza y
hermosura? No debÌan de ser sino galerÌas o corredores, o lonjas, o como
las llaman, de ricos y reales palacios.

-Todo pudo ser -respondiÛ Sancho-, pero a mÌ bardas me parecieron, si no es
que soy falto de memoria.

-Con todo eso, vamos all·, Sancho -replicÛ don Quijote-, que como yo la
vea, eso se me da que sea por bardas que por ventanas, o por resquicios, o
verjas de jardines; que cualquier rayo que del sol de su belleza llegue a
mis ojos alumbrar· mi entendimiento y fortalecer· mi corazÛn, de modo que
quede ˙nico y sin igual en la discreciÛn y en la valentÌa.

-Pues en verdad, seÒor -respondiÛ Sancho-, que cuando yo vi ese sol de la
seÒora Dulcinea del Toboso, que no estaba tan claro, que pudiese echar de
sÌ rayos algunos, y debiÛ de ser que, como su merced estaba ahechando aquel
trigo que dije, el mucho polvo que sacaba se le puso como nube ante el
rostro y se le escureciÛ.

-°Que todavÌa das, Sancho -dijo don Quijote-, en decir, en pensar, en creer
y en porfiar que mi seÒora Dulcinea ahechaba trigo, siendo eso un menester
y ejercicio que va desviado de todo lo que hacen y deben hacer las personas
principales que est·n constituidas y guardadas para otros ejercicios y
entretenimientos, que muestran a tiro de ballesta su principalidad...! Mal
se te acuerdan a ti, °oh Sancho!, aquellos versos de nuestro poeta donde
nos pinta las labores que hacÌan all· en sus moradas de cristal aquellas
cuatro ninfas que del Tajo amado sacaron las cabezas, y se sentaron a
labrar en el prado verde aquellas ricas telas que allÌ el ingenioso poeta
nos describe, que todas eran de oro, sirgo y perlas contestas y tejidas. Y
desta manera debÌa de ser el de mi seÒora cuando t˙ la viste; sino que la
envidia que alg˙n mal encantador debe de tener a mis cosas, todas las que
me han de dar gusto trueca y vuelve en diferentes figuras que ellas tienen;
y asÌ, temo que, en aquella historia que dicen que anda impresa de mis
hazaÒas, si por ventura ha sido su autor alg˙n sabio mi enemigo, habr·
puesto unas cosas por otras, mezclando con una verdad mil mentiras,
divertiÈndose a contar otras acciones fuera de lo que requiere la
continuaciÛn de una verdadera historia. °Oh envidia, raÌz de infinitos
males y carcoma de las virtudes! Todos los vicios, Sancho, traen un no sÈ
quÈ de deleite consigo, pero el de la envidia no trae sino disgustos,
rancores y rabias.

-Eso es lo que yo digo tambiÈn -respondiÛ Sancho-, y pienso que en esa
leyenda o historia que nos dijo el bachiller Carrasco que de nosotros habÌa
visto debe de andar mi honra a coche ac·, cinchado, y, como dicen, al
estricote, aquÌ y allÌ, barriendo las calles. Pues, a fe de bueno, que no
he dicho yo mal de ning˙n encantador, ni tengo tantos bienes que pueda ser
envidiado; bien es verdad que soy algo malicioso, y que tengo mis ciertos
asomos de bellaco, pero todo lo cubre y tapa la gran capa de la simpleza
mÌa, siempre natural y nunca artificiosa. Y cuando otra cosa no tuviese
sino el creer, como siempre creo, firme y verdaderamente en Dios y en todo
aquello que tiene y cree la Santa Iglesia CatÛlica Romana, y el ser enemigo
mortal, como lo soy, de los judÌos, debÌan los historiadores tener
misericordia de mÌ y tratarme bien en sus escritos. Pero digan lo que
quisieren; que desnudo nacÌ, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano; aunque,
por verme puesto en libros y andar por ese mundo de mano en mano, no se me
da un higo que digan de mÌ todo lo que quisieren.

-Eso me parece, Sancho -dijo don Quijote-, a lo que sucediÛ a un famoso
poeta destos tiempos, el cual, habiendo hecho una maliciosa s·tira contra
todas las damas cortesanas, no puso ni nombrÛ en ella a una dama que se
podÌa dudar si lo era o no; la cual, viendo que no estaba en la lista de
las dem·s, se quejÛ al poeta, diciÈndole que quÈ habÌa visto en ella para
no ponerla en el n˙mero de las otras, y que alargase la s·tira, y la
pusiese en el ensanche; si no, que mirase para lo que habÌa nacido. HÌzolo
asÌ el poeta, y p˙sola cual no digan dueÒas, y ella quedÛ satisfecha, por
verse con fama, aunque infame. TambiÈn viene con esto lo que cuentan de
aquel pastor que puso fuego y abrasÛ el templo famoso de Diana, contado por
una de las siete maravillas del mundo, sÛlo porque quedase vivo su nombre
en los siglos venideros; y, aunque se mandÛ que nadie le nombrase, ni
hiciese por palabra o por escrito menciÛn de su nombre, porque no
consiguiese el fin de su deseo, todavÌa se supo que se llamaba ErÛstrato.
TambiÈn alude a esto lo que sucediÛ al grande emperador Carlo Quinto con un
caballero en Roma. Quiso ver el emperador aquel famoso templo de la
Rotunda, que en la antig¸edad se llamÛ el templo de todos los dioses, y
ahora, con mejor vocaciÛn, se llama de todos los santos, y es el edificio
que m·s entero ha quedado de los que alzÛ la gentilidad en Roma, y es el
que m·s conserva la fama de la grandiosidad y magnificencia de sus
fundadores: Èl es de hechura de una media naranja, grandÌsimo en estremo,
y est· muy claro, sin entrarle otra luz que la que le concede una ventana,
o, por mejor decir, claraboya redonda que est· en su cima, desde la cual
mirando el emperador el edificio, estaba con Èl y a su lado un caballero
romano, declar·ndole los primores y sutilezas de aquella gran m·quina y
memorable arquitetura; y, habiÈndose quitado de la claraboya, dijo al
emperador: ''Mil veces, Sacra Majestad, me vino deseo de abrazarme con
vuestra Majestad y arrojarme de aquella claraboya abajo, por dejar de mÌ
fama eterna en el mundo''. ''Yo os agradezco -respondiÛ el emperador- el no
haber puesto tan mal pensamiento en efeto, y de aquÌ adelante no os pondrÈ
yo en ocasiÛn que volv·is a hacer prueba de vuestra lealtad; y asÌ, os
mando que jam·s me hablÈis, ni estÈis donde yo estuviere''. Y, tras estas
palabras, le hizo una gran merced. Quiero decir, Sancho, que el deseo de
alcanzar fama es activo en gran manera. øQuiÈn piensas t˙ que arrojÛ a
Horacio del puente abajo, armado de todas armas, en la profundidad del
Tibre? øQuiÈn abrasÛ el brazo y la mano a Mucio? øQuiÈn impeliÛ a Curcio a
lanzarse en la profunda sima ardiente que apareciÛ en la mitad de Roma?
øQuiÈn, contra todos los ag¸eros que en contra se le habÌan mostrado, hizo
pasar el RubicÛn a CÈsar? Y, con ejemplos m·s modernos, øquiÈn barrenÛ los
navÌos y dejÛ en seco y aislados los valerosos espaÒoles guiados por el
cortesÌsimo CortÈs en el Nuevo Mundo? Todas estas y otras grandes y
diferentes hazaÒas son, fueron y ser·n obras de la fama, que los mortales
desean como premios y parte de la inmortalidad que sus famosos hechos
merecen, puesto que los cristianos, catÛlicos y andantes caballeros m·s
habemos de atender a la gloria de los siglos venideros, que es eterna en
las regiones etÈreas y celestes, que a la vanidad de la fama que en este
presente y acabable siglo se alcanza; la cual fama, por mucho que dure, en
fin se ha de acabar con el mesmo mundo, que tiene su fin seÒalado. AsÌ, °oh
Sancho!, que nuestras obras no han de salir del lÌmite que nos tiene puesto
la religiÛn cristiana, que profesamos. Hemos de matar en los gigantes a la
soberbia; a la envidia, en la generosidad y buen pecho; a la ira, en el
reposado continente y quietud del ·nimo; a la gula y al sueÒo, en el poco
comer que comemos y en el mucho velar que velamos; a la lujuria y lascivia,
en la lealtad que guardamos a las que hemos hecho seÒoras de nuestros
pensamientos; a la pereza, con andar por todas las partes del mundo,
buscando las ocasiones que nos puedan hacer y hagan, sobre cristianos,
famosos caballeros. Ves aquÌ, Sancho, los medios por donde se alcanzan los
estremos de alabanzas que consigo trae la buena fama.

-Todo lo que vuestra merced hasta aquÌ me ha dicho -dijo Sancho- lo he
entendido muy bien, pero, con todo eso, querrÌa que vuestra merced me
sorbiese una duda que agora en este punto me ha venido a la memoria.

-Asolviese quieres decir, Sancho -dijo don Quijote-. Di en buen hora, que
yo responderÈ lo que supiere.

-DÌgame, seÒor -prosiguiÛ Sancho-: esos Julios o Agostos, y todos esos
caballeros hazaÒosos que ha dicho, que ya son muertos, ødÛnde est·n agora?

-Los gentiles -respondiÛ don Quijote- sin duda est·n en el infierno; los
cristianos, si fueron buenos cristianos, o est·n en el purgatorio o en el
cielo.

-Est· bien -dijo Sancho-, pero sepamos ahora: esas sepulturas donde est·n
los cuerpos desos seÒorazos, øtienen delante de sÌ l·mparas de plata, o
est·n adornadas las paredes de sus capillas de muletas, de mortajas, de
cabelleras, de piernas y de ojos de cera? Y si desto no, øde quÈ est·n
adornadas?

A lo que respondiÛ don Quijote:

-Los sepulcros de los gentiles fueron por la mayor parte suntuosos templos:
las cenizas del cuerpo de Julio CÈsar se pusieron sobre una pir·mide de
piedra de desmesurada grandeza, a quien hoy llaman en Roma La aguja de San
Pedro; al emperador Adriano le sirviÛ de sepultura un castillo tan grande
como una buena aldea, a quien llamaron Moles Hadriani, que agora es el
castillo de Sant·ngel en Roma; la reina Artemisa sepultÛ a su marido
Mausoleo en un sepulcro que se tuvo por una de las siete maravillas del
mundo; pero ninguna destas sepulturas ni otras muchas que tuvieron los
gentiles se adornaron con mortajas ni con otras ofrendas y seÒales que
mostrasen ser santos los que en ellas estaban sepultados.

-A eso voy -replicÛ Sancho-. Y dÌgame agora: øcu·l es m·s: resucitar a un
muerto, o matar a un gigante?

-La respuesta est· en la mano -respondiÛ don Quijote-: m·s es resucitar a
un muerto.

-Cogido le tengo -dijo Sancho-: luego la fama del que resucita muertos, da
vista a los ciegos, endereza los cojos y da salud a los enfermos, y delante
de sus sepulturas arden l·mparas, y est·n llenas sus capillas de gentes
devotas que de rodillas adoran sus reliquias, mejor fama ser·, para este y
para el otro siglo, que la que dejaron y dejaren cuantos emperadores
gentiles y caballeros andantes ha habido en el mundo.

-TambiÈn confieso esa verdad -respondiÛ don Quijote.

-Pues esta fama, estas gracias, estas prerrogativas, como llaman a esto
-respondiÛ Sancho-, tienen los cuerpos y las reliquias de los santos que,
con aprobaciÛn y licencia de nuestra santa madre Iglesia, tienen l·mparas,
velas, mortajas, muletas, pinturas, cabelleras, ojos, piernas, con que
aumentan la devociÛn y engrandecen su cristiana fama. Los cuerpos de los
santos o sus reliquias llevan los reyes sobre sus hombros, besan los
pedazos de sus huesos, adornan y enriquecen con ellos sus oratorios y sus
m·s preciados altares...

-øQuÈ quieres que infiera, Sancho, de todo lo que has dicho? -dijo don
Quijote.

-Quiero decir -dijo Sancho- que nos demos a ser santos, y alcanzaremos m·s
brevemente la buena fama que pretendemos; y advierta, seÒor, que ayer o
antes de ayer, que, seg˙n ha poco se puede decir desta manera, canonizaron
o beatificaron dos frailecitos descalzos, cuyas cadenas de hierro con que
ceÒÌan y atormentaban sus cuerpos se tiene ahora a gran ventura el besarlas
y tocarlas, y est·n en m·s veneraciÛn que est·, seg˙n dije, la espada de
Rold·n en la armerÌa del rey, nuestro seÒor, que Dios guarde. AsÌ que,
seÒor mÌo, m·s vale ser humilde frailecito, de cualquier orden que sea,
que valiente y andante caballero; mas alcanzan con Dios dos docenas de
diciplinas que dos mil lanzadas, ora las den a gigantes, ora a vestiglos o
a endrigos.

-Todo eso es asÌ -respondiÛ don Quijote-, pero no todos podemos ser
frailes, y muchos son los caminos por donde lleva Dios a los suyos al
cielo: religiÛn es la caballerÌa; caballeros santos hay en la gloria.

-SÌ -respondiÛ Sancho-, pero yo he oÌdo decir que hay m·s frailes en el
cielo que caballeros andantes.

-Eso es -respondiÛ don Quijote- porque es mayor el n˙mero de los religiosos
que el de los caballeros.

-Muchos son los andantes -dijo Sancho.

-Muchos -respondiÛ don Quijote-, pero pocos los que merecen nombre de
caballeros.

En estas y otras semejantes pl·ticas se les pasÛ aquella noche y el dÌa
siguiente, sin acontecerles cosa que de contar fuese, de que no poco le
pesÛ a don Quijote. En fin, otro dÌa, al anochecer, descubrieron la gran
ciudad del Toboso, con cuya vista se le alegraron los espÌritus a don
Quijote y se le entristecieron a Sancho, porque no sabÌa la casa de
Dulcinea, ni en su vida la habÌa visto, como no la habÌa visto su seÒor; de
modo que el uno por verla, y el otro por no haberla visto, estaban
alborotados, y no imaginaba Sancho quÈ habÌa de hacer cuando su dueÒo le
enviase al Toboso. Finalmente, ordenÛ don Quijote entrar en la ciudad
entrada la noche, y, en tanto que la hora se llegaba, se quedaron entre
unas encinas que cerca del Toboso estaban, y, llegado el determinado punto,
entraron en la ciudad, donde les sucediÛ cosas que a cosas llegan.

CapÌtulo IX. Donde se cuenta lo que en Èl se ver·

Media noche era por filo, poco m·s a menos, cuando don Quijote y Sancho
dejaron el monte y entraron en el Toboso. Estaba el pueblo en un sosegado
silencio, porque todos sus vecinos dormÌan y reposaban a pierna tendida,
como suele decirse. Era la noche entreclara, puesto que quisiera Sancho que
fuera del todo escura, por hallar en su escuridad disculpa de su sandez. No
se oÌa en todo el lugar sino ladridos de perros, que atronaban los oÌdos de
don Quijote y turbaban el corazÛn de Sancho. De cuando en cuando, rebuznaba
un jumento, gruÒÌan puercos, mayaban gatos, cuyas voces, de diferentes
sonidos, se aumentaban con el silencio de la noche, todo lo cual tuvo el
enamorado caballero a mal ag¸ero; pero, con todo esto, dijo a Sancho:

-Sancho, hijo, guÌa al palacio de Dulcinea: quiz· podr· ser que la hallemos
despierta.

-øA quÈ palacio tengo de guiar, cuerpo del sol -respondiÛ Sancho-, que en
el que yo vi a su grandeza no era sino casa muy pequeÒa?

-DebÌa de estar retirada, entonces -respondiÛ don Quijote-, en alg˙n
pequeÒo apartamiento de su alc·zar, solaz·ndose a solas con sus doncellas,
como es uso y costumbre de las altas seÒoras y princesas.

-SeÒor -dijo Sancho-, ya que vuestra merced quiere, a pesar mÌo, que sea
alc·zar la casa de mi seÒora Dulcinea, øes hora Èsta por ventura de hallar
la puerta abierta? Y øser· bien que demos aldabazos para que nos oyan y nos
abran, metiendo en alboroto y rumor toda la gente? øVamos por dicha a
llamar a la casa de nuestras mancebas, como hacen los abarraganados, que
llegan, y llaman, y entran a cualquier hora, por tarde que sea?

-Hallemos primero una por una el alc·zar -replicÛ don Quijote-, que
entonces yo te dirÈ, Sancho, lo que ser· bien que hagamos. Y advierte,
Sancho, que yo veo poco, o que aquel bulto grande y sombra que desde aquÌ
se descubre la debe de hacer el palacio de Dulcinea.

-Pues guÌe vuestra merced -respondiÛ Sancho-: quiz· ser· asÌ; aunque yo lo
verÈ con los ojos y lo tocarÈ con las manos, y asÌ lo creerÈ yo como creer
que es ahora de dÌa.

GuiÛ don Quijote, y, habiendo andado como docientos pasos, dio con el bulto
que hacÌa la sombra, y vio una gran torre, y luego conociÛ que el tal
edificio no era alc·zar, sino la iglesia principal del pueblo. Y dijo:

-Con la iglesia hemos dado, Sancho.

-Ya lo veo -respondiÛ Sancho-; y plega a Dios que no demos con nuestra
sepultura, que no es buena seÒal andar por los cimenterios a tales horas, y
m·s, habiendo yo dicho a vuestra merced, si mal no me acuerdo, que la
casa desta seÒora ha de estar en una callejuela sin salida.

-°Maldito seas de Dios, mentecato! -dijo don Quijote-. øAdÛnde has t˙
hallado que los alc·zares y palacios reales estÈn edificados en callejuelas
sin salida?

-SeÒor -respondiÛ Sancho-, en cada tierra su uso: quiz· se usa aquÌ en el
Toboso edificar en callejuelas los palacios y edificios grandes; y asÌ,
suplico a vuestra merced me deje buscar por estas calles o callejuelas que
se me ofrecen: podrÌa ser que en alg˙n rincÛn topase con ese alc·zar, que
le vea yo comido de perros, que asÌ nos trae corridos y asendereados.

-Habla con respeto, Sancho, de las cosas de mi seÒora -dijo don Quijote-, y
tengamos la fiesta en paz, y no arrojemos la soga tras el caldero.

-Yo me reportarÈ -respondiÛ Sancho-; pero, øcon quÈ paciencia podrÈ llevar
que quiera vuestra merced que de sola una vez que vi la casa de nuestra
ama, la haya de saber siempre y hallarla a media noche, no hall·ndola
vuestra merced, que la debe de haber visto millares de veces?

-T˙ me har·s desesperar, Sancho -dijo don Quijote-. Ven ac·, hereje: øno te
he dicho mil veces que en todos los dÌas de mi vida no he visto a la sin
par Dulcinea, ni jam·s atravesÈ los umbrales de su palacio, y que sÛlo
estoy enamorado de oÌdas y de la gran fama que tiene de hermosa y discreta?

-Ahora lo oigo -respondiÛ Sancho-; y digo que, pues vuestra merced no la ha
visto, ni yo tampoco...

-Eso no puede ser -replicÛ don Quijote-; que, por lo menos, ya me has dicho
t˙ que la viste ahechando trigo, cuando me trujiste la respuesta de la
carta que le enviÈ contigo.

-No se atenga a eso, seÒor -respondiÛ Sancho-, porque le hago saber que
tambiÈn fue de oÌdas la vista y la respuesta que le truje; porque, asÌ sÈ
yo quiÈn es la seÒora Dulcinea como dar un puÒo en el cielo.

-Sancho, Sancho -respondiÛ don Quijote-, tiempos hay de burlar, y tiempos
donde caen y parecen mal las burlas. No porque yo diga que ni he visto ni
hablado a la seÒora de mi alma has t˙ de decir tambiÈn que ni la has
hablado ni visto, siendo tan al revÈs como sabes.

Estando los dos en estas pl·ticas, vieron que venÌa a pasar por donde
estaban uno con dos mulas, que, por el ruido que hacÌa el arado, que
arrastraba por el suelo, juzgaron que debÌa de ser labrador, que habrÌa
madrugado antes del dÌa a ir a su labranza; y asÌ fue la verdad. VenÌa el
labrador cantando aquel romance que dicen:

Mala la hubistes, franceses,

en esa de Roncesvalles.

-Que me maten, Sancho -dijo, en oyÈndole, don Quijote-, si nos ha de
suceder cosa buena esta noche. øNo oyes lo que viene cantando ese villano?

-SÌ oigo -respondiÛ Sancho-; pero, øquÈ hace a nuestro propÛsito la caza de
Roncesvalles? AsÌ pudiera cantar el romance de CalaÌnos, que todo fuera uno
para sucedernos bien o mal en nuestro negocio.

LlegÛ, en esto, el labrador, a quien don Quijote preguntÛ:

-øSabrÈisme decir, buen amigo, que buena ventura os dÈ Dios, dÛnde son por
aquÌ los palacios de la sin par princesa doÒa Dulcinea del Toboso?

-SeÒor -respondiÛ el mozo-, yo soy forastero y ha pocos dÌas que estoy en
este pueblo, sirviendo a un labrador rico en la labranza del campo; en esa
casa frontera viven el cura y el sacrist·n del lugar; entrambos, o
cualquier dellos, sabr· dar a vuestra merced razÛn desa seÒora princesa,
porque tienen la lista de todos los vecinos del Toboso; aunque para mÌ
tengo que en todo Èl no vive princesa alguna; muchas seÒoras, sÌ,
principales, que cada una en su casa puede ser princesa.

-Pues entre Èsas -dijo don Quijote- debe de estar, amigo, Èsta por quien te
pregunto.

-PodrÌa ser -respondiÛ el mozo-; y adiÛs, que ya viene el alba.

Y, dando a sus mulas, no atendiÛ a m·s preguntas. Sancho, que vio suspenso
a su seÒor y asaz mal contento, le dijo:

-SeÒor, ya se viene a m·s andar el dÌa, y no ser· acertado dejar que nos
halle el sol en la calle; mejor ser· que nos salgamos fuera de la ciudad, y
que vuestra merced se embosque en alguna floresta aquÌ cercana, y yo
volverÈ de dÌa, y no dejarÈ ostugo en todo este lugar donde no busque la
casa, alc·zar o palacio de mi seÒora, y asaz serÌa de desdichado si no le
hallase; y, hall·ndole, hablarÈ con su merced, y le dirÈ dÛnde y cÛmo queda
vuestra merced esperando que le dÈ orden y traza para verla, sin menoscabo
de su honra y fama.

-Has dicho, Sancho -dijo don Quijote-, mil sentencias encerradas en el
cÌrculo de breves palabras: el consejo que ahora me has dado le apetezco y
recibo de bonÌsima gana. Ven, hijo, y vamos a buscar donde me embosque, que
t˙ volver·s, como dices, a buscar, a ver y hablar a mi seÒora, de cuya
discreciÛn y cortesÌa espero m·s que milagrosos favores.

Rabiaba Sancho por sacar a su amo del pueblo, porque no averiguase la
mentira de la respuesta que de parte de Dulcinea le habÌa llevado a Sierra
Morena; y asÌ, dio priesa a la salida, que fue luego, y a dos millas del
lugar hallaron una floresta o bosque, donde don Quijote se emboscÛ en tanto
que Sancho volvÌa a la ciudad a hablar a Dulcinea; en cuya embajada le
sucedieron cosas que piden nueva atenciÛn y nuevo crÈdito.

CapÌtulo X. Donde se cuenta la industria que Sancho tuvo para encantar a la
seÒora Dulcinea, y de otros sucesos tan ridÌculos como verdaderos

Llegando el autor desta grande historia a contar lo que en este capÌtulo
cuenta, dice que quisiera pasarle en silencio, temeroso de que no habÌa de
ser creÌdo, porque las locuras de don Quijote llegaron aquÌ al tÈrmino y
raya de las mayores que pueden imaginarse, y aun pasaron dos tiros de
ballesta m·s all· de las mayores. Finalmente, aunque con este miedo y
recelo, las escribiÛ de la misma manera que Èl las hizo, sin aÒadir ni
quitar a la historia un ·tomo de la verdad, sin d·rsele nada por las
objeciones que podÌan ponerle de mentiroso. Y tuvo razÛn, porque la verdad
adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre
el agua.

Y asÌ, prosiguiendo su historia, dice que, asÌ como don Quijote se emboscÛ
en la floresta, encinar o selva junto al gran Toboso, mandÛ a Sancho volver
a la ciudad, y que no volviese a su presencia sin haber primero hablado de
su parte a su seÒora, pidiÈndola fuese servida de dejarse ver de su cautivo
caballero, y se dignase de echarle su bendiciÛn, para que pudiese esperar
por ella felicÌsimos sucesos de todos sus acometimientos y dificultosas
empresas. EncargÛse Sancho de hacerlo asÌ como se le mandaba, y de traerle
tan buena respuesta como le trujo la vez primera.

-Anda, hijo -replicÛ don Quijote-, y no te turbes cuando te vieres ante la
luz del sol de hermosura que vas a buscar. °Dichoso t˙ sobre todos los
escuderos del mundo! Ten memoria, y no se te pase della cÛmo te recibe: si
muda las colores el tiempo que la estuvieres dando mi embajada; si se
desasosiega y turba oyendo mi nombre; si no cabe en la almohada, si acaso
la hallas sentada en el estrado rico de su autoridad; y si est· en pie,
mÌrala si se pone ahora sobre el uno, ahora sobre el otro pie; si te repite
la respuesta que te diere dos o tres veces; si la muda de blanda en ·spera,
de aceda en amorosa; si levanta la mano al cabello para componerle, aunque
no estÈ desordenado; finalmente, hijo, mira todas sus acciones y
movimientos; porque si t˙ me los relatares como ellos fueron, sacarÈ yo lo
que ella tiene escondido en lo secreto de su corazÛn acerca de lo que al
fecho de mis amores toca; que has de saber, Sancho, si no lo sabes, que
entre los amantes, las acciones y movimientos exteriores que muestran,
cuando de sus amores se trata, son certÌsimos correos que traen las nuevas
de lo que all· en lo interior del alma pasa. Ve, amigo, y guÌete otra mejor
ventura que la mÌa, y vuÈlvate otro mejor suceso del que yo quedo temiendo
y esperando en esta amarga soledad en que me dejas.

-Yo irÈ y volverÈ presto -dijo Sancho-; y ensanche vuestra merced, seÒor
mÌo, ese corazoncillo, que le debe de tener agora no mayor que una
avellana, y considere que se suele decir que buen corazÛn quebranta mala
ventura, y que donde no hay tocinos, no hay estacas; y tambiÈn se dice:
donde no piensa, salta la liebre. DÌgolo porque si esta noche no hallamos
los palacios o alc·zares de mi seÒora, agora que es de dÌa los pienso
hallar, cuando menos los piense, y hallados, dÈjenme a mÌ con ella.

-Por cierto, Sancho -dijo don Quijote-, que siempre traes tus refranes tan
a pelo de lo que tratamos cuanto me dÈ Dios mejor ventura en lo que deseo.

Esto dicho, volviÛ Sancho las espaldas y vareÛ su rucio, y don Quijote se
quedÛ a caballo, descansando sobre los estribos y sobre el arrimo de su
lanza, lleno de tristes y confusas imaginaciones, donde le dejaremos,
yÈndonos con Sancho Panza, que no menos confuso y pensativo se apartÛ de su
seÒor que Èl quedaba; y tanto, que, apenas hubo salido del bosque, cuando,
volviendo la cabeza y viendo que don Quijote no parecÌa, se apeÛ del
jumento, y, sent·ndose al pie de un ·rbol, comenzÛ a hablar consigo mesmo y
a decirse:

-Sepamos agora, Sancho hermano, adÛnde va vuesa merced. øVa a buscar alg˙n
jumento que se le haya perdido? ''No, por cierto''. Pues, øquÈ va a buscar?
''Voy a buscar, como quien no dice nada, a una princesa, y en ella al sol
de la hermosura y a todo el cielo junto''. Y øadÛnde pens·is hallar eso que
decÌs, Sancho? ''øAdÛnde? En la gran ciudad del Toboso''. Y bien: øy de
parte de quiÈn la vais a buscar? ''De parte del famoso caballero don
Quijote de la Mancha, que desface los tuertos, y da de comer al que ha sed,
y de beber al que ha hambre''. Todo eso est· muy bien. Y øsabÈis su casa,
Sancho? ''Mi amo dice que han de ser unos reales palacios o unos soberbios
alc·zares''. Y øhabÈisla visto alg˙n dÌa por ventura? ''Ni yo ni mi amo la
habemos visto jam·s''. Y øparÈceos que fuera acertado y bien hecho que si
los del Toboso supiesen que est·is vos aquÌ con intenciÛn de ir a
sonsacarles sus princesas y a desasosegarles sus damas, viniesen y os
moliesen las costillas a puros palos, y no os dejasen hueso sano? ''En
verdad que tendrÌan mucha razÛn, cuando no considerasen que soy mandado, y
que mensajero sois, amigo, no merecÈis culpa, non''. No os fiÈis en eso,
Sancho, porque la gente manchega es tan colÈrica como honrada, y no
consiente cosquillas de nadie. Vive Dios que si os huele, que os mando mala
ventura. ''°Oxte, puto! °All· dar·s, rayo! °No, sino ·ndeme yo buscando
tres pies al gato por el gusto ajeno! Y m·s, que asÌ ser· buscar a Dulcinea
por el Toboso como a Marica por R·vena, o al bachiller en Salamanca. °El
diablo, el diablo me ha metido a mÌ en esto, que otro no!''

Este soliloquio pasÛ consigo Sancho, y lo que sacÛ dÈl fue que volviÛ a
decirse:

-Ahora bien, todas las cosas tienen remedio, si no es la muerte, debajo de
cuyo yugo hemos de pasar todos, mal que nos pese, al acabar de la vida.
Este mi amo, por mil seÒales, he visto que es un loco de atar, y aun
tambiÈn yo no le quedo en zaga, pues soy m·s mentecato que Èl, pues le sigo
y le sirvo, si es verdadero el refr·n que dice: "Dime con quiÈn andas,
decirte he quiÈn eres", y el otro de "No con quien naces, sino con quien
paces". Siendo, pues, loco, como lo es, y de locura que las m·s veces toma
unas cosas por otras, y juzga lo blanco por negro y lo negro por blanco,
como se pareciÛ cuando dijo que los molinos de viento eran gigantes, y las
mulas de los religiosos dromedarios, y las manadas de carneros ejÈrcitos de
enemigos, y otras muchas cosas a este tono, no ser· muy difÌcil hacerle
creer que una labradora, la primera que me topare por aquÌ, es la seÒora
Dulcinea; y, cuando Èl no lo crea, jurarÈ yo; y si Èl jurare, tornarÈ yo a
jurar; y si porfiare, porfiarÈ yo m·s, y de manera que tengo de tener la
mÌa siempre sobre el hito, venga lo que viniere. Quiz· con esta porfÌa
acabarÈ con Èl que no me envÌe otra vez a semejantes mensajerÌas, viendo
cu·n mal recado le traigo dellas, o quiz· pensar·, como yo imagino, que
alg˙n mal encantador de estos que Èl dice que le quieren mal la habr·
mudado la figura por hacerle mal y daÒo.

Con esto que pensÛ Sancho Panza quedÛ sosegado su espÌritu, y tuvo por bien
acabado su negocio, y deteniÈndose allÌ hasta la tarde, por dar lugar a que
don Quijote pensase que le habÌa tenido para ir y volver del Toboso; y
sucediÛle todo tan bien que, cuando se levantÛ para subir en el rucio, vio
que del Toboso hacia donde Èl estaba venÌan tres labradoras sobre tres
pollinos, o pollinas, que el autor no lo declara, aunque m·s se puede creer
que eran borricas, por ser ordinaria caballerÌa de las aldeanas; pero, como
no va mucho en esto, no hay para quÈ detenernos en averiguarlo. En
resoluciÛn: asÌ como Sancho vio a las labradoras, a paso tirado volviÛ a
buscar a su seÒor don Quijote, y hallÛle suspirando y diciendo mil amorosas
lamentaciones. Como don Quijote le vio, le dijo:

-øQuÈ hay, Sancho amigo? øPodrÈ seÒalar este dÌa con piedra blanca, o con
negra?

-Mejor ser· -respondiÛ Sancho- que vuesa merced le seÒale con almagre, como
rÈtulos de c·tedras, porque le echen bien de ver los que le vieren.

-De ese modo -replicÛ don Quijote-, buenas nuevas traes.

-Tan buenas -respondiÛ Sancho-, que no tiene m·s que hacer vuesa merced
sino picar a Rocinante y salir a lo raso a ver a la seÒora Dulcinea del
Toboso, que con otras dos doncellas suyas viene a ver a vuesa merced.

-°Santo Dios! øQuÈ es lo que dices, Sancho amigo? -dijo don Quijote-. Mira
no me engaÒes, ni quieras con falsas alegrÌas alegrar mis verdaderas
tristezas.

-øQuÈ sacarÌa yo de engaÒar a vuesa merced -respondiÛ Sancho-, y m·s
estando tan cerca de descubrir mi verdad? Pique, seÒor, y venga, y ver·
venir a la princesa, nuestra ama, vestida y adornada, en fin, como quien
ella es. Sus doncellas y ella todas son una ascua de oro, todas mazorcas de
perlas, todas son diamantes, todas rubÌes, todas telas de brocado de m·s de
diez altos; los cabellos, sueltos por las espaldas, que son otros tantos
rayos del sol que andan jugando con el viento; y, sobre todo, vienen a
caballo sobre tres cananeas remendadas, que no hay m·s que ver.

-Hacaneas querr·s decir, Sancho.

-Poca diferencia hay -respondiÛ Sancho- de cananeas a hacaneas; pero,
vengan sobre lo que vinieren, ellas vienen las m·s galanas seÒoras que se
puedan desear, especialmente la princesa Dulcinea, mi seÒora, que pasma los
sentidos.

-Vamos, Sancho hijo -respondiÛ don Quijote-; y, en albricias destas no
esperadas como buenas nuevas, te mando el mejor despojo que ganare en la
primera aventura que tuviere, y si esto no te contenta, te mando las crÌas
que este aÒo me dieren las tres yeguas mÌas, que t˙ sabes que quedan para
parir en el prado concejil de nuestro pueblo.

-A las crÌas me atengo -respondiÛ Sancho-, porque de ser buenos los
despojos de la primera aventura no est· muy cierto.

Ya en esto salieron de la selva, y descubrieron cerca a las tres aldeanas.
TendiÛ don Quijote los ojos por todo el camino del Toboso, y como no vio
sino a las tres labradoras, turbÛse todo, y preguntÛ a Sancho si las habÌa
dejado fuera de la ciudad.

-øCÛmo fuera de la ciudad? -respondiÛ-. øPor ventura tiene vuesa merced los
ojos en el colodrillo, que no vee que son Èstas, las que aquÌ vienen,
resplandecientes como el mismo sol a mediodÌa?

-Yo no veo, Sancho -dijo don Quijote-, sino a tres labradoras sobre tres
borricos.

-°Agora me libre Dios del diablo! -respondiÛ Sancho-. Y øes posible que
tres hacaneas, o como se llaman, blancas como el ampo de la nieve, le
parezcan a vuesa merced borricos? °Vive el SeÒor, que me pele estas barbas
si tal fuese verdad!

-Pues yo te digo, Sancho amigo -dijo don Quijote-, que es tan verdad que
son borricos, o borricas, como yo soy don Quijote y t˙ Sancho Panza; a lo
menos, a mÌ tales me parecen.

-Calle, seÒor -dijo Sancho-, no diga la tal palabra, sino despabile esos
ojos, y venga a hacer reverencia a la seÒora de sus pensamientos, que ya
llega cerca.

Y, diciendo esto, se adelantÛ a recebir a las tres aldeanas; y, ape·ndose
del rucio, tuvo del cabestro al jumento de una de las tres labradoras, y,
hincando ambas rodillas en el suelo, dijo:

-Reina y princesa y duquesa de la hermosura, vuestra altivez y grandeza sea
servida de recebir en su gracia y buen talente al cautivo caballero
vuestro, que allÌ est· hecho piedra m·rmol, todo turbado y sin pulsos de
verse ante vuestra magnÌfica presencia. Yo soy Sancho Panza, su escudero, y
Èl es el asendereado caballero don Quijote de la Mancha, llamado por otro
nombre el Caballero de la Triste Figura.

A esta sazÛn, ya se habÌa puesto don Quijote de hinojos junto a Sancho, y
miraba con ojos desencajados y vista turbada a la que Sancho llamaba reina
y seÒora, y, como no descubrÌa en ella sino una moza aldeana, y no de muy
buen rostro, porque era carirredonda y chata, estaba suspenso y admirado,
sin osar desplegar los labios. Las labradoras estaban asimismo atÛnitas,
viendo aquellos dos hombres tan diferentes hincados de rodillas, que no
dejaban pasar adelante a su compaÒera; pero, rompiendo el silencio la
detenida, toda desgraciada y mohÌna, dijo:

-Ap·rtense nora en tal del camino, y dÈjenmos pasar, que vamos de priesa.

A lo que respondiÛ Sancho:

-°Oh princesa y seÒora universal del Toboso! øCÛmo vuestro magn·nimo
corazÛn no se enternece viendo arrodillado ante vuestra sublimada presencia
a la coluna y sustento de la andante caballerÌa?

Oyendo lo cual, otra de las dos dijo:

-Mas, °jo, que te estrego, burra de mi suegro! °Mirad con quÈ se vienen los
seÒoritos ahora a hacer burla de las aldeanas, como si aquÌ no supiÈsemos
echar pullas como ellos! Vayan su camino, e dÈjenmos hacer el nueso, y
serles ha sano.

-Lev·ntate, Sancho -dijo a este punto don Quijote-, que ya veo que la
Fortuna, de mi mal no harta, tiene tomados los caminos todos por donde
pueda venir alg˙n contento a esta ·nima mezquina que tengo en las carnes. Y
t˙, °oh estremo del valor que puede desearse, tÈrmino de la humana
gentileza, ˙nico remedio deste afligido corazÛn que te adora!, ya que el
maligno encantador me persigue, y ha puesto nubes y cataratas en mis ojos,
y para sÛlo ellos y no para otros ha mudado y transformado tu sin igual
hermosura y rostro en el de una labradora pobre, si ya tambiÈn el mÌo no le
ha cambiado en el de alg˙n vestiglo, para hacerle aborrecible a tus ojos,
no dejes de mirarme blanda y amorosamente, echando de ver en esta sumisiÛn
y arrodillamiento que a tu contrahecha hermosura hago, la humildad con que
mi alma te adora.

-°Tom· que mi ag¸elo! -respondiÛ la aldeana-. °Amiguita soy yo de oÌr
resquebrajos! Ap·rtense y dÈjenmos ir, y agradecÈrselo hemos.

ApartÛse Sancho y dejÛla ir, contentÌsimo de haber salido bien de su
enredo.

Apenas se vio libre la aldeana que habÌa hecho la figura de Dulcinea,
cuando, picando a su cananea con un aguijÛn que en un palo traÌa, dio a
correr por el prado adelante. Y, como la borrica sentÌa la punta del
aguijÛn, que le fatigaba m·s de lo ordinario, comenzÛ a dar corcovos, de
manera que dio con la seÒora Dulcinea en tierra; lo cual visto por don
Quijote, acudiÛ a levantarla, y Sancho a componer y cinchar el albarda, que
tambiÈn vino a la barriga de la pollina. Acomodada, pues, la albarda, y
quiriendo don Quijote levantar a su encantada seÒora en los brazos sobre la
jumenta, la seÒora, levant·ndose del suelo, le quitÛ de aquel trabajo,
porque, haciÈndose alg˙n tanto atr·s, tomÛ una corridica, y, puestas ambas
manos sobre las ancas de la pollina, dio con su cuerpo, m·s ligero que un
halcÛn, sobre la albarda, y quedÛ a horcajadas, como si fuera hombre; y
entonces dijo Sancho:

-°Vive Roque, que es la seÒora nuestra ama m·s ligera que un acot·n, y que
puede enseÒar a subir a la jineta al m·s diestro cordobÈs o mejicano! El
arzÛn trasero de la silla pasÛ de un salto, y sin espuelas hace correr la
hacanea como una cebra. Y no le van en zaga sus doncellas; que todas corren
como el viento.

Y asÌ era la verdad, porque, en viÈndose a caballo Dulcinea, todas picaron
tras ella y dispararon a correr, sin volver la cabeza atr·s por espacio de
m·s de media legua. SiguiÛlas don Quijote con la vista, y, cuando vio que
no parecÌan, volviÈndose a Sancho, le dijo:

-Sancho, øquÈ te parece cu·n malquisto soy de encantadores? Y mira hasta
dÛnde se estiende su malicia y la ojeriza que me tienen, pues me han
querido privar del contento que pudiera darme ver en su ser a mi seÒora. En
efecto, yo nacÌ para ejemplo de desdichados, y para ser blanco y terrero
donde tomen la mira y asiesten las flechas de la mala fortuna. Y has
tambiÈn de advertir, Sancho, que no se contentaron estos traidores de haber
vuelto y transformado a mi Dulcinea, sino que la transformaron y volvieron
en una figura tan baja y tan fea como la de aquella aldeana, y juntamente
le quitaron lo que es tan suyo de las principales seÒoras, que es el buen
olor, por andar siempre entre ·mbares y entre flores. Porque te hago saber,
Sancho, que cuando llegÈ a subir a Dulcinea sobre su hacanea, seg˙n t˙
dices, que a mÌ me pareciÛ borrica, me dio un olor de ajos crudos, que me
encalabrinÛ y atosigÛ el alma.

-°Oh canalla! -gritÛ a esta sazÛn Sancho- °Oh encantadores aciagos y
malintencionados, y quiÈn os viera a todos ensartados por las agallas, como
sardinas en lercha! Mucho sabÈis, mucho podÈis y mucho m·s hacÈis. Bastaros
debiera, bellacos, haber mudado las perlas de los ojos de mi seÒora en
agallas alcornoqueÒas, y sus cabellos de oro purÌsimo en cerdas de cola de
buey bermejo, y, finalmente, todas sus faciones de buenas en malas, sin que
le toc·rades en el olor; que por Èl siquiera sac·ramos lo que estaba
encubierto debajo de aquella fea corteza; aunque, para decir verdad, nunca
yo vi su fealdad, sino su hermosura, a la cual subÌa de punto y quilates un
lunar que tenÌa sobre el labio derecho, a manera de bigote, con siete o
ocho cabellos rubios como hebras de oro y largos de m·s de un palmo.

-A ese lunar -dijo don Quijote-, seg˙n la correspondencia que tienen entre
sÌ los del rostro con los del cuerpo, ha de tener otro Dulcinea en la tabla
del muslo que corresponde al lado donde tiene el del rostro, pero muy
luengos para lunares son pelos de la grandeza que has significado.

-Pues yo sÈ decir a vuestra merced -respondiÛ Sancho- que le parecÌan allÌ
como nacidos.

-Yo lo creo, amigo -replicÛ don Quijote-, porque ninguna cosa puso la
naturaleza en Dulcinea que no fuese perfecta y bien acabada; y asÌ, si
tuviera cien lunares como el que dices, en ella no fueran lunares, sino
lunas y estrellas resplandecientes. Pero dime, Sancho: aquella que a mÌ me
pareciÛ albarda, que t˙ aderezaste, øera silla rasa o sillÛn?

-No era -respondiÛ Sancho- sino silla a la jineta, con una cubierta de
campo que vale la mitad de un reino, seg˙n es de rica.

-°Y que no viese yo todo eso, Sancho! -dijo don Quijote-. Ahora torno a
decir, y dirÈ mil veces, que soy el m·s desdichado de los hombres.

Harto tenÌa que hacer el socarrÛn de Sancho en disimular la risa, oyendo
las sandeces de su amo, tan delicadamente engaÒado. Finalmente, despuÈs de
otras muchas razones que entre los dos pasaron, volvieron a subir en sus
bestias, y siguieron el camino de Zaragoza, adonde pensaban llegar a tiempo
que pudiesen hallarse en unas solenes fiestas que en aquella insigne ciudad
cada aÒo suelen hacerse. Pero, antes que all· llegasen, les sucedieron
cosas que, por muchas, grandes y nuevas, merecen ser escritas y leÌdas,
como se ver· adelante.

CapÌtulo XI. De la estraÒa aventura que le sucediÛ al valeroso don Quijote
con el carro, o carreta, de Las Cortes de la Muerte

Pensativo adem·s iba don Quijote por su camino adelante, considerando la
mala burla que le habÌan hecho los encantadores, volviendo a su seÒora
Dulcinea en la mala figura de la aldeana, y no imaginaba quÈ remedio
tendrÌa para volverla a su ser primero; y estos pensamientos le llevaban
tan fuera de sÌ, que, sin sentirlo, soltÛ las riendas a Rocinante, el cual,
sintiendo la libertad que se le daba, a cada paso se detenÌa a pacer la
verde yerba de que aquellos campos abundaban. De su embelesamiento le
volviÛ Sancho Panza, diciÈndole:

-SeÒor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los
hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias:
vuestra merced se reporte, y vuelva en sÌ, y coja las riendas a Rocinante,
y avive y despierte, y muestre aquella gallardÌa que conviene que tengan
los caballeros andantes. øQuÈ diablos es esto? øQuÈ descaecimiento es Èste?
øEstamos aquÌ, o en Francia? Mas que se lleve Satan·s a cuantas Dulcineas
hay en el mundo, pues vale m·s la salud de un solo caballero andante que
todos los encantos y transformaciones de la tierra.

-Calla, Sancho -respondiÛ don Quijote con voz no muy desmayada-; calla,
digo, y no digas blasfemias contra aquella encantada seÒora, que de su
desgracia y desventura yo solo tengo la culpa: de la invidia que me tienen
los malos ha nacido su mala andanza.

-AsÌ lo digo yo -respondiÛ Sancho-: quien la vido y la vee ahora, øcu·l es
el corazÛn que no llora?

-Eso puedes t˙ decir bien, Sancho -replicÛ don Quijote-, pues la viste en
la entereza cabal de su hermosura, que el encanto no se estendiÛ a turbarte
la vista ni a encubrirte su belleza: contra mÌ solo y contra mis ojos se
endereza la fuerza de su veneno. Mas, con todo esto, he caÌdo, Sancho, en
una cosa, y es que me pintaste mal su hermosura, porque, si mal no me
acuerdo, dijiste que tenÌa los ojos de perlas, y los ojos que parecen de
perlas antes son de besugo que de dama; y, a lo que yo creo, los de
Dulcinea deben ser de verdes esmeraldas, rasgados, con dos celestiales
arcos que les sirven de cejas; y esas perlas quÌtalas de los ojos y p·salas
a los dientes, que sin duda te trocaste, Sancho, tomando los ojos por los
dientes.

-Todo puede ser -respondiÛ Sancho-, porque tambiÈn me turbÛ a mÌ su
hermosura como a vuesa merced su fealdad. Pero encomendÈmoslo todo a Dios,
que …l es el sabidor de las cosas que han de suceder en este valle de
l·grimas, en este mal mundo que tenemos, donde apenas se halla cosa que
estÈ sin mezcla de maldad, embuste y bellaquerÌa. De una cosa me pesa,
seÒor mÌo, m·s que de otras; que es pensar quÈ medio se ha de tener cuando
vuesa merced venza a alg˙n gigante o otro caballero, y le mande que se vaya
a presentar ante la hermosura de la seÒora Dulcinea: øadÛnde la ha de
hallar este pobre gigante, o este pobre y mÌsero caballero vencido?
ParÈceme que los veo andar por el Toboso hechos unos bausanes, buscando a
mi seÒora Dulcinea, y, aunque la encuentren en mitad de la calle, no la
conocer·n m·s que a mi padre.

-Quiz·, Sancho -respondiÛ don Quijote-, no se estender· el encantamento a
quitar el conocimiento de Dulcinea a los vencidos y presentados gigantes y
caballeros; y, en uno o dos de los primeros que yo venza y le envÌe,
haremos la experiencia si la ven o no, mand·ndoles que vuelvan a darme
relaciÛn de lo que acerca desto les hubiere sucedido.

-Digo, seÒor -replicÛ Sancho-, que me ha parecido bien lo que vuesa merced
ha dicho, y que con ese artificio vendremos en conocimiento de lo que
deseamos; y si es que ella a solo vuesa merced se encubre, la desgracia m·s
ser· de vuesa merced que suya; pero, como la seÒora Dulcinea tenga salud y
contento, nosotros por ac· nos avendremos y lo pasaremos lo mejor que
pudiÈremos, buscando nuestras aventuras y dejando al tiempo que haga de las
suyas, que Èl es el mejor mÈdico destas y de otras mayores enfermedades.

Responder querÌa don Quijote a Sancho Panza, pero estorbÛselo una carreta
que saliÛ al travÈs del camino, cargada de los m·s diversos y estraÒos
personajes y figuras que pudieron imaginarse. El que guiaba las mulas y
servÌa de carretero era un feo demonio. VenÌa la carreta descubierta al
cielo abierto, sin toldo ni zarzo. La primera figura que se ofreciÛ a los
ojos de don Quijote fue la de la misma Muerte, con rostro humano; junto a
ella venÌa un ·ngel con unas grandes y pintadas alas; al un lado estaba un
emperador con una corona, al parecer de oro, en la cabeza; a los pies de la
Muerte estaba el dios que llaman Cupido, sin venda en los ojos, pero con su
arco, carcaj y saetas. VenÌa tambiÈn un caballero armado de punta en
blanco, excepto que no traÌa morriÛn, ni celada, sino un sombrero lleno de
plumas de diversas colores; con Èstas venÌan otras personas de diferentes
trajes y rostros. Todo lo cual visto de improviso, en alguna manera
alborotÛ a don Quijote y puso miedo en el corazÛn de Sancho; mas luego se
alegrÛ don Quijote, creyendo que se le ofrecÌa alguna nueva y peligrosa
aventura, y con este pensamiento, y con ·nimo dispuesto de acometer
cualquier peligro, se puso delante de la carreta, y, con voz alta y
amenazadora, dijo:

-Carretero, cochero, o diablo, o lo que eres, no tardes en decirme quiÈn
eres, a dÛ vas y quiÈn es la gente que llevas en tu carricoche, que m·s
parece la barca de CarÛn que carreta de las que se usan.

A lo cual, mansamente, deteniendo el Diablo la carreta, respondiÛ:

-SeÒor, nosotros somos recitantes de la compaÒÌa de Angulo el Malo; hemos
hecho en un lugar que est· detr·s de aquella loma, esta maÒana, que es la
octava del Corpus, el auto de Las Cortes de la Muerte, y hÈmosle de hacer
esta tarde en aquel lugar que desde aquÌ se parece; y, por estar tan cerca
y escusar el trabajo de desnudarnos y volvernos a vestir, nos vamos
vestidos con los mesmos vestidos que representamos. Aquel mancebo va de
Muerte; el otro, de ¡ngel; aquella mujer, que es la del autor, va de Reina;
el otro, de Soldado; aquÈl, de Emperador, y yo, de Demonio, y soy una de
las principales figuras del auto, porque hago en esta compaÒÌa los primeros
papeles. Si otra cosa vuestra merced desea saber de nosotros, preg˙ntemelo,
que yo le sabrÈ responder con toda puntualidad; que, como soy demonio, todo
se me alcanza.

-Por la fe de caballero andante -respondiÛ don Quijote-, que, asÌ como vi
este carro, imaginÈ que alguna grande aventura se me ofrecÌa; y ahora digo
que es menester tocar las apariencias con la mano para dar lugar al
desengaÒo. Andad con Dios, buena gente, y haced vuestra fiesta, y mirad si
mand·is algo en que pueda seros de provecho, que lo harÈ con buen ·nimo y
buen talante, porque desde mochacho fui aficionado a la car·tula, y en mi
mocedad se me iban los ojos tras la far·ndula.

Estando en estas pl·ticas, quiso la suerte que llegase uno de la compaÒÌa,
que venÌa vestido de bojiganga, con muchos cascabeles, y en la punta de un
palo traÌa tres vejigas de vaca hinchadas; el cual moharracho, lleg·ndose a
don Quijote, comenzÛ a esgrimir el palo y a sacudir el suelo con las
vejigas, y a dar grandes saltos, sonando los cascabeles, cuya mala visiÛn
asÌ alborotÛ a Rocinante, que, sin ser poderoso a detenerle don Quijote,
tomando el freno entre los dientes, dio a correr por el campo con m·s
ligereza que jam·s prometieron los huesos de su notomÌa. Sancho, que
considerÛ el peligro en que iba su amo de ser derribado, saltÛ del rucio,
y a toda priesa fue a valerle; pero, cuando a Èl llegÛ, ya estaba en
tierra, y junto a Èl, Rocinante, que, con su amo, vino al suelo: ordinario
fin y paradero de las lozanÌas de Rocinante y de sus atrevimientos.

Mas, apenas hubo dejado su caballerÌa Sancho por acudir a don Quijote,
cuando el demonio bailador de las vejigas saltÛ sobre el rucio, y,
sacudiÈndole con ellas, el miedo y ruido, m·s que el dolor de los golpes,
le hizo volar por la campaÒa hacia el lugar donde iban a hacer la fiesta.
Miraba Sancho la carrera de su rucio y la caÌda de su amo, y no sabÌa a
cu·l de las dos necesidades acudirÌa primero; pero, en efecto, como buen
escudero y como buen criado, pudo m·s con Èl el amor de su seÒor que el
cariÒo de su jumento, puesto que cada vez que veÌa levantar las vejigas en
el aire y caer sobre las ancas de su rucio eran para Èl t·rtagos y sustos
de muerte, y antes quisiera que aquellos golpes se los dieran a Èl en las
niÒas de los ojos que en el m·s mÌnimo pelo de la cola de su asno. Con esta
perpleja tribulaciÛn llegÛ donde estaba don Quijote, harto m·s maltrecho de
lo que Èl quisiera, y, ayud·ndole a subir sobre Rocinante, le dijo:

-SeÒor, el Diablo se ha llevado al rucio.

-øQuÈ diablo? -preguntÛ don Quijote.

-El de las vejigas -respondiÛ Sancho.

-Pues yo le cobrarÈ -replicÛ don Quijote-, si bien se encerrase con Èl en
los m·s hondos y escuros calabozos del infierno. SÌgueme, Sancho, que la
carreta va despacio, y con las mulas della satisfarÈ la pÈrdida del rucio.

-No hay para quÈ hacer esa diligencia, seÒor -respondiÛ Sancho-: vuestra
merced temple su cÛlera, que, seg˙n me parece, ya el Diablo ha dejado el
rucio, y vuelve a la querencia.

Y asÌ era la verdad; porque, habiendo caÌdo el Diablo con el rucio, por
imitar a don Quijote y a Rocinante, el Diablo se fue a pie al pueblo, y el
jumento se volviÛ a su amo.

-Con todo eso -dijo don Quijote-, ser· bien castigar el descomedimiento de
aquel demonio en alguno de los de la carreta, aunque sea el mesmo
emperador.

-QuÌtesele a vuestra merced eso de la imaginaciÛn -replicÛ Sancho-, y tome
mi consejo, que es que nunca se tome con farsantes, que es gente
favorecida. Recitante he visto yo estar preso por dos muertes y salir
libre y sin costas. Sepa vuesa merced que, como son gentes alegres y de
placer, todos los favorecen, todos los amparan, ayudan y estiman, y m·s
siendo de aquellos de las compaÒÌas reales y de tÌtulo, que todos, o los
m·s, en sus trajes y compostura parecen unos prÌncipes.

-Pues con todo -respondiÛ don Quijote-, no se me ha de ir el demonio
farsante alabando, aunque le favorezca todo el gÈnero humano.

Y, diciendo esto, volviÛ a la carreta, que ya estaba bien cerca del pueblo.
Iba dando voces, diciendo:

-Deteneos, esperad, turba alegre y regocijada, que os quiero dar a entender
cÛmo se han de tratar los jumentos y alimaÒas que sirven de caballerÌa a
los escuderos de los caballeros andantes.

Tan altos eran los gritos de don Quijote, que los oyeron y entendieron los
de la carreta; y, juzgando por las palabras la intenciÛn del que las decÌa,
en un instante saltÛ la Muerte de la carreta, y tras ella, el Emperador, el
Diablo carretero y el ¡ngel, sin quedarse la Reina ni el dios Cupido; y
todos se cargaron de piedras y se pusieron en ala, esperando recebir a don
Quijote en las puntas de sus guijarros. Don Quijote, que los vio puestos en
tan gallardo escuadrÛn, los brazos levantados con adem·n de despedir
poderosamente las piedras, detuvo las riendas a Rocinante y p˙sose a pensar
de quÈ modo los acometerÌa con menos peligro de su persona. En esto que se
detuvo, llegÛ Sancho, y, viÈndole en talle de acometer al bien formado
escuadrÛn, le dijo:

-Asaz de locura serÌa intentar tal empresa: considere vuesa merced, seÒor
mÌo, que para sopa de arroyo y tente bonete, no hay arma defensiva en el
mundo, si no es embutirse y encerrarse en una campana de bronce; y tambiÈn
se ha de considerar que es m·s temeridad que valentÌa acometer un hombre
solo a un ejÈrcito donde est· la Muerte, y pelean en persona emperadores, y
a quien ayudan los buenos y los malos ·ngeles; y si esta consideraciÛn no
le mueve a estarse quedo, muÈvale saber de cierto que, entre todos los que
allÌ est·n, aunque parecen reyes, prÌncipes y emperadores, no hay ning˙n
caballero andante.

-Ahora sÌ -dijo don Quijote- has dado, Sancho, en el punto que puede y debe
mudarme de mi ya determinado intento. Yo no puedo ni debo sacar la espada,
como otras veces muchas te he dicho, contra quien no fuere armado
caballero. A ti, Sancho, toca, si quieres tomar la venganza del agravio que
a tu rucio se le ha hecho, que yo desde aquÌ te ayudarÈ con voces y
advertimientos saludables.

-No hay para quÈ, seÒor -respondiÛ Sancho-, tomar venganza de nadie, pues
no es de buenos cristianos tomarla de los agravios; cuanto m·s, que yo
acabarÈ con mi asno que ponga su ofensa en las manos de mi voluntad, la
cual es de vivir pacÌficamente los dÌas que los cielos me dieren de vida.

-Pues Èsa es tu determinaciÛn -replicÛ don Quijote-, Sancho bueno, Sancho
discreto, Sancho cristiano y Sancho sincero, dejemos estas fantasmas y
volvamos a buscar mejores y m·s calificadas aventuras; que yo veo esta
tierra de talle, que no han de faltar en ella muchas y muy milagrosas.

VolviÛ las riendas luego, Sancho fue a tomar su rucio, la Muerte con todo
su escuadrÛn volante volvieron a su carreta y prosiguieron su viaje, y este
felice fin tuvo la temerosa aventura de la carreta de la Muerte, gracias
sean dadas al saludable consejo que Sancho Panza dio a su amo; al cual, el
dÌa siguiente, le sucediÛ otra con un enamorado y andante caballero, de no
menos suspensiÛn que la pasada.

CapÌtulo XII. De la estraÒa aventura que le sucediÛ al valeroso don
Quijote con el bravo Caballero de los Espejos

La noche que siguiÛ al dÌa del rencuentro de la Muerte la pasaron don
Quijote y su escudero debajo de unos altos y sombrosos ·rboles, habiendo, a
persuasiÛn de Sancho, comido don Quijote de lo que venÌa en el repuesto del
rucio, y entre la cena dijo Sancho a su seÒor:

-SeÒor, °quÈ tonto hubiera andado yo si hubiera escogido en albricias los
despojos de la primera aventura que vuestra merced acabara, antes que las
crÌas de las tres yeguas! En efecto, en efecto, m·s vale p·jaro en mano que
buitre volando.

-TodavÌa -respondiÛ don Quijote-, si t˙, Sancho, me dejaras acometer, como
yo querÌa, te hubieran cabido en despojos, por lo menos, la corona de oro
de la Emperatriz y las pintadas alas de Cupido, que yo se las quitara al
redropelo y te las pusiera en las manos.

-Nunca los cetros y coronas de los emperadores farsantes -respondiÛ
Sancho Panza- fueron de oro puro, sino de oropel o hoja de lata.

-AsÌ es verdad -replicÛ don Quijote-, porque no fuera acertado que los
atavÌos de la comedia fueran finos, sino fingidos y aparentes, como lo es
la mesma comedia, con la cual quiero, Sancho, que estÈs bien, teniÈndola en
tu gracia, y por el mismo consiguiente a los que las representan y a los
que las componen, porque todos son instrumentos de hacer un gran bien a la
rep˙blica, poniÈndonos un espejo a cada paso delante, donde se veen al vivo
las acciones de la vida humana, y ninguna comparaciÛn hay que m·s al vivo
nos represente lo que somos y lo que habemos de ser como la comedia y los
comediantes. Si no, dime: øno has visto t˙ representar alguna comedia
adonde se introducen reyes, emperadores y pontÌfices, caballeros, damas y
otros diversos personajes? Uno hace el rufi·n, otro el embustero, Èste el
mercader, aquÈl el soldado, otro el simple discreto, otro el enamorado
simple; y, acabada la comedia y desnud·ndose de los vestidos della, quedan
todos los recitantes iguales.

-SÌ he visto -respondiÛ Sancho.

-Pues lo mesmo -dijo don Quijote- acontece en la comedia y trato deste
mundo, donde unos hacen los emperadores, otros los pontÌfices, y,
finalmente, todas cuantas figuras se pueden introducir en una comedia;
pero, en llegando al fin, que es cuando se acaba la vida, a todos les quita
la muerte las ropas que los diferenciaban, y quedan iguales en la
sepultura.

-°Brava comparaciÛn! -dijo Sancho-, aunque no tan nueva que yo no la haya
oÌdo muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que,
mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y, en
acab·ndose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en
una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.

-Cada dÌa, Sancho -dijo don Quijote-, te vas haciendo menos simple y m·s
discreto.

-SÌ, que algo se me ha de pegar de la discreciÛn de vuestra merced
-respondiÛ Sancho-; que las tierras que de suyo son estÈriles y secas,
estercol·ndolas y cultiv·ndolas, vienen a dar buenos frutos: quiero decir
que la conversaciÛn de vuestra merced ha sido el estiÈrcol que sobre la
estÈril tierra de mi seco ingenio ha caÌdo; la cultivaciÛn, el tiempo que
ha que le sirvo y comunico; y con esto espero de dar frutos de mÌ que sean
de bendiciÛn, tales, que no desdigan ni deslicen de los senderos de la
buena crianza que vuesa merced ha hecho en el agostado entendimiento mÌo.

RiÛse don Quijote de las afectadas razones de Sancho, y pareciÛle ser
verdad lo que decÌa de su emienda, porque de cuando en cuando hablaba de
manera que le admiraba; puesto que todas o las m·s veces que Sancho querÌa
hablar de oposiciÛn y a lo cortesano, acababa su razÛn con despeÒarse del
monte de su simplicidad al profundo de su ignorancia; y en lo que Èl se
mostraba m·s elegante y memorioso era en traer refranes, viniesen o no
viniesen a pelo de lo que trataba, como se habr· visto y se habr· notado en
el discurso desta historia.

En estas y en otras pl·ticas se les pasÛ gran parte de la noche, y a Sancho
le vino en voluntad de dejar caer las compuertas de los ojos, como Èl decÌa
cuando querÌa dormir, y, desaliÒando al rucio, le dio pasto abundoso y
libre. No quitÛ la silla a Rocinante, por ser expreso mandamiento de su
seÒor que, en el tiempo que anduviesen en campaÒa, o no durmiesen debajo de
techado, no desaliÒase a Rocinante: antigua usanza establecida y guardada
de los andantes caballeros, quitar el freno y colgarle del arzÛn de la
silla; pero, øquitar la silla al caballo?, °guarda!; y asÌ lo hizo Sancho,
y le dio la misma libertad que al rucio, cuya amistad dÈl y de Rocinante
fue tan ˙nica y tan trabada, que hay fama, por tradiciÛn de padres a hijos,
que el autor desta verdadera historia hizo particulares capÌtulos della;
mas que, por guardar la decencia y decoro que a tan heroica historia se
debe, no los puso en ella, puesto que algunas veces se descuida deste su
prosupuesto, y escribe que, asÌ como las dos bestias se juntaban, acudÌan a
rascarse el uno al otro, y que, despuÈs de cansados y satisfechos, cruzaba
Rocinante el pescuezo sobre el cuello del rucio (que le sobraba de la otra
parte m·s de media vara), y, mirando los dos atentamente al suelo, se
solÌan estar de aquella manera tres dÌas; a lo menos, todo el tiempo que
les dejaban, o no les compelÌa la hambre a buscar sustento.

Digo que dicen que dejÛ el autor escrito que los habÌa comparado en la
amistad a la que tuvieron Niso y EurÌalo, y PÌlades y Orestes; y si esto es
asÌ, se podÌa echar de ver, para universal admiraciÛn, cu·n firme debiÛ ser
la amistad destos dos pacÌficos animales, y para confusiÛn de los hombres,
que tan mal saben guardarse amistad los unos a los otros. Por esto se dijo:

No hay amigo para amigo:

las caÒas se vuelven lanzas;

y el otro que cantÛ:

De amigo a amigo la chinche, etc.

Y no le parezca a alguno que anduvo el autor algo fuera de camino en haber
comparado la amistad destos animales a la de los hombres, que de las
bestias han recebido muchos advertimientos los hombres y aprendido muchas
cosas de importancia, como son: de las cig¸eÒas, el cristel; de los perros,
el vÛmito y el agradecimiento; de las grullas, la vigilancia; de las
hormigas, la providencia; de los elefantes, la honestidad, y la lealtad,
del caballo.

Finalmente, Sancho se quedÛ dormido al pie de un alcornoque, y don Quijote
dormitando al de una robusta encina; pero, poco espacio de tiempo habÌa
pasado, cuando le despertÛ un ruido que sintiÛ a sus espaldas, y,
levant·ndose con sobresalto, se puso a mirar y a escuchar de dÛnde el ruido
procedÌa, y vio que eran dos hombres a caballo, y que el uno, dej·ndose
derribar de la silla, dijo al otro:

-ApÈate, amigo, y quita los frenos a los caballos, que, a mi parecer, este
sitio abunda de yerba para ellos, y del silencio y soledad que han menester
mis amorosos pensamientos.

El decir esto y el tenderse en el suelo todo fue a un mesmo tiempo; y, al
arrojarse, hicieron ruido las armas de que venÌa armado, manifiesta seÒal
por donde conociÛ don Quijote que debÌa de ser caballero andante; y,
lleg·ndose a Sancho, que dormÌa, le trabÛ del brazo, y con no pequeÒo
trabajo le volviÛ en su acuerdo, y con voz baja le dijo:

-Hermano Sancho, aventura tenemos.

-Dios nos la dÈ buena -respondiÛ Sancho-; y øadÛnde est·, seÒor mÌo, su
merced de esa seÒora aventura?

-øAdÛnde, Sancho? -replicÛ don Quijote-; vuelve los ojos y mira, y ver·s
allÌ tendido un andante caballero, que, a lo que a mÌ se me trasluce, no
debe de estar demasiadamente alegre, porque le vi arrojar del caballo y
tenderse en el suelo con algunas muestras de despecho, y al caer le
crujieron las armas.

-Pues øen quÈ halla vuesa merced -dijo Sancho- que Èsta sea aventura?

-No quiero yo decir -respondiÛ don Quijote- que Èsta sea aventura del todo,
sino principio della; que por aquÌ se comienzan las aventuras. Pero
escucha, que, a lo que parece, templando est· un la˙d o vig¸ela, y, seg˙n
escupe y se desembaraza el pecho, debe de prepararse para cantar algo.

-A buena fe que es asÌ -respondiÛ Sancho-, y que debe de ser caballero
enamorado.

-No hay ninguno de los andantes que no lo sea -dijo don Quijote-. Y
escuchÈmosle, que por el hilo sacaremos el ovillo de sus pensamientos, si
es que canta; que de la abundancia del corazÛn habla la lengua.

Replicar querÌa Sancho a su amo, pero la voz del Caballero del Bosque, que
no era muy mala mi muy buena, lo estorbÛ; y, estando los dos atÛnitos,
oyeron que lo que cantÛ fue este soneto:

-Dadme, seÒora, un tÈrmino que siga,

conforme a vuestra voluntad cortado;

que ser· de la mÌa asÌ estimado,

que por jam·s un punto dÈl desdiga.

Si gust·is que callando mi fatiga

muera, contadme ya por acabado:

si querÈis que os la cuente en desusado

modo, harÈ que el mesmo amor la diga.

A prueba de contrarios estoy hecho,

de blanda cera y de diamante duro,

y a las leyes de amor el ama ajusto.

Blando cual es, o fuerte, ofrezco el pecho:

entallad o imprimid lo que os dÈ gusto,

que de guardarlo eternamente juro.

Con un °ay!, arrancado, al parecer, de lo Ìntimo de su corazÛn, dio fin a
su canto el Caballero del Bosque, y, de allÌ a un poco, con voz doliente y
lastimada, dijo:

-°Oh la m·s hermosa y la m·s ingrata mujer del orbe! øCÛmo que ser·
posible, serenÌsima Casildea de Vandalia, que has de consentir que se
consuma y acabe en continuas peregrinaciones y en ·speros y duros trabajos
este tu cautivo caballero? øNo basta ya que he hecho que te confiesen por
la m·s hermosa del mundo todos los caballeros de Navarra, todos los
leoneses, todos los tartesios, todos los castellanos, y, finalmente, todos
los caballeros de la Mancha?

-Eso no -dijo a esta sazÛn don Quijote-, que yo soy de la Mancha y nunca
tal he confesado, ni podÌa ni debÌa confesar una cosa tan perjudicial a la
belleza de mi seÒora; y este tal caballero ya vees t˙, Sancho, que
desvarÌa. Pero, escuchemos: quiz· se declarar· m·s.

-Si har· -replicÛ Sancho-, que tÈrmino lleva de quejarse un mes arreo.

Pero no fue asÌ, porque, habiendo entreoÌdo el Caballero del Bosque que
hablaban cerca dÈl, sin pasar adelante en su lamentaciÛn, se puso en pie, y
dijo con voz sonora y comedida:

-øQuiÈn va all·? øQuÈ gente? øEs por ventura de la del n˙mero de los
contentos, o la del de los afligidos?

-De los afligidos -respondiÛ don Quijote.

-Pues llÈguese a mÌ -respondiÛ el del Bosque-, y har· cuenta que se llega
a la mesma tristeza y a la afliciÛn mesma.

Don Quijote, que se vio responder tan tierna y comedidamente, se llegÛ a
Èl, y Sancho ni m·s ni menos.

El caballero lamentador asiÛ a don Quijote del brazo, diciendo:

-Sentaos aquÌ, seÒor caballero, que para entender que lo sois, y de los que
profesan la andante caballerÌa, b·stame el haberos hallado en este lugar,
donde la soledad y el sereno os hacen compaÒÌa, naturales lechos y propias
estancias de los caballeros andantes.

A lo que respondiÛ don Quijote:

-Caballero soy, y de la profesiÛn que decÌs; y, aunque en mi alma tienen su
propio asiento las tristezas, las desgracias y las desventuras, no por eso
se ha ahuyentado della la compasiÛn que tengo de las ajenas desdichas. De
lo que contaste poco ha, colegÌ que las vuestras son enamoradas, quiero
decir, del amor que tenÈis a aquella hermosa ingrata que en vuestras
lamentaciones nombrastes.

Ya cuando esto pasaban estaban sentados juntos sobre la dura tierra, en
buena paz y compaÒÌa, como si al romper del dÌa no se hubieran de romper
las cabezas.

-Por ventura, seÒor caballero -preguntÛ el del Bosque a don Quijote-, øsois
enamorado?

-Por desventura lo soy -respondiÛ don Quijote-; aunque los daÒos que nacen
de los bien colocados pensamientos, antes se deben tener por gracias que
por desdichas.

-AsÌ es la verdad -replicÛ el del Bosque-, si no nos turbasen la razÛn y el

Book of the day:
Facebook Google Reddit StumbleUpon Twitter Pinterest